Los jugadores de la selección no quisieron empañar su victoria y dejaron plantado a Alberto Fernández

DEPORTES 12 de julio de 2021 Por Joaquín MUGICA DIAZ
f1280x720-230175_361850_5050

El presidente Alberto Fernández aún no tiene resuelto y ni marcado en su agenda si se encontrará o no con los jugadores de la Selección Argentina, que el último sábado se consagraron en Brasil al ganar la última edición de la Copa América.

Desde el Gobierno advirtieron a Infobae que el encuentro aún no está cerrado y es “probable” que el saludo presidencial se concrete a través de una videoconferencia. “Aún no está resuelto”, indicaron desde la Casa Rosada, dejando entrever la posibilidad de que, finalmente, no se generé ningún acercamiento.


La reunión presencial, por el momento, quedó descartada debido a que la mayoría de los jugadores emprendieron viaje hacia sus casas. Estuvieron más de 40 días concentrados en una burbuja sanitaria y durante ese tiempo no pudieron ver a sus familias. Por eso el encuentro recién se llevó a cabo este domingo, una vez que aterrizaron en suelo argentino.


En un principio Fernández se iba a acercar al predio que la AFA tiene en Ezeiza pero, finalmente, desistió de hacerlo para evitar romper la burbuja sanitaria que había generado el plantel, el cuerpo técnico y los principales dirigentes que acompañaron al seleccionado, incluido Claudio “Chiqui” Tapia, presidente de la entidad con domicilio en Viamonte 1336.

El Presidente pretende concretar un saludo cuidado y que no sea mal interpretado de cara a la sociedad como un acto con rédito político. Sobre todo teniendo en cuenta que tanto el Gobierno como la oposición encarnan por estos días un debate público atravesado por un clima preelectoral. Sin embargo, decidió dejar en manos de los jugadores la decisión de realizar el encuentro.

La voluntad del Gobierno está clara, el problema es que los futbolistas ya se diseminaron y, en el caso de querer hacer un encuentro presencial, es muy complejo volver a juntarlos. Fernández está dispuesto a recibirlos en la Casa Rosada o en la Quinta de Olivos, pero la logística resulta ser compleja.


Ni bien pusieron un pie en Buenos Aires, Lionel Messi y Ángel Di María, los dos protagonistas de la final contra Brasil, se dirigieron a Rosario para ver a sus familias. Lo mismo hizo la mayoría del plantel. Algunos, incluso, volvieron a los países donde juegan y viven para arrancar con el descanso y luego ponerse a disposición de sus respectivos equipos.

“Por el momento no hay ningún encuentro presencial previsto”, indicaron anoche desde Balcarce 50. Fernández está dispuesto a recibirlos cuando los jugadores quieran para poder felicitarlos por el título obtenido. En definitiva, no depende de él, sino de los jugadores y el cuerpo técnico.

Por otra parte, en la Casa Rosada no hay un buen vínculo con “Chiqui” Tapia, quien actualmente espera la resolución de la IGJ, que debe dictaminar si es válida la asamblea que lo reeligió como presidente de la AFA o no. Para Fernández su tiempo al frente de la entidad está agotado.

Como consecuencia de las restricciones por la pandemia, el año pasado la AFA reeligió a Tapia en una asamblea virtual que respaldó a una lista única. La votación se hizo de manera remota. La IGJ aprobó la realización del cónclave vía Zoom, pero nunca validó posteriormente lo resuelto por la asamblea. En definitiva, podría demostrarse que la elección estuvo viciada y no es válida.

La definición sobre lo que pase con Tapia llegará en agosto. En la actualidad su nombre perdió respaldo dentro de la AFA. Al Gobierno no se le escapa los pormenores de la vida interna de la entidad que nuclea el fútbol argentino. Incluso trascendió que desde Balcarce 50 querían evitar una foto en la que Tapia sea el centro de la escena.

Fuente: Infobae

Te puede interesar