Los monopatines: el "gran problema" que debaten los concejales

RAFAELA Por R24N
multimedia.grande.a694fe5c2324ec18.35202d2052616661656c6120656e20426963695f6772616e64652e77656270

Guillermo Yachelini y Jorge Daczyk expusieron por espacio de una hora el enfoque que sobre el tránsito en la ciudad tienen “Rafaela en Bici” y los reparos a que se sancione la norma, aunque “sabemos que la Ordenanza se va a aprobar, y después no se va a cumplir porque el Estado no lo puede controlar”.
A modo de introducción Yachelini desvirtuó algunos beneficios ambientales que se dan por sentado trae el uso de monopatines: “se sostiene que no contaminan al no tener motores de combustión, que no generan efecto invernadero, y otras mejoras, pero esto es un concepto medio obsoleto porque hoy se habla de la huella de carbono y cualquier vehículo o lo que sea que se produzca provoca un impacto en ella. Además, los vehículos eléctricos tienen baterías de litio que para producirlas tienen un buen impacto ambiental. Entonces, esto es un avance, pero no estamos a salvo de eso y no es cierto que los vehículos eléctricos son la salvación de todo como se escucha que a partir de ellos se terminó el cambio climático”.
Después fue tajante al señalar que desde Rafaela en Bici: “lo que venimos reclamando desde siempre es el uso del espacio, por más que lo que vengan sean los autos eléctricos y que frenan solos, el auto seguirá ocupando un montón de espacio en la vía pública, que es el espacio de todos. Por ello nuestra lucha es sacarle lugar a los autos que por estadísticas internacionales están el 95% del tiempo estacionados, sin moverse. Entonces, lo que proponemos es que se empiecen a tomar acciones para quitarles lugar en el espacio público”.
“Sabemos que la Ordenanza se va a aprobar, y no se va a cumplir, pero venimos igual a aportar nuestra mirada. Está claro que la mayoría de los puntos no se van a respetar y quedarán a pleno criterio del usuario porque muchas cosas que se plantean son … porque de contenido criterioso a esta norma le vemos poco y nada”, disparó.
“La cuestión -continuó- tiene que ser cómo abordamos el problema de fondo. Por ejemplo, si el problema es la velocidad no sé si la solución es ponerle limitadores solo a los monopatines, cuando vemos todos los días que los causantes de los accidentes que se producen son los automóviles. Está claro que muchas disposiciones no se van a cumplir porque el Estado no tiene poder de control”.

SIN ESTADÍSTICAS Y A LOS APURONES
A la hora de desmenuzar el proyecto que regula el uso de los VMP, dijo: “lo primero que nos llamó la atención cuando empezamos al leer la Ordenanza es que no había estadísticas. Mucho texto de leyes, pero no encontramos estadísticas concretas que hablen sobre el uso de monopatines. Se dice que han ganado mucha visibilidad en los últimos años y que con gran rapidez se han incorporado a las ciudades” y en ese punto ironizó: Me parece que si baja un plato volador y da vueltas por la ciudad porque sea visible no vamos a hacer una Ordenanza”.
Igualmente, reconocí la progresiva aparición de monopatines. “Los he visto porque doy vueltas por la ciudad, pero, entendemos que no son un problema tan grave como para que se tenga que hacer una Ordenanza en medio a los apurones”.
Tras repasar las últimas obras viales de envergadura que se ejecutaron y ejecutan, Yachelini criticó al Ejecutivo y al Concejo porque se realizan y autorizan, pero no se tiene en cuenta la reserva de espacios exclusivos (ciclocarriles) en las calzadas para bicicletas y, en el último tiempo, para monopatines a pesar de los pedidos y reclamos de Rafaela en Bici, pero no son tenidos tenidos en cuenta”.

NADIE LO QUIERE ASUMIR
“Entiendo que hacer muchos ciclocarriles tiene un costo político alto porque nosotros estamos pidiendo que saquen el estacionamiento de un lado, que es indistinto, aunque debería ser el derecho porque todas las organizaciones sostienen que el vehículo más débil tiene que circular por ese costado, pero como en muchas ciudades la costumbre es el estacionamiento de los automóviles a la derecha y los ciclocarriles van a la izquierda. Pero se tienen que bancar el costo porque los vecinos van a protestar”, manifestó con firmeza.
Después, Yachelini retomó las objeciones al proyecto de Ordenanza y acotó que “una de las pocas estadísticas que tiene es del Icedel, del 2017, que indica que en el 65% de los hogares tiene un auto y que el 54% tiene moto. Entonces llama la atención que se quiera regular a los monopatines que no deben ser el 1%, por qué no se regula el uso de autos y motos y se le ponen trabas al auto que es el que más ocupa lugar y accidentes provoca”
Al respecto recordó que en oportunidad de discutirse el diseño de la Rotonda de Fader, Jorge Muriel, en aquel entonces concejal y hoy secretario de Gobierno, aseguró que Rafaela tiene un parque automotor superior al promedio provincial y con esa visión (a la que describió como ‘bastante arcaica’) dijo que había que darle más lugar a los autos en su paso por la rotonda. En realidad lo que hay que hacer es todo lo contrario, hay que dejar de hacer obras para los autos, hay que sacarle lugar”.

EDAD, VELOCIDAD Y CASCO
“La otra cuestión que nos llamó la atención es por qué la Ley Nacional de Tránsito determina que pueden conducir monopatines quienes tengan 18 años o más y en la Ordenanza se establece que sean 16. También la norma nacional marca que la máxima velocidad es de 30 km/h y acá se baja a los 25 km/h y tampoco se encuentra fundamento para esto”,
Igualmente, Yachelini, quien en un par de oportunidades se quejó porque el Ejecutivo no los convoca y en otras ocasiones participamos, pero no encontramos respuestas, relativizó el uso de casco al afirmar que “es más factible que alguien que anda en monopatín pierda la vida porque un auto lo atropelle y no porque se golpee al caerse por no tener puesto el casco. Por eso la cuestión es que el auto vaya a 20 km/h

RESPUESTAS
Algunas de las inquietudes que habían surgido el lunes, en la reunión de Comisiones, cuando la Ordenanza comenzó a ser analizada fueron evacuadas por Daczyk.
En primer lugar dejó en claro que los monopatines vienen de fábrica con luces, algo que se había puesto en duda por los ediles.
La otra cuestión que reveló, y causó sorpresa, el integrante de Rafaela en Bici fue que “el sistema de frenos de los monopatines es el mismo que de las bicicletas”.
Sobre lugares para el aparcamiento de monopatines, otra de las inquietudes que tenían los concejales, Daczyk señaló que “no hace falta contar con zona de estacionamiento porque son rebatibles, quedan de una sola pieza. Entran debajo de una silla. Su peso depende del tamaño de la batería, pero algunos se pueden transportar apoyando una rueda en el piso”.
También dejó su impresión sobre la obligación de uso del chaleco reflectivo y si bien no se mostró en contra opinó que “la solución es que el automovilista disminuya la velocidad y respete los espacios. Es una cuestión de educación sobre la que hay que trabajar”.
“A la larga va a ver muchísimos vehículos de este tipo y hay que legislar con visión de futuro, y esto es generar las condiciones para que la ciudad esté preparada para recibir todos los monopatines y bicicletas eléctricas y se produzcan la menor cantidad de accidentes y muertes”, reflexionó.

Con información de La Opinión

Te puede interesar