¿Qué le pasa a Perotti con Ana Morel?

POLÍTICA Por Agencia de Noticias del Interior
sW6LU-SOh_1300x655__1

El gobernador Omar Perotti está decidido a no dejar que lo corra la oposición. A pesar de la escandalosa visita del ministro de Seguridad Rubén Rimoldi y su secretaria administrativa Ana Morel a la Legislatura para dar cuentas de los avances en la ejecución del presupuesto en esa cartera, de las semanas que transcurrieron cargadas de rumores sobre la salida de Morel de ese puesto neurálgico y de que el entorno del ministro cuenta que su relación con la funcionaria está detonada, por estas horas el rafaelino niega cambios. Lo que hasta hace algunos días eran especulaciones, ayer fueron despejadas por el propio mandatario quien en una rueda de prensa, al ser consultado sobre posibles renuncias espetó: “De las versiones que se haga cargo el que las dio”, y cortó de cuajo el tema. 

La dupla Rimoldi – Morel, deberá seguir administrando al unísono y en los pasillos del Ministerio de Seguridad cuentan que ese “siga, siga” que le ordenaron a ambos desde arriba dejó más satisfecha a la secretaria que al ministro. Del entorno de Rimoldi dicen que no hizo un emplazamiento, ni puso condiciones para quedarse pero sí que le transmitió al gobernador que no funcionaba más con la secretaria.

 

Sin embargo, Morel, tras su performance en el parlamento local, en donde defendió el gasto de un 10 por ciento del total disponible para combatir la inseguridad en la provincia, consultada por la prensa consideró que no tenía motivos para dejar su puesto. Y aunque desde afuera su convivencia con el ministro parece difícil, internamente cuentan que le encontraron la vuelta: el puente en entre ambos es el ministro de Gestión Pública, Marcos Corach, quien actúa como mediador y concilia posiciones, fundamentalmente cuando se trata de que avancen las licitaciones.  

 

Con esa estrategia, Morel se siente cómoda. De hecho, la mecánica no es nueva, fue la forma que habían encontrado para trabajar y convivir con el exministro Jorge Lagna, antecesor de Rimoldi y segundo jefe que tuvo esa cartera. La salida de Lagna, sucedió en la noche previa a su propia presentación ante la Legislatura, en la que también tenía que mostrar los avances en la ejecución del presupuesto.

 

Ya desde entonces se sabía que entre él y Morel también había chispazos. Marcelo Sain, quien condujo Seguridad en los primeros dos años del gobierno, fue el único de los tres que logró que la apartaran. Desde los equipos de los tres ministros sostienen que, para los tiempos que corren, que requieren usos rápidos del presupuesto, las formas de Morel son incompatibles.

 

Sin embargo, Perotti la sostiene y en su entorno lo atribuyen a varios motivos: que Morel es de su extrema confianza, que descansa en que con ella no va a tener sorpresas con los números; que no abundan los perfiles que puedan reemplazarla, y que no va a dar el brazo a torcer ahora que la oposición lo marcó tan efusivamente. Al gobernador no le gusta que se lo lleven puesto definiciones, ni que la oposición sienta que le arrebató una funcionaria.    

 Fuente: Letra P, sobre una nota de Gabriela ALBANESI

Te puede interesar