La Cámpora presiona para que el Gobierno nacional llame a rediscutir la ley de medios

POLÍTICA 08 de septiembre de 2022 Por Bruno Lazzaro*
1jpg

El Gobierno nacional debió salir a aclarar que no se trabaja en ningún proyecto que busque limitar los llamados “discursos de odio”. Lo hizo el día martes a través de su portavoz, Gabriela Cerruti, quien sostuvo que “nuestro código penal incluye la incitación a la violencia y discriminación política”. E, incluso, profundizó: “La ley de medios sigue vigente y hay artículos que prevén multas por discriminación política”.

Sin embargo, en la mirada bonaerense, donde la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner tiene su principal frente de defensa, la postura difiere. Y desde La Cámpora ya dejaron en claro que tienen la firme intención de hacer “un llamado hacia arriba” para que el gobierno nacional vuelva a poner en discusión una ley de medios que contemple “todos los dispositivos comunicacionales”, según le dijo a Ámbito el presidente del bloque del Frente de Todos en la Cámara baja, César Valicenti.

Pacto

“Lo que planteamos es que, después de este hecho que marcó un antes y un después y de todo el caldo de cultivo que generan conductas de violencia política es necesario armar un nuevo pacto democrático que tiene que tener en cuenta cuáles son los factores que influyen en la inducción a conductas de odio”, sostuvo el diputado de La Cámpora en diálogo con este medio.

Y agregó que “hay una buena oportunidad para rediscutir la ley de medios, pero es algo que debe realizarse desde el ámbito nacional por que no se puede normativizar desde la Provincia este tipo de funcionamiento. Y especificó que “es un llamado hacia arriba a partir del shock por el atentado contra Cristina Fernández de Kirchner. Hay que entender que el esquema comunicacional hoy no es el mismo. Y a través de las redes sociales hay mucha gente que actúa desde el anonimato”.

Texto

Tanto en el Congreso como en la Legislatura bonaerense así como en algunos espacios deliberativos, un sector del Frente de Todos intentó incluir en el texto condenatorio contra el ataque la vicepresidenta la figura del “discurso del odio” como también la responsabilidad de algunos medios de comunicación por su función de caja de resonancia que pueden derivar en hechos como el ocurrido.

Sin embargo, la oposición se plantó y para su aprobación exigió que no haya cuestionamientos de este tipo. Algo que, de todos modos, terminó quedando expuesto más allá de los documentos a la hora de la alocución, en este caso, de los legisladores bonaerenses.

Tal como pasó el lunes cuando, además de Valicenti, la diputada Susana González, quien responde al intendente de Ensenada (Mario Secco), manifestó que “el odio es un sentimiento muy profundo que tiene un efecto sobre el resto, más si se trata de una persona con algún grado de popularidad… aunque no le guste (a la oposición) hago responsables a los representantes políticos, los medios y la justicia. Las libertades no son irrestrictas, la libertad de expresión tampoco”. Y clarificó: “La falsa libertad de prensa debe ser regulada y los discursos de odio limitados”.

Incluso fue más arriba: “Mal que le pese a mi Presidente, llegó el momento de fijarse qué hacemos con el pago de la pauta publicitaria. ¿Vamos a seguir pagando mensajes de odio y fake news? ¿Vamos a seguir sin regular la ley de medios?”.

Más allá de que otras fuentes consultadas de diversos sectores internos que responde al Frente de Todos en Buenos Aires dijeron que no están exigiendo algo en la misma línea, La Cámpora ya sentó postura.

 

 

* Para www.ambito.com

Te puede interesar