La UOM consiguió una nueva revisión salarial de tres dígitos para compensar la inflación

POLÍTICA Por Ricardo Carpena*
DGQUZJXZUNEINC4HDMMJGIXCHY

La Unión Obrera Metalúrgica (UOM), que lidera Abel Furlán, acordó con las cámaras empresariales una nueva revisión salarial que consiste en un aumento del 110% en el año paritario, que va de abril de 2022 a marzo de 2023, aunque no pudo conseguir un bono de $50.000 como reclamaba.

El acuerdo del principal sindicato industrial del país, que se firmó en el Ministerio de Trabajo, contempla que al 65% de aumento obtenido en una primera revisión se pagará un 45% adicional en cuatro tramos: 11% en diciembre, 11% en enero de 2023, 11% en febrero y 12% en marzo.

Si se toma en cuenta el año calendario, entre diciembre de 2021 y diciembre de 2022, el incremento obtenido por el sindicato de Furlán alcanza al 109,3%. Hasta ahora era del 98%, con lo que gracias al 11% pactado para este mes logró equiparar la inflación estimada para ese período.

Tras la firma del convenio metalúrgico, la ministra de Trabajo, Kelly Olmos, destacó: “Nosotros reivindicamos la negociación paritaria como base del propio sistema democrático. Tenemos un ejercicio de alcanzar acuerdos, que es muy valioso. Aspiro a quebrar la alta inflación y seguir ganando más derechos para las y los trabajadores. El proyecto de desarrollo industrial de nuestra nación es un proyecto que tenemos en común. El potencial de nuestro país está en la capacidad e inteligencia de nuestros trabajadores, además de los recursos naturales”.

Sindicalistas y empresarios de la actividad metalúrgica llegaron a un acuerdo en la quinta audiencia desde la reanudación de las negociaciones salariales, el 2 de noviembre pasado, y la UOM tenía previsto comenzar de inmediato un plan de lucha si fracasaban nuevamente las tratativas.

Hasta esta tarde, la UOM reclamaba un incremento del 111% para el período 2022-2023 y un bono de $50.000 “para el inicio del ciclo escolar”, mientras que los empresarios se mantuvieron en ofrecer un 100% y advirtieron que muchas pymes no están en condiciones de pagar el bono exigido.

Se trata de una paritaria clave porque involucra al principal sindicato industrial de la Argentina y era la segunda instancia de revisión que afrontaba Furlán durante su mandato al frente de la UOM, que comenzó el 22 de marzo pasado. Una semana antes, su antecesor, Antonio Caló, había acordado un 45% de aumento salarial, que el nuevo líder metalúrgico logró después que llegara al 65%.

Hace tres semanas, poco antes del acto que compartió con Cristina Kirchner en Pilar, Furlán sostuvo en declaraciones radiales: “Llevamos perdiendo hace cuatro años el poder adquisitivo. El último año perdimos casi cinco puntos. Hay una situación que hay que resolver, que es que los alimentos en las góndolas crecen mucho más que el índice general de precios”.

El líder de la UOM consideró que “en Argentina está creciendo la economía” y que “a las empresas les está yendo bien”, pero se quejó de que “los trabajadores ganamos cada vez menos”. “Esto tiene que ver con la puja distributiva -destacó- y el Gobierno no puede ser ajeno”.

El rechazo empresarial al bono de $50.000 actualiza un problema que ya tuvo la UOM en las paritarias que se negociaron durante la cuarentena obligatoria por el COVID-19, con el consecuente derrumbe de la actividad productiva, donde el sindicato conducido entonces por Caló mostró un pragmatismo que evitó el cierre de muchas pymes de la actividad metalúrgica que estaban en crisis: en 2020 y en 2021 se incluyó en el convenio colectivo de trabajo una cláusula por la cual las empresas que atravesaran una situación de crisis podrían “adecuar” los plazos de pago y los montos de lo firmado mediante acuerdos rubricados con la representación sindical a nivel de las seccionales de la UOM en todo el país.

Esta vez, en el convenio firmado esta tarde no se incluye una cláusula de esas características. Un triunfo de la UOM, que pudo lograr un aumento equiparable a la inflación anual, pese a que no consiguió el bono. Y un desafío cumplido para Furlán, que tenía fuertes presiones de las seccionales metalúrgicas para que no firmara un aumento salarial inferior al costo de vida de este año.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar