Irán se plantea posibles cambios en el uso del velo tras más de dos meses de protestas ciudadanas

INTERNACIONALES Por Simón DERONDA
M42O3SSZ2ZF57H5BWZZGF4TU5A

Tras más de dos meses de protestas en las calles y una dura represión, el régimen de Irán lanza señales de que se plantea cambios en el uso del velo, obligatorio para las mujeres en público. El presidente del país, Ebrahim Raisi, afirmó durante una intervención en la televisión el sábado que, si bien los fundamentos islámicos de Irán están blindados, que amparan el código de vestimenta, “la aplicación de la Constitución podía ser flexible”. En el arranque de las protestas, Raisi había mantenido un rechazo contundente hacia los manifestantes pidiendo “actuar con decisión contra ellos”. Esta semana, el Gobierno ha mostrado cierta predisposición a revisar la estricta ley de 1983, que obliga a las mujeres a cubrirse el pelo con un velo o a llevar ropa holgada en público y que se ha convertido en el símbolo de las revueltas iniciadas tras la muerte de la joven Mahsa Amini, el 16 de septiembre bajo custodia policial. Amini había sido detenida por llevar mal puesto el hiyab.

Amini, de origen kurdo, fue apresada por la policía de la moral, que también está en el punto de mira de las protestas. Precisamente, sobre este cuerpo se ha pronunciado el fiscal general, Mohammad Jafar Montazeri, que ha planteado su abolición sin dar más detalles. Ni el ministerio de Interior, de quien depende la policía de la moral, ni ningún otro cargo del régimen de Teherán lo ha confirmado de momento. “La policía de la moral ha sido desmantelada por la misma gente que la creó”, ha sostenido Mohammad Jafar Montazeri al responder a una pregunta sobre la cancelación del grupo, según han recogido varias agencias. “Además, [este cuerpo] no tiene nada que ver con el poder judicial”, ha remarcado Montazeri sin aportar más datos.

La policía de la moral, conocida como Gasht-e Ershad (patrullas de orientación o guiado), fue fundada en 2006 bajo la presidencia del también conservador radical Mahmud Ahmadineyad, en el cargo entre 2005 y 2013. La finalidad del cuerpo es “difundir la cultura de la decencia y el hiyab”. Sus unidades están formadas por hombres con traje verde y mujeres que llevan un chador negro, prenda que cubre todo el cuerpo salvo la cara, y una de sus tareas es vigilar la aplicación de los códigos de vestimenta marcados por la ley de 1983, aprobada cuatro años después de la Revolución Islámica que derrocó la monarquía del sha. En las últimas semanas, medios como el periódico reformista iraní Shargh y ciudadanos en sus redes sociales han publicado informaciones señalando una menor presencia de la policía de la moral en las calles en las últimas semanas. Una decisión que interpretaban como un intento de desescalar las manifestaciones.

Durante su intervención, el fiscal general no solo sugirió la posible disolución del cuerpo, sino que también se refirió al relajamiento de las políticas de vestimenta: “El Parlamento y el Poder Judicial están trabajando” su articulación. A pesar de la afirmación, tampoco especificó los cambios que implicaría dicha reforma. Montazeri habló desde la ciudad de Qom, importante centro teológico iraní, que acoge el Santuario de Fátima; sede de la escuela donde se forman los ayatolás y un relevante destino de peregrinación. “Llevar mal el hiyab, especialmente en la ciudad santa de Qom, es una de las principales preocupaciones del poder judicial, así como de nuestra sociedad revolucionaria”, remarcó el fiscal, “pero cabe señalar que la acción judicial es el último recurso”.

Aunque las autoridades iraníes han insistido en que las protestas no van a motivar un cambio normativo ni social; el leve cambio en el tono presidencial y las medidas insinuadas por el fiscal general son considerados como gestos hacia los manifestantes que se han concentrado en todas las ciudades del país en contra de los ayatolás desde la muerte de Amini. En estas protestas, en las que destaca la presencia de mujeres y jóvenes, han muerto casi 500 personas, según la ONG Iran Human Rights, y más de 18.000 han sido detenidas. Este domingo, los protestantes han realizado un llamamiento para arrancar tres jornadas de huelga y boicot económico a partir de este lunes. Y que culminarían el miércoles, cuando Raisi tiene planeado visitar la Universidad de Teherán. Allí, el presidente dará un discurso dentro de los actos del día del estudiante, jornada en la que también hay planteadas concentraciones en la capital en oposición al férreo régimen.

 

EE UU no ve disposición en Teherán para el acuerdo nuclear

El enviado especial de Estados Unidos para Irán, Robert Malley, considera que Teherán no tiene intención de volver al acuerdo nuclear que firmó con la comunidad internacional en 2015, prácticamente suspendido desde 2018, cuando el expresidente estadounidense Donald Trump sacó a su país de manera unilateral del programa. "Irán no está interesado en un acuerdo y ahora estamos centrados en otras cosas”, ha dicho Malley en una entrevista con Bloomberg.

El alto cargo recomienda que Washington focalicé sus esfuerzos en, por un lado, “interrumpir, retrasar y sancionar” el suministro de armamento iraní a Rusia y, por otro, en el apoyo a las protestas contra el régimen que surcan el país: “Respaldar las aspiraciones [de derechos] fundamentales del pueblo iraní”.

El Organismo Nuclear de la Energía Atómica, el OIEA, denunció el mes pasado las trabas puestas por Irán a la hora de examinar sus instalaciones. De hecho, Teherán ha pedido el fin de estas visitas como condición para regresar al acuerdo. Algo inasumible para EE UU. “¿Qué sentido tiene esto? ¿Por qué deberíamos centrarnos en esta cuestión si Irán responde con demandas inaceptables?”, ha dicho Malley. A lo que ha agregado: “No podemos volver a la mesa para que nos la jueguen todo el rato”.

Fuente: El País

Te puede interesar