En plena volatilidad del blue: expertos proyectan el precio más alto al que podría llegar el dólar

ECONOMÍA 21 de junio de 2021 Por Mariano Jaimovich*
513665

En la previa electoral, algunos economistas están manteniendo pronósticos para el precio de dólar para fin de año que siguen siendo preocupantes. No por lo que en sí refleja el momento actual, sino por el contexto que puede afrontarse en el mediano plazo.

Más allá de que en los últimos meses el Gobierno mantiene anclado al tipo de cambio respecto al avance del resto de los precios de la economía, para que la inflación no sea más alta, varios analistas sostienen que dentro de unos meses la cotización del billete estadounidense se irá acomodando para no quedar tan atrasado.

Para tener una idea, el valor del dólar mayorista apenas supera el 13% en todo el 2021, mientras que la inflación hoy se ubica, según estimaciones, en torno al 23%. Casi el doble.

Y en mayo este desfasaje fue más amplio, la devaluación de la moneda fue de 1,2%, mientras que la suba del resto de los precios de la economía, según el Indec, fue 3,3%.

Así el panorama, lo que algunos analistas plantean es que se están evidenciando una serie de desfasajes que comienzan a atrasar al tipo de cambio, y que para fin de año puede haber un ajuste para equilibrar estas variables.

En la lupa se ubica el déficit fiscal, la menor recaudación del fisco por una actividad que no logra despegar por los efectos de la pandemia y bolsillos "flacos".

A lo que se le suma que, desde la macro, prácticamente estamos en el fin del período de alta liquidación de divisas por parte del campo, producto de la cosecha gruesa de la soja. Es decir, se vienen meses con pocos ingresos genuinos de dólares.

Una situación que es contenida, por el momento, por el Gobierno a través del fuerte cepo cambiario y las restricciones a las importaciones.

Este panorama es el que se observa en los pronósticos más pesimistas que están realizando economistas de consultoras y bancos extranjeros, difundidos en los últimos días por FocusEconomics, donde proyectan que la divisa mayorista puede alcanzar un máximo de $132 a fines de diciembre.

Entonces, en caso de alcanzar el tipo de cambio ese valor estimado, la depreciación que tendría el peso para todo el 2021 sería de un tope de 56,9%.

Un porcentaje que superaría por varios puntos porcentuales al consenso previsto por los expertos para la inflación de todo el año, que es del 48,4%.

Por lo tanto, si se llegase a alcanzar este salto más pesimista proyectado para el dólar mayorista, el mismo sería mayor que la devaluación que se registró en todo 2020, que fue de 40,15%.

Por lo pronto, en la mira electoral del Gobierno, el objetivo es retrasar lo máximo posible a esta referencia cambiaria para que no presione más a los precios nominados en dólares.

Una misión que es complicada de sostener en el tiempo, sobre todo por el escaso ingreso genuino actual de divisas y la falta de acuerdo por los pagos de deuda con los organismos internacionales, como son el Club de París y el FMI.

Dólar: proyecciones más pesimistas

Las proyecciones más pesimistas efectuadas por los economistas de bancos y consultoras nacionales y extranjeras, reflejadas en el informe de junio de Focus Economics, consideran que el dólar mayorista podría llegar hasta $132 para fin de año.

Las mismas son encabezadas, por segundo mes consecutivo, por el banco de inversión UBS. Después, repite segundo lugar, como ocurrió también en mayo, el HSBC, con el mismo valor pronosticado de $130 para diciembre.

Luego se ubican unos 5 pronosticadores, con un nivel que se ubica en torno a los $120.

Es decir, supera en un nivel elevado al consenso del informe de $114,47 para el tipo de cambio a fin de año, y se convalida en esos datos pesimistas una devaluación de base de 42,6% en adelante.

Al respecto, desde FocusEconomics se afirma que el peso argentino "debería seguir perdiendo terreno, en medio de una economía frágil e inflación de dos dígitos".

A la hora de analizar los pronósticos más elevados de las consultoras nacionales, iProfesional consultó a distintas firmas participantes de este informe internacional, para conocer cuáles son los motivos que pueden hacer subir al dólar más de lo esperado.

Se puede citar a LCG, que proyecta una cotización de $116,62 para fin de año.

En este sentido, Melisa Sala, economista jefe de LCG, detalla a iProfesional: "Si bien puede esperarse que los precios comiencen a sentir los efectos de esta política monetaria y muestren cierta moderación, habría que confirmar que el atraso del dólar oficial no se traduzca en mayor expectativa de devaluación. Y también que la emisión de pesos, que se dé en la segunda mitad del año para financiar el gap fiscal, no se refleje en más brecha cambiaria".

Desde la perspectiva del economista Andrés Borenstein, director asociado de Econviews, consultora que proyecta $114 para fin de año en el FocusEconomics, considera que "la tasa de devaluación bajó y nos parece que, con las reservas que acumuló el Banco Central, podrá mantener una devaluación controlada por más tiempo".

"Aunque, claro, esto refleja equilibrios de corto plazo. En el mediano plazo la Argentina, seguramente, irá a un tipo de cambio real más alto", completa a iProfesional.

Desde la consultora Ecolatina, el pronóstico es de $111,57 para diciembre, y el economista Juan Pablo Albornoz, alerta que el "equilibrio es muy finito".

"Si bien se recomponen reservas, todavía están en niveles muy bajos. La elevada oferta de agrodólares es un fenómeno estacional del segundo trimestre y se vienen los meses estacionalmente más complejos para el Banco Central", razona.

Ello lo justifica en que en todos los terceros trimestres de años electorales, desde el 2011 hasta la fecha, la autoridad monetaria "siempre terminó con una posición vendedora" en el mercado de cambios.

"A esto se le suman las presiones dolarizadoras usuales de años electorales, y la frutilla del postre: la incertidumbre de las negociaciones con el FMI y al Club de París, que de pagarse los vencimientos con las reservas del Central, quedarían seriamente debilitadas", analiza Albornoz a iProfesional.

Por eso, concluye que el mercado espera una corrección cambiaria pasada las elecciones, "por el atraso que arrastraría el dólar oficial a esas fechas con la estrategia actual, y por las tensiones propias de un año electoral con incertidumbre por el tema deuda en particular".

Desde la perspectiva del economista Sebastián Menescaldi, director asociado Eco Go, que proyecta $110,45 para diciembre, afirma a iProfesional: "Nuestra expectativa es que el Gobierno tenga controlado el dólar y al 14 de noviembre se ubique en $102,5".

Después de esa fecha, cambiaría el escenario: "Sabemos que van a tener que salir del ancla cambiaria en el marco de un acuerdo con el FMI, y tras una apreciación de 8% en términos reales de acá a las elecciones, la pregunta es cómo va a suceder ello", agrega.

Lo más probable, según Menescaldi, es que dado que el Gobierno "nunca va a querer un salto discreto por los efectos inflacionarios y sociales, la estrategia cambiaria puede volver a ser de crawling peg (devaluación lenta) siguiendo la inflación".

En tanto, el director de la consultora GRA de Gabriel Rubinstein, Pablo Repetto, afirma a iProfesional que, "en la medida que se atrase mucho el dólar oficial y la suba de los dólares libres no pueda ser controlada por completo por la intervención del Banco Central y otros organismos oficiales, se va a ampliar la brecha. Tal como pasó a fin del año pasado o el último abril".

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar