El fútbol está muerto. No fue un Maracanazo, fue un "macanazo"

DEPORTES 18 de julio de 2021 Por José Ademan RODRÍGUEZ
SDENXTYLJZCADNIKDUJU6MYT6Q

El fútbol está muerto como expresión de juego, divertimiento y sana competencia, tanto en Europa como en América. Lo que ocurrió en Maracaná fue horrible, espantoso. 
Por empezar, la victoria debe ser honorable para poder celebrarse y no opinar dependiendo del resultado... sí, ya sabemos, una final no se juega, se gana.
Pero no hubo nada de aquel clásico fútbol que encierran Brasil y Argentina. Ese fútbol que tenía música de tango o de sambódromo. Ahora solo estrépito y ruido.
El buen juego fue eclipsado por la épica, por el brillo del campeón, el factor emocional. Y la banda está borracha!


En Barcelona, por la calle, al enterarse de que soy Argentino, me felicitan. Me molesta que me feliciten. A mí no me representan los jugadores (y menos los políticos!), no me siento identificado. Si por ejemplo jugará Argentina contra Cochinchina, y veo que éstos juegan mejor, me haré hincha de Cochinchina! Por eso soy hincha de Hungría del 1954, de Brasil del '50 y 82', de Holanda de '74, de Francia de los '80... da igual que sean campeones o no.


Pero la banda está borracha, ¡qué maravilla!!! Es el momento adecuado para tapar las cagadas de los gobiernos respectivos, aprovechando el golpe emocional del triunfalismo, sembrador del caos aparejado a la euforia colectiva. Consecuencia la banda esta borracha, lista para una catástrofe financiera u otro corralito. Manga de giles. Así paso en el mundial 78, nadie vio nada. Se creo un medio social apto para la impunidad. Así se torturaba en la ESMA, y se tiraba al mar muchos desapercibidos. Y desembocó en la guerra de las Malvinas.

 

La banda está borracha, viva Argentina. Así, cada vez serán menos eternos los laureles que supimos conseguir... como reza nuestro himno. Gracias a la ''gloria'' de este Maracanazo (un gran macanazo) para los sufridos bolsillos de los argentinos. Eso es lo que más me preocupa. ¡Giles!


Hasta el abrazo de Messi y Neymar, nadie en su sano juicio creerá que era de afecto fraterno. Se burlan de los periodistas deportivos. Como los van a respetar a unos tipos que actúan en manada, corriendo detrás de los coches de los jugadores, y éstos ni siquiera les bajan la ventanilla con un desprecio absoluto, por esa manía que tienen de querer ser amigos de los jugadores, qué poca elegancia.
El abrazo era de cómplices, de compinches, de socios, en su afán de yates y aviones privados. Y los periodistas deportivos, siempre con sus conciertos adulatorios de alaridos y patoterismo dialéctico... Así se llenaron la boca con los vocablos de siempre: emotivo, brillante, maravilloso, mentalidad ganadora, o que Messi curó la herida de un país (creo que fue el eufemismo más ridículo) no por eso se abarataron los bifes. No se gana el prestigio en fútbol cuando se pierde el prestigio como país.

 

A Messi no le hace falta demostrar nada para ir al Olimpo de los Dioses, junto a Pontoni, Charro Moreno, Pedernera, la Wanora Romero y la siempre odiosa comparación con Maradona. Se merece el manteo de sus compañeros. Y se tuvieron que coser la boca los que le llamaban pecho frío... pero hay algo que lo enaltece, no plegarse a los que quieren usarlo por la política como la Kirchner y esos separatistas regionales catalanes.


En tanto a Neymar, lo cosieron a patadas, lo bajaron al borde del área y hasta sufrió una coz de Ottamendi, al más puro estilo de Aguirre Suárez. No podía tener la pelota ni diez segundos. En la comparación, en estética y técnica, me quedo con Neymar y no con Messi que es más práctico y explosivo en el área. El brasileño hace un sombrero como nadie, y con un amague, es capaz de meterte un orangután por la boca y sacártelo por el culo!
Aunque es un rarito. No sé como definirlo. Si es por la mirada perdida que tiene, bicho raro, como dice un tango: ''La mirada turbia y fría / un poco lerdo al andar / dobló la esquina del barrio...''. Cuando se para y los mira como un torero eludiendo los embistes.


Y Argentina ganó gracias a un cagadón defensivo de Brasil y de un buen gol del laucha Di María, más que del dibujo táctico (ahora lo llaman así, dibujo, estos boludos) de seleccionador Scaloni, que ya piensa en el negocio de los que emigraron a Europa en la época del Corralito, de la depresión y del desempleo del año 2000 o 2001 (270000 mil personas emigraron). Crear una suerte de embajada o de predio europeo para vender jugadores... Y así seguimos afanándonos, con loco afán seguiremos transfiriendo jugadores al exterior por millones de dólares, que generalmente no ingresan al caudal nacional de divisas, o no se dan cuentan que mientras se jugaba el partido se fue otra vez el dólar a la mierda?

 

Vaya como regalo, una idea sintética de Dante Panzeri sobre el fútbol:


''El fútbol tiene lógica. Y esa lógica es permanente. Desde luego, también suele ganarse jugando muy mal... Porque el adversario juega peor. O porque ninguno juego y el azar decide en mayor medida que las capacidades humanas. Pero en ningún caso alguien que no juega... inclina el partido.''


Y este fútbol que jugaron en el Maracaná, es el fútbol que juegan los que no pueden jugar.

Te puede interesar