El principio de acuerdo en el Frente de Todos impacta en el Congreso y el oficialismo se siente fortalecido

POLÍTICA 10 de julio de 2022 Por David Cayón*
GTSKMQ2WZFKOBCUHXB52EOECBI

La agenda parlamentaria viene sufriendo las tensiones internas que atraviesa el Frente de Todos, con proyectos impulsados por algún sector de la coalición gobernante que luego encuentran reticencias de parte de otro sector para poder avanzar.

En un escenario de mayorías muy volátiles y ajustadas, se vuelve fundamental el trabajo coordinado para mantener la cohesión que viene mostrando el oficialismo.

Salvo la discusión por el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, y a pesar de las tensiones entre los diferentes grupos que conforman el Frente de Todos, los legisladores del oficialismo votaron de manera uniforme la mayoría de las leyes que tuvieron que tratar. Ante la posibilidad de una discusión, el camino elegido fue el de la ausencia, siempre y cuando el número para aprobar la norma alcanzara.

Pero empieza una nueva etapa, o por lo menos eso parece, y el acuerdo “arriba” buscará reflejarse con mayor fuerza “abajo”.

Es por eso que tras la reunión que trascendió estas últimas horas entre Alberto Fernández, Sergio Massa y Cristina Kirchner -que marcó una incipiente tregua en el frente de gobierno- hubo varios encuentros individuales entre las figuras relevantes de la coalición para aceitar la agenda en el Congreso.

“Están teniendo reuniones para organizar la agenda parlamentaria”, explicaron a Infobae desde el entorno del presidente de la Cámara de Diputados.

En los últimos días Massa y Fernández tuvieron varios encuentros para organizar los temas que el Frente de Todos entiende como prioritarios para ser tratados en el Congreso de la Nación.

Esa misma agenda fue consensuada con Cristina Fernández de Kirchner y el encargado de cerrar con el Presidente y la Vicepresidenta fue el propio Sergio Massa, quien mantuvo encuentros reservados con ambos.

Aunque hay una variedad de proyectos del oficialismo, como la ampliación de la Corte Suprema, el Salario Universal, la reforma del Consejo de la Magistratura o la Moratoria Previsional, el problema más grande tiene que ver con el estado de virtual paridad que hoy se vive en la Cámara de Diputados.

“Nosotros venimos votando todo unificados. El problema no son los 118 nuestros, sino los 11 diputados que nos faltan”, explicó una fuente del bloque oficialista en Diputados. El acuerdo alcanzado esta semana “lo que puede hacer es profundizar esa unidad porque todos sabemos que lo que no sale es porque no tenemos el número”. agregó.

Pero en la política los gestos también son fundamentales y las consabidas disputas de poder que mostraban los tres líderes de la coalición, en especial el Presidente y la Vicepresidenta, debilitaban a los bloques oficialistas a la hora de buscar aliados. Y esta nueva etapa podría dar vuelta esa página.

“Puede pasar que si nosotros estamos mejor armados a nivel superestructura, los bloques aliados sean más permeables para negociar. Cuando estamos muy debilitados los bloques minoritarios juegan más libres, pero si nos mostramos fortalecidos podemos llegar atraer un poquito mejor a los aliados”, se animó a arriesgar una alta fuente parlamentaria.

Un tema en donde los aliados volverán a ser de vital importancia será la discusión por el Presupuesto 2023, teniendo en cuenta que el año pasado el proyecto presentado por Martín Guzmán no logró conseguir los votos necesarios.

Una muestra de esto fue el encuentro que mantuvo entre Massa y la ministra de Economía, Silvina Batakis. “El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa recibió en su despacho a la ministra de Economía, Silvina Batakis, para analizar el programa financiero y la agenda legislativa en materia económica del segundo semestre del año”, fue el tuit que escribió el presidente de la Cámara de Diputados.

En el caso de la Cámara de Senadores el oficialismo está más holgado con los números y en general tiene una aceitada relación con los senadores que no forman parte del interbloque de Juntos por el Cambio. Pero, al igual que en Diputados, la calma en la “superestructura” repercute en la mirada de los legisladores que suelen actuar como aliados.

“Con todos unidos, el poder de fuego y de negociación es mayor. Si todos saben que lo que llevamos al recinto es lo que Alberto, Cristina y Sergio quieren llevar -no importa si es porque les interesa el tema o si es una moneda de cambio en una negociación- en la oposición saben que no van a encontrar grietas entre nosotros”, señala una senadora oficialista.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar