Atlético brilló y se metió en la copa Argentina

Le ganó a Chacarita por 2 a 0 y pudo clasificarse sin complicaciones a la Copa Argentina 2020. Los goles fueron de Protti y Alderete, a los 12' y 13' respectivamente en el complemento.
multimedia.normal.bb2c9a7b1b365a2a.6e6f726d616c2e6a7067



Cumplió el primer objetivo, el del cierre de año al cabo de la primera rueda. Atlético se impuso a Chacarita por 2 a 0 con justicia y de esa manera jugará nuevamente la Copa Argentina en 2020. No tuvo mayores complicaciones, su rival fue bastante limitado, y si bien tuvo que esperar 57 minutos para abrir el marcador, temprano ya dio la sensación que en cualquier momento podía vulnerarse la valla de Trípodi.
En el primer tiempo encontró un claro desequilibrio por los costados. Sobre todo por la derecha donde Acosta con sus pinceladas, y el despliegue de Protti más el acople de Pérez, le daba notorios dividendos en lo futbolístico. En lo que fallaba era en la puntada final, porque hubo un par de centros peligrosos que cruzaron el área "funebrera", a los que no llegó por poco Bonansea y los volantes que pisaban el área.
En esa etapa inicial, la pelota parada también fue un arma con la que buscó la Crema. En un corner desde la izquierda, de manera increíble luego de muchos rebotes, Niz no pudo conectar hacia el arco y los defensores visitantes salvaron en la raya.
Posteriormente, el partido tuvo interrupciones que le quitaron ritmo. La lesión de Mieres y una atención para Trípodi, hicieron que Atlético tuviera que empezar con la presión de nuevo.
Chacarita fue realmente pobre en ofensiva. Recién en la media hora pudo sacar un remate para que trabajara, sin esforzarse demasiado, Nereo Fernández. Fue a través de Insúa entrando en diagonal por la izquierda.
Después, otra vez por el laboratorio de Otta casi encuentra el local la chance de desnivelar. Sacaron la pelota hacia el medio para Blondel que le dio bajo y fuerte, Niz puso el pie para cambiar la trayectoria, pero se fue apenas desviado el remate. Y antes del descanso, el Celeste generó otras dos chances que le daban los merecimientos para convertir, en una un cabezazo de Renso Pérez desde inmejorable posición que se fue alto, y la otra el remate de Mendieta que obligó a una buena intervención de Trípodi.
En el segundo tiempo se planteaba un partido con la continuidad de Atlético en pos del resultado, y un Chacarita cada vez más conforme con el punto. En los primeros 10 minutos, sin embargo, no pasó mucho porque al elenco de barrio Alberdi le faltaba claridad. Su rival seguía sin proponer nada en ofensiva.
Pero como es este fútbol, y en Atlético es un elemento casi prioritario, la pelota parada suele ser el arma más efectiva cuando no se puede por otra vía. Llegó el tiro libre-centro de Liporace pasado desde la izquierda, Rodriguez la bajó cruzándola en el segundo palo, y más alto que todos llegó Protti para con su buen cabezazo cambiar la dirección ante un Trípodi que no llegó a cubrir en su retroceso.
El 1 a 0 no tenía discusiones. ¿Y 2 a 0? Tampoco, solo que sorprendió que fuera tan rápido, porque apenas un minuto después tras recuperar en la salida de Chaca, la pelota fue hacia Alderete por la derecha, que le pegó fuerte y cruzado. Sea al arco o centro. Fue hacia el primer palo y Trípodi otra vez a contramano no pudo evitar, pese al manotazo, que la pelota ingrese a su valla.
Allí prácticamente se definió el pleito. Quedaba mucho, pero Chacarita era impensado que comprometiera el resultado, aún con los antecedentes de dificultades de la defensa de Atlético en este torneo. Es cierto, anoche hubo mayor solidez, con un buen trabajo de Niz y Rodriguez, y más concentración en Blondel y Liporace.

 

No obstante, mucho tuvo que ver el buen partido de Alderete para el equilibrio y la recuperación. Y mucho más cuando Otta puso a Romero por Acosta para empezar a cerrar el partido, cambiando el dibujo al 4-4-2.
Bianco ni en el banco encontró alternativas y la noche terminó tranquila para la Crema. Clasificado a la Copa, aunque por ahora un poco distanciado de los puestos de clasificación al Reducido. Pero cerró el año con una sonrisa, pensando en qué mejorar para ilusionarse en 2020.
 
Fuente: La Opinión 

Daniel MAKENA

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar