La inflación se disparó en julio a más de 7 por ciento

ECONOMÍA 23 de julio de 2022 Por Ximena CASAS
OZCSPMCMOFH5BAVGMBFS6LWLMA

La incertidumbre sobre el rumbo económico luego de la salida del Gobierno del ex ministro Martín Guzmán, el cepo a las divisas disponibles para el pago de importaciones y la disparada de los dólares alternativos al oficial regulado pusieron un alto piso a las proyecciones sobre cómo cerrará la inflación de este julio recargado, y el arrastre que deja para los próximos meses. Las consultoras ya estiman un porcentaje por encima del 7% e incluso cercano al 8 por ciento.

En las últimas semanas, la falta de previsión sobre los costos de reposición influyó en aumentos preventivos de precios que se verán reflejados parcialmente en el índice de este mes. En la primera quincena de julio, el IPC del Gran Buenos Aires que mide la consultora Ecolatina trepó a 7,9% en comparación con igual período del mes anterior.

La aceleración fue generalizada según los datos de la consultora de marras, pero hubo algunos aumentos marcados en productos durables: por ejemplo, artefactos para el hogar 12,9%, muebles 13,8%, herramientas 16%, adquisición de vehículos 9,2%, accesorios y repuestos de vehículos 20,4%, equipos de audio, televisión y video 12,6%, entre otros.

Los bienes de consumo masivo también tuvieron subas marcadas, con un promedio de 7,2 por ciento.

Por su parte, a diferencia de otros momentos de saltos en la dinámica inflacionaria, también crecieron los precios de los servicios, con un promedio de 7,7%, donde se destacaron incrementos en restaurantes (20%) y turismo (12%), contaron las fuentes a Infobae.

En este contexto, incluso estimando una desaceleración en los últimos cinco meses del año, en niveles por debajo del 5% mensual, Ecolatina proyecta un piso para la inflación de 2022 de 85%. “La incertidumbre cambiaria que se vivió tras la salida de Martín Guzmán le sucedió a un primer efecto que fue la restricción a las importaciones producto de un mes en el que venían desacumulando reservas, donde típicamente se solía acumular. Eso había generado mucha preocupación porque no se cumplía con la meta acordada con el FMI y en los últimos cuatro días del mes se sumaron USD 1.500 millones por ese freno, cinco veces más de lo que se venía registrando en todo el año que fueron USD 300 millones”, detalló a Infobae el economista de la consultora Santiago Manoukian.

Esa restricción a las importaciones produjo varios efectos: un menor nivel de actividad hacia adelante por la menor disponibilidad de bienes e insumos y aceleró la inflación por la incertidumbre respecto al costo de reposición de esos bienes. “Quienes quieren seguir importando y no puede acceder al dólar oficial resuelven ir a un dólar paralelo que termina impactando en los precios. En la inflación de julio lo que más gravitó fueron bienes durables porque hay un esquema de incentivos para la compra de esos productos, una demanda que encuentra una oferta que no puede responder de la misma manera”, dijo Manoukian.

Es el caso de la venta de autos, electrodomésticos, materiales de la construcción que automáticamente frenan las ventas hasta que el panorama aclare. “El ancla era el acuerdo con el FMI, que es débil y móvil porque tenés que ir haciendo correcciones de tarifas y tipo de cambio que impactan en la inflación, pero es un ancla que intenta orientan expectativas. Se fue Guzmán, que era el garante de ese acuerdo, y surge inquietud sobre el perfil de la nueva ministra. Toda esa incertidumbre volvió a desanclar las expectativas con un Gobierno con muy baja credibilidad. Hay una disociación entre la velocidad que están tomando los acontecimientos y la respuesta del Gobierno”, agregó.

En FIEL proyectan una inflación para el cierre de julio más cercana al 8%. “Si tenés aumento de brecha, esa brecha es por una demanda de dólares, una caída de la demanda de pesos. Eso te pega en las reservas, te sube la brecha y levanta los precios; te generan más inflación y más expectativas de devaluación. En un contexto donde tenés que frenarlo, no mirarlo de atrás. Lo que hace el Banco Central, lamentablemente, es mirarlo de atrás”, contó a Infobae Juan Luis Bour, economista jefe de FIEL.

En la consultora EcoGo los economistas ya pasaron de una previsión inicial de 6,2% de inflación mensual para julio al 7%. “La suba de los dólares paralelos va a tener un nuevo impacto. Parte de la suba actual del tipo de cambio son importadores que pagan pequeñas deudas con dólar CCL (contado con liquidación) que se sumaron a la demanda. Ahora el impacto no va a ser solo en julio, sino que va a dejar más arrastre para el próximo mes”, dijo a Infobae Sebastián Menescaldi, socio del estudio.

Por ejemplo, solo en la segunda semana del mes hubo subas de 8,7% en quesos duros; 8,6% en manzanas; 7,1% en pan fresco; 5,7% en otras frutas; 5,4% en galletitas dulces; y 3,9% en carnes rojas, entre otros alimentos. En esta semana había sido el debut de la nueva canasta de Precios Cuidados, con 949 productos -menos que la lista vigente durante los meses anteriores del año- y que tuvo aumentos pautados promedio de 3,3% para todo julio, 3,2% para agosto y 2,5% para septiembre. “Con la inflación, la brecha entre los productos que están dentro y fuera del programa de precios se acrecienta, lo que genera problemas de abastecimiento, como sucedió en el trimestre anterior”, destacan los economistas consultados.

Desde la consultora Analytica proyectan una inflación de 6,8% para julio. “Hoy el sistema de precios está roto producto de la fuerte aceleración en la brecha cambiaria. Eso genera mucha incertidumbre y problemas en las empresas para calcular los costos de reposición”, destacó a Infobae Claudio Caprarulo, director de la consultora.

Fuente: Infobae

Te puede interesar