Primicia exclusiva: Álvarez Agis remplazaría a Martín Guzman como Ministro de Economía

ECONOMÍA Por Gabriel PÉREZ
Según fuentes cercanas al Gobierno, Emmanuel Álvarez Agis se haría cargo del ministerio, mientras que Guzman tomaría las riendas del banco central, en la antesala de lo que pueden ser varias sorpresas económicas
emmanuel-alvarez-agis-elegi5-700572

Según fuentes cercanas al Gobierno Nacional, Martín Guzman dejaría de ser el Ministro de Economía y su lugar sería ocupado por Emmanuel Álvarez Agis, ante la negativa del actual Ministro a implementar los cambios requeridos por la cúpula gobernante.

Ex vice ministro de Economía durante la gestión de Axel Kicillof, Álvarez Agis nació en 1981, alumno de la UBA y ayudante de cátedra del actual Gobernador de Buenos Aires.

Algo de lo que puede venir se puede inferir de la última nota del economista con Esteban Lafuente para diario La Nación, en la que expresó que "la recuperación está en duda si el Banco Central no puede cerrar la brecha cambiaria", planteó Emmanuel Álvarez Agis, titular de la consultora PxQ, en referencia a la situación macroeconómica argentina y las perspectivas para 2021. El exviceministro de Economía de Axel Kicillof analizó el endurecimiento del cepo cambiario dispuesto por el Banco Central y sentenció: "Estos controles no van a funcionar".

Según Álvarez Agis, la Argentina tiene "un problema financiero" mayor que el "problema económico", y eso se refleja en la dinámica de las reservas del BCRA, que vienen disminuyendo en las últimas semanas y llevaron al organismo a endurecer los controles cambiarios.


El economista, que compartió un seminario online organizado por Max Valores junto a su colega Marcos Buscaglia, argumentó que la crisis financiera actual de la Argentina se diferencia de episodios anteriores porque "no hay un problema de atraso cambiario". Agis planteó que, medido en dólares, el salario mensual está en valores de 2005/2006, mientras que el tipo de cambio paralelo actual es, en términos comparativos, superior al overshooting de 2002.


"No tenemos un problema de apreciación del dólar sino un problema financiero, y eso lo marca el tamaño de la brecha cambiaria", planteó Agis, quien advirtió las consecuencias de esta dinámica. Por un lado, explicó que esa distancia entre el dólar oficial y el paralelo incentivaba la compra de divisas y su venta en el ilegal (el mecanismo comúnmente conocido como 'puré') por el cual los ahorristas conseguían una diferencia en pesos.


Por otra parte, agregó que esa brecha tiene efectos macroeconómicos mayores: "Se generan expectativas de devaluación, los exportadores dilatan sus ventas, los importadores anticipan sus compras y hay un repago de deuda anticipadamente por parte de las empresas al exterior". De esta manera, el Banco Central enfrenta una acelerada caída de sus reservas, que genera a su vez mayor incertidumbre y desconfianza.

Dado el escenario, Agis planteó que la forma de generar condiciones para la recuperación es la acumulación de reservas y criticó las últimas medidas oficiales en materia cambiaria: "Creo que en dos meses vamos a tener el mismo problema con las reservas, porque estos controles no van a funcionar, y lo que podemos ver será algo diferente pero al final del día un control de capitales más duro o que se prohíba la compra del todo la compra de dólares".
En ese sentido, el titular de PxQ planteó que la estabilización macro debe darse por una reducción de la brecha cambiaria, y sugirió la intervención debería darse por un intento de bajar la cotización de los paralelos. "Si el BCRA vende bonos, podría estabilizar la situación en el corto plazo, pero por ahora no piensan que tengan que aplicarlo", dijo el economista.

A su vez, coincidió con el equipo económico del gobierno en rechazar una devaluación: planteó que el tipo de cambio oficial es competitivo e insistió en que los tipos de cambio paralelos se ubican por encima de los valores de la salida de la convertibilidad. "Hay otra forma de cerrar la brecha, que es depreciar el oficial, y es lo que el BCRA intenta evitar. Sería una mala idea. Una depreciación mínima para achicar la brecha es del 50%. Pero ya tenemos una inflación elevada y si se deprecia la moneda, vamos a tener una inflación que se irá al 60% o 70%".
Dado el contexto, Agis pronosticó una recuperación económica "en forma de raíz cuadrada": tras el desplome vinculado a los meses de cuarentena y el rebote posterior, la economía continuará creciendo pero a un ritmo menor. Según sus proyecciones, el PBI podría registrar en 2021 un alza del 4,5% (el Gobierno estimó un 5,5% en el Presupuesto). "En el mejor escenario este Gobierno puede terminar el mandato con el mismo nivel de PBI que había antes de la crisis del coronavirus. Ese es el desafío que se enfrenta en los próximos años", planteó.

De todas maneras, advirtió que ese sendero puede no darse si el Gobierno no logra la estabilidad. "Si no se logra contener el tipo de cambio paralelo o los controles de cambios fallan, una devaluación va a generar una suba de la inflación que afectará negativamente en el consumo y afectará negativamente en el PBI", dijo.

En cuanto al presupuesto, planteó que este año el sector público cerrará con un déficit primario de 7,3% del PBI y que el objetivo del 4,5% de déficit para 2021 es "alcanzable", dado el enfoque fiscalista del Gobierno. Agis planteó que, excluyendo los gastos vinculados a la pandemia de Covid-19 (transferencias y subsidios a empresas y personas), el gasto público acumulado en los primeros ocho meses de 2020 cayó un 5% en términos reales frente a 2019.

"El Gobierno espera tener cero transferencias vinculadas a la Covid-19 en 2021, y las dos variables a entender el déficit serán las jubilaciones y los subsidios a la energía y el transporte. Con la modificación de la fórmula, el Gobierno intenta estabilizar las jubilaciones en términos reales, y proyecta mantener los subsidios actuales en términos reales. Sí aumenta la inversión pública", dijo Agis, quien vinculó este último punto al intento por dinamizar la economía en un contexto electoral.

 

Dólar: los problemas de las restricciones

Por su parte, Buscaglia también criticó el endurecimiento del cepo dispuesto por el Banco Central, y planteó que el presupuesto que hoy presentó el ministro Guzmán en el Congreso "no se va a cumplir".

"Está subestimando la inflación. Usa un 29% y el consenso de los economistas según el REM del BCRA es de 47%. Es la estrategia típica que usaba Lavagna cuando era ministro de Economía: usan la inflación por debajo de lo esperado, los ingresos estimados son más bajos con respecto a lo que van a ser y con ese extra el jefe de Gabinete puede redistribuirlo donde quiera", planteó.

A su vez, advirtió que el proyecto estima un alza nominal del 2% para los empleados del sector público. Considerando ambos factores, Buscaglia concluyó que el Gobierno no cumplirá su meta de déficit primario para 2021.

Con información de La Nación

Te puede interesar