El ex marido de Ana Rosenfeld salió a desmentirla: “Nadie le dijo que le quedaba un año de vida”

ESPECTÁCULO Por Julia VOSCO
FXB4L7NJX5GWDJG4BU6ROSUMQU

Recientemente, Ana Rosenfeld aseguró en una entrevista con Teleshow en la que recordó las razones que la llevaron a separarse de José Hener, su primer marido. “Me habían diagnosticado un año de vida”, había dicho la abogada acerca del momento en que le detectaron que el “hueso de la cadera estaba totalmente carcomido”.

“Me metieron en una cama diciéndome que debía agradecer no haber sufrido una fractura espontánea, lo que hubiese sido terrible. Me detectaron un tumor en la cabeza del fémur derecho y los pronósticos eran pesimistas. De hecho hubo radiografías fallidas que indicaban metástasis”, aseguró y manifestó que se había sentido “sola”. Además, aseguró que el profesional le dijo que era un tumor benigno y que debía operarse. Hasta ese momento, tuvo que quedarse acostada.

En este sentido, José Hener aseguró: “Cuando empezamos a viajar, yo notaba que se caía. Entonces, cuando volvimos a Buenos Aires la llevé con un médico que le hizo una radiografía y el resultado fue que tenía carcomida la cabeza del fémur, y nos dijo que tenía que hacerse una biopsia”.

“Yo busqué al mejor anatomopatólogo de Buenos Aires, que era una eminencia y tenía buenas referencias. El diagnóstico fue que era un cáncer benigno no invasivo. Jamás un cáncer tan maligno se deja sin otros tratamientos post operatorios como la radiación”, manifestó Hener.

Con el diagnóstico en la mano, el empresario aseguró que fue a ver a Ana a contarle. “Que era un cáncer, que era un tipo de intervención de huesos. Por llamarlo de alguna manera, un cáncer benigno. Porque eso no era un tumor. Todo lo contrario, carcomió el hueso, que es inhabitual en un cáncer. ¿Si le dijeron que le quedaba un año de vida? Claro que no”, aseguró.

“Cuando le llevé a las 48 horas los resultados para que se quede tranquila y prepararla para la operación, le dije que vaya tranquila, que le iban a rellenar esa parte. Y le rellenaron con huesos esa parte, con sus propios huesos porque era joven”, continuó.

“El único que se ocupó desde el principio fui yo. Cuando noté que le pasaba algo en la pierna la llevé al mejor profesional. Yo corría de un lado para el otro, desesperado. Dejé todo para ocuparme de ella. La acompañé de punta a punta. Hasta en la rehabilitación, que la hizo un mes después de la operación”, sumó y manifestó que en ese momento reguló significativamente su horario de trabajo para acompañar a su pareja.

“Mi ex esposa en 60 días ya estaba haciendo vida normal. Jamás la desatendí en esa situación. Ni tampoco nos divorciamos en ese momento. Pasaron un par de años y las causas fueron muy diferentes”, concluyó José Hener.

Fuente: la100.cienradios.com

Te puede interesar