El Gobierno continúa la negociación con Pfizer pero mantiene en secreto los detalles para no complicar un acuerdo

POLÍTICA 04 de junio de 2021 Por Brenda Struminger*
BCZFUFWEPFFK5BZRAIMFKX7JHU

Después del escándalo que generaron las declaraciones del director del fondo Covax para américa Latina, Santiago Cornejo, quien reveló que el Ministerio de Salud pidió que no se enviaran vacunas de Pfizer a la Argentina -y luego aclaró sus dichos-, en el Gobierno persistía un fuerte malestar y había sospechas de una “operación” de parte de la oposición, pero se mantenía a rajatabla la confidencialidad respecto de las negociaciones con el laboratorio. Aunque en la administración nacional se muestran interesados en informar sobre el actual estado de los diálogos con el consorcio farmacéutico, mantienen el hermetismo y aseguran que están obligados, por convenio, a mantener en secreto los detalles de las tratativas.

La irritación no se disimulaba, este miércoles, en los pasillos de la Casa Rosada. Cualquier interlocutor de la administración nacional repetía la frase “obsesión con Pfizer” que usó en su conferencia de prensa matinal la ministra de Salud, Carla Vizzotti, para contrarrestar las explosivas declaraciones de Cornejo, que el Gobierno rechazó de plano.

“La ministra Vizzotti, al clarificar la información está mañana, demostró además de su angustia por ensuciar la campaña de vacunación, el enojo que provocó en el Gobierno el accionar de un sector vinculado a Cambiemos en la operación donde se difundió esa charla privada, con participación de una diputada y un ex funcionario de ese espacio político”, dijeron fuentes oficiales.

El último capítulo de la historia de polémicas por la negociación por la vacuna de Pfizer se disparó el martes, cuando el representante para la región de Covax -mecanismo creado por la OMS para distribuir mundialmente vacunas contra el coronavirus-, aseguró que el Gobierno había solicitado que no se enviaran al país dosis de ese consorcio farmacéutico. Lo dijo en una sesión académica organizada por el Grupo Joven, el Comité de Salud Global y Seguridad Humana y el Grupo de Trabajo para la Cooperación al Desarrollo del Consejo Argentino de Relaciones Internacionales (CARI).

Aunque al conocer la escalada de cuestionamientos al Gobierno que dispararon sus dichos Cornejo envió un mail aclaratorio al Ministerio de Salud -que la cartera se encargó de difundir-, en Gobierno no se mostraron conformes con sus palabras.

“En mi respuesta utilicé la traducción de los términos en nuestro acuerdo legal con los países (que llamamos “Opt-in/Opt-out Windows”) y la traducción de este término se está interpretando tan solo como una cuestión de interés de parte del gobierno con la vacuna cuando no es así (...) la Argentina tenía interés de recibir la vacuna de Pfizer a través del mecanismo COVAX, pero como no acordó con los términos de indemnización y responsabilidad del fabricante, no pudo continuar con la ventana de COVAX“, dijo.

Llamaron la atención en la Casa Rosada las palabras “tan solo”, que pueden ser leídas en clave de que Cornejo sostiene la hipótesis de la falta de interés de parte del Gobierno que había deslizado en la videoconferencia del martes. Si bien desde el oficialismo apuntaban principalmente a la oposición y a los medios de comunicación (hablaban de “difusión malintencionada”), dejaron entrever sus sospechas sobre el director de Covax.

Fuentes oficiales aseguraron que leyeron sus “revelaciones” como una “operación política”. Con suspicacia, señalaron no sólo la presencia, en la videoconferencia donde habló Cornejo, de una diputada y a un exfuncionario de Juntos por el Cambio; también apuntaban que tanto Pfizer como los organizadores del evento de Covax estuvieron vinculados a consultoras con terminales en el macrismo.

Más allá de las las sospechas y el malestar, en el Gobierno admiten que los beneficiaría, ahora más que nunca, cerrar la negociación con Pfizer - a la que recientemente se sumó la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, por orden de Alberto Fernández-. Y, mientras tanto, informar sobre los avances hasta ahora. Pero, ante los cuestionamientos de la oposición en este sentido, aseguran que están “imposibilitados” para adelantar cualquier detalle debido al Convenio de Confidencialidad que firmó el Ministerio de Salud con el laboratorio en julio.

“El convenio establece que su fin es proteger la revelación de Información Confidencial (definida como aquella relacionada con el negocio o los planes de negocios (...) y toda aquella información relacionada a su potencial vacuna contra el Covid-19 y en consideración de los pactos contenidos en dicho acuerdo”, dijeron fuentes oficiales, que tampoco ocultaban la molestia que les trae, hoy, después de meses de cuestionamientos por la falta de acuerdo, el manto de misterio que pesa sobre la negociación con Pfizer.

A pesar del hermetismo, mañana el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, deberá brindar respuestas a las insistentes preguntas de los senadores de la oposición sobre las negociaciones con Pfizer durante su esperada visita por el informe de gestión, en el Senado. Como adelantó Infobae, en las respuestas que se hizo llegar a los senadores, el jefe de Gabinete explica su versión respecto de la discusión, en donde señala que el problema es “legal”, alude a la negligencia del contrato, y a la ley de compra de vacunas, e insiste en que el segundo problema fue una diferencia de criterios para la aceptación de la garantía con contragarantía de ejecución en el exterior, uno de los principales argumentos del Gobierno para defender la postura oficial sobre la hasta ahora fallida y aún secreta negociación.

Además, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el titular del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri, acordaron citar el próximo martes a todos los laboratorios, incluido Pfizer, así como a las autoridades nacionales, para que informen sobre la distribución de vacunas. Será otra instancia de averiguaciones sobre un tema que suscita polémica desde que empezó la campaña de vacunación en la Argentina, en buena parte, por la falta de datos, que contrasta con los trascendidos informales que emanan del Gobierno, del propio laboratorio y, esta semana, del Fondo Covax, en un contexto de incertidumbre y ansiedad por la necesidad de vacunas en la segunda ola de coronavirus.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar