Una crisis militar que exhibe fisuras profundas en la cúspide del poder en Brasil

INTERNACIONALES Por Carla JIMÉNEZ
La salida del ministro de Defensa y los comandantes de las Fuerzas Armadas toma por sorpresa al país y abre la pregunta sobre las apuestas de Bolsonaro, presionado por los partidos aliados y el sector económico
LUOCEEYNTFHQZUMDGETBSGENSA

El lunes pareció agitado por la noticia de la salida del ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo. Pero fue la carta de renuncia del ministro de Defensa, Fernando Azevedo, la que reveló la verdadera magnitud de la crisis que atraviesa el Gobierno de Bolsonaro. La renuncia de Azevedo, amigo del presidente Jair Bolsonaro desde hace mucho tiempo, mostró fisuras profundas. La lectura es clara: cuando el ministro que encabeza las Fuerzas Armadas pide salir de un gobierno dominado por los militares, hay una discrepancia mayor de lo que parece sobre la dirección de la gestión. Este martes se confirmó la salida de los jefes militares de las Fuerzas Armadas. “El Ministerio de Defensa (MD) informa que serán reemplazados los Comandantes de la Armada, Ejército y Fuerza Aérea. La decisión fue anunciada en una reunión celebrada este martes, con la presencia del ministro de Defensa designado, Braga Netto, el exministro Fernando Azevedo y los Comandantes de las Fuerzas “, advirtió el comunicado.


“Esta es una grave crisis militar”, dice João Roberto Martins Filho, un académico de las Fuerzas Armadas en Brasil, organizador del libro Os Militares e Crisis Brasileira (Editorial Alameda). “Es la primera vez desde la redemocratización que esto sucede. Lo que queda por descubrir es qué va a hacer Bolsonaro “, se pregunta Martins Filho. Al parecer, la falta de posicionamiento ante los anuncios más radicales del gobierno de Bolsonaro estaría pasando factura, culminando con la salida de Azevedo.

En medio de los cambios de otros ministros, fue la caída del ministro de Defensa lo que más asombró a los brasileños. Tres generales de reserva escucharon por la prensa que se iban y dijeron que estaban sorprendidos. Dos optaron por no hacer comentarios hasta que tuviesen más detalles. Las versiones y especulaciones se multiplicaron a lo largo de las horas. El consenso es que se ha superado algún límite para las fuerzas militares, que ya estaban desgastadas por los errores en el Ministerio de Salud (en manos de un militar) ante la pandemia y en la gestión de la protección para la Amazonía.

Desde el inicio de su mandato, Bolsonaro ha abusado de sus impulsos autoritarios, como cuando amenaza con aplicar el artículo 142 de la Constitución, que supuestamente facultaría a las Fuerzas Armadas para intervenir en otros poderes, así como cuando instigó protestas contra el Tribunal Supremo Federal. Aunque fue detenido por la Corte, mantuvo su posición de radicalismo para complacer a su base de votantes. El 8 de este mes, dijo que el Ejército “no obligará a la gente a quedarse en casa”, enfrentando el encierro propuesto por los gobernadores para frenar las muertes por la pandemia. “Este es un Gobierno dispuesto a todo, no tiene límites”, dice Martins Filho. “La cuestión ahora es saber por qué la institución se aparta de ella. ¿Necesitan distinguirse? “, pregunta.

La crisis militar llega en un mal momento para Brasil, que ya prevé una tercera ola de la pandemia. También grave para el gobierno de Bolsonaro, que entregó al ministro Ernesto Araújo luego de una pelea abierta entre el diplomático y el Congreso. La pelea de fondo obligó a una reforma ministerial con un cambio en otras cinco carteras, además de Defensa. Detrás de este rápido intercambio está el papel del Centrão, el grupo de partidos que ha prometido apoyo a Bolsonaro desde que se renovó la presidencia del Congreso. El general de reserva Paulo Chagas cree que la salida de Azevedo está sujeta a los acuerdos políticos del Gobierno. “Mi lectura personal es que el presidente quiere trabajar con el equipo de ministros, es más fácil lidiar con un contemporáneo suyo”, dice Chagas, recordando que la relación del ministro renunciante con Bolsonaro tiene décadas y siempre ha sido muy buena, tanto desde el punto de vista personal como profesional.

Chagas, sin embargo, admite que hay malestar en el Ejército, por ejemplo por la crisis en el ministerio de Salud, comandado hasta hace unos días por el general Eduardo Pazuello. “Cuando se dice que un general fracasó en una misión, se le dice a la opinión pública que la institución no cuenta con personal preparado”, dice. “Esto no afecta a la institución en sí, pero sí afecta a los que están allí e incómoda”, agrega.


Para él, no hay riesgo de ruptura institucional con el cambio de mando en Defensa, y cualquier acto extremo del Gobierno en un momento de desesperación —como insistir en elecciones fraudulentas en 2022— no contará con el apoyo de las Fuerzas Armadas. Por ahora, Bolsonaro terminó forzando una división dentro de la institución. Se van los generales que se oponen a su estilo cada vez más radical, quedan los generales bolsonaristas, la mayoría de la reserva, que trabajan en la maquinaria pública. Walter Braga Netto ingresa a Defensa, que demostrará cuánto está dispuesto a apoyar los golpes de Bolsonaro en lo que resta de su mandato o, peor, contaminar aún más las instituciones militares en nombre de un proyecto de poder impredecible. Incluso hoy, los militares necesitan aclarar que respetan la Constitución debido a las numerosas manifestaciones que ya ha dado el presidente Bolsonaro sobre la falta de compromiso democrático.

El papel de Pazuello en el Gobierno era algo difícil de asimilar en el cuartel, así como los diversos percances que sufrió, como la propia indiferencia al plan inicial que tenía el Ejército para hacer frente a la pandemia de la covid-19 cuando estaba en el comienzo. Ahora, bajo presión internacional, los militares estarían ponderando el precio pagado por apoyar al presidente que convirtió a Brasil en un paria, y a los militares cómplices de este proyecto.

Fuente: El País

Te puede interesar