Demasiado calor para los fierros de Javier Milei

POLÍTICA 23/03/2024 Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
milei-fierrosjpg

Siete eternas horas duró la audiencia entre Acindar, UOM y el gobierno de Maximiliano Pullaro para acordar suspensiones de 1.700 contratados. Al final hubo trato, pero un compromiso del acta, habitual en estas contiendas, tomó una resignificación en este contexto de crisis: “Las partes garantizan la paz social”. Todo un alerta naranja en el país de Javier Milei.

Luego se comprometieron a que “en caso de algún conflicto, previamente a la toma de cualquier decisión, solicitarán la intervención de este organismo laboral”. Parece una frase hecha, pero en la reunión la acería del grupo Arcelor Mittal se mostró enfocada en que la situación no derive en paros. El nivel de conflictividad con semejante incertidumbre económica no puede dimensionarse por el momento.

“Están tratando de no tener quilombo y que haya paz”, confió una fuente de la reunión que no pertenece a ninguno de los dos bandos. Cuando el calor se acumula puede llegar a fundir los fierros y el sindicalismo lo sabe; más aún las empresas. Por lo tanto, si hay alerta, hay riesgo de que haya un desmadre.


De hecho, el acuerdo desatado por la paralización durante un mes de la planta por baja producción, que incluye el pago del 83% del salario, estará vigente hasta el 15 de junio, aunque en mayo volverán a evaluar la situación y hasta se barajó la posibilidad de despidos en el acta.
La industria de Javier Milei
El gremio teme que las empresas contratistas que trabajan en Acindar avancen con despidos si la recesión se profundiza. Incluso, la incertidumbre es tal que en la audiencia flotaba la sensación de que en unos meses ese acuerdo podría hacerse un bollo y tirarse a la basura. Allí podría llegar el conflicto y activarse, o no, el compromiso firmado.
Por ende, parece depender más de lo que suceda con la economía de Javier Milei que una cuestión contractual. El nivel de actividad de la industria manufacturera en Santa Fe presentó en enero una caída de 11,4% interanual. Puntualmente, la metalúrgica en todas sus ramas enfrentó en el primer mes de 2024 un bajón del 30,6% interanual. Básicamente le cortaron una pierna.

La siderurgia, para atrás: retrocedió un 14,7% interanual y los productos laminados cayeron 21,4%. “En febrero y por quinto mes consecutivo la menor demanda de productos siderúrgicos por parte de la construcción y la industria contrajo incluso en mayor medida la producción”, explica la Federación de Industriales de Santa Fe (Fisfe).

Las causas
Si bien el panorama es vidrioso y complejo de entender, sin dudas todo se remite a una recesión tremenda más que a un plan de desindustrialización pergeñado para dañar al capital local. La fenomenal caída del consumo repercute en la demanda, en las ventas y en la actividad industrial. Sobre todo porque hay sectores productores de bienes finales que caen mucho debido al retraso salarial y poco poder de compra. No sucede lo mismo en bienes intermedios.

La Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra), segundo sector industrial después del alimenticio, se mueve en una situación dispar que puede ser ejemplo del contexto. Mientras nuclean a sectores vinculados a maquinaria agrícola o proveedores de la industria minera y petrolera que están con buenas perspectivas, también cuentan con la línea blanca con una caída del 40%. ¿Quién cambia hoy la heladera?

La salida
El presidente de Adimra, Elio Del Re, presentó esta semana el Plan Integral Metalúrgico en Córdoba y en breve lo hará en Santa Fe. Al lado de Martín Llaryora apuntó que "es necesario que haya una macroeconomía ordenada, que no afecte directamente a la actividad industrial para corregir desfasajes económicos que trae Argentina desde hace años”.

No parece tan preocupado como sí lo está Julián Moreno, de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme), que en un tono más dramático dijo que se va a un “apagón de la industria nacional” por parte del gobierno de Javier Milei. Dos campanas parecidas que suenan distinto. En conclusión, la solución debería ser la salida de la recesión y un hipotético repunte de la economía y del poder adquisitivo; claro, antes de que empiecen a fundirse las empresas.

El vaso medio lleno
En el gobierno provincial también miran el medio vaso lleno y rescatan que hay grupos inversores que apuestan a lo industrial en el desarrollo de logística. “Entre Ciudad Industria de Funes, más la inversión en Rosario anunciada y una próxima ampliación al doble del parque industrial metropolitano en Pérez, pronto tendremos 400 hectáreas para alojar industrias en la región. Ese es un indicador”, comentaban en el gobierno provincial.

Los proyectos tienen detrás a los cada vez más pujantes, que marcan el ciclo empresarial local, Rosental Inversiones, Ivanar, Rossetti Desarrollos Urbanos y Fundar. El nuevo y gigantesco proyecto privado está pegado a Funes, ciudad que absorbió con una velocidad infrecuente en los últimos años muchos proyectos de este calibre de inversión.

Fue anunciado en la apertura de sesiones del Concejo Municipal por el intendente de Rosario, Pablo Javkin, y lo enmarcó en la política industrial de su gestión por algunas normativas puntuales. Pero esto fue interpretado por parte de la oposición como una forma de subirse a un logro ajeno. "Es más Funes que Rosario", decía por WhatsApp y con malicia un dirigente rosarino.

con informacion de letra p.

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE