Alfonso Prat Gay: “Cada vez que el Banco Central fue el bombero del Gobierno, la experiencia no terminó bien”

ECONOMÍA Por Agencia de Noticias del Interior
I4XZKVHNWZFDPBTUVW5D4PLEMI

Alfonso Prat Gay, quien fuera presidente del Banco Central en el inicio del gobierno de Néstor Kirchner y ministro de Finanzas durante el primer año del de Mauricio Macri, calificó hoy de “muy frágil” la situación económica.

“Creo que los anuncios de ayer (por el viernes) lo ratifican. Massa había dicho que no iba a haber otro dólar soja y no tuvo más remedio que volver a ofrecerlo, un soborno para que los exportadores de soja vendan lo que tienen”, dijo en una entrevista que le realizó el programa País Adolescente, por CNN radio.

“Cuando mirás los números de reserva, ese salto que tuviste en septiembre con la primera ronda del dólar soja, ya te consumiste la mitad. Y son dólares que no vuelven, porque como no modificás el tipo de cambio, el cálculo que hace el productor es sobre el stock pero no sobre el flujo. Agregale además la sequía que dañó mucho la cosecha de trigo, y estamos hablando más o menos de 4 mil millones de dólares que pierde Argentina en el verano”, señaló el economista, que evitó pronunciarse sobre a quién apoya como posible candidato presidencial de Juntos por el Cambio para las elecciones de 2023. “Mi candidato es el que no está: el programa y las ideas”, dijo.

Importaciones y deuda

Prat Gay apuntó también a la administración de las importaciones y la situación que eso está generando. “Si mirás los últimos informes del Banco Central, y ves la diferencia que hay entre el pago de importaciones que registra y el envío de importaciones que registra la Aduana, estás con niveles de entre 1.500 y 2.000 millones de dólares por mes de importaciones que se hacen y no se pagan. Ahí tenes una deuda acumulada de USD 10.000 millones”, afirmó. Y calificó esos manejos de “parches mal armados”.

“Es lo que vemos. Es muy frágil la situación de reservas, es muy frágil la situación social con una inflación que no afloja y estos manotazos de ahogado son la frazada corta. Lo que hace el gobierno para juntar unos dólares más repercute por el lado de la inflación, porque al final el que pone la plata es el Banco Central”, dijo el economista, quien recordó que al asumir, el actual ministro de Economía, Sergio Massa, dijo que no pediría más plata al Central. Sin embargo, explicó, “o le pide por adelantos, que es el mecanismo que permite la Carta Orgánica, pero en realidad el Central está emitiendo muchísimos pesos para rescatar a Massa. En el primer dólar soja emitió cerca de $500.000 millones por la diferencia del dólar soja y del dólar oficial y en la segunda ronda, seguro sean otros $200.000 millones.

Además, subrayó, el BCRA está comprando títulos públicos que el mercado no está dispuesto a renovar en cada licitación. Por eso, señaló, “Massa dice que no emite, pero desde que asumió le tuvo que pedir $ 1 billón (un millón de millones) al BCRA, y la verdad es que la historia nos indica que cada vez que el Banco Central fue el bombero del Gobierno, la experiencia no terminó bien”.

Según Prat Gay, ese es un problema macroeconómico que Massa debería resolver, “pero no resuelve porque no tiene todo el apoyo político ni la capacidad técnica para hacerlo”.

Acuerdo “contaminado”

Por eso mismo, dijo que el acuerdo con el FMI “ya está totalmente contaminado”. El Fondo, enfatizó, ya le dijo al gobierno que no podía contabilizar como ingresos “una cosa muy trucha que hacía Guzmán cuando emitía bonos que indexan por encima de la par. Y después está la discusión de que con el dólar soja entran las retenciones correspondientes a las exportaciones, pero al mismo tiempo el gobierno le paga al Banco Central para compensarle la pérdida, generando una deuda. Esa deuda tiene una contrapartida que es el gasto del Gobierno, y el Gobierno no lo está registrando”.

El gobierno, insistió el economista, “patea los problemas para adelante, y como el Fondo está complicado le permiten estos desguaces”. En ese contexto, señaló, “se puede dar la paradoja de que se cumpla con el programa, pero como el mercado sabe las trampas que hay detrás, no tenés los beneficios de credibilidad que habitualmente te da cumplir una promesa, porque si la cumplis truchando las reglas, básicamente no la estás cumpliendo”.

Prat Gay señaló también que ya se observa “con mucha claridad” la desaceleración de la economía y que en los últimos meses los números empezaron a ser negativos. “Pareciera que esa es la única manera que tiene el gobierno de bajar la inflación, pero es una manera muy costosa”.

El gobierno, insistió el economista patea los problemas para adelante, pero agregó que es “muy difícil” que pueda aguantar de ese modo hasta fin de 2023.

Prat Gay también fue crítico de la oposición. “La sociedad –dijo- le va picando el boleto al kirchnerismo, mira a la oposición para ver dónde está el futuro y en la oposición el espectáculo que damos son las ambiciones personales por encima de las colectivas. Mi candidato sería un programa común, las ideas que van a poner a Argentina de pie y en un plano de desarrollo. Y que después la gente decida quién encarna esa candidatura. Pero lo que estamos viendo ahora es algún tironeo interno, dificultades para coordinar los programas, y me parece que esa es la Argentina que no va a resolver los problemas”.

 

 

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar