El tiempo - Tutiempo.net
Últimas publicaciones

Violencia narco en Rosario: Aníbal Fernández presentó a los agentes federales en un acto con Perotti: “Es imperioso que lleguemos hasta el hueso”

POLÍTICA 08/03/2023 Agencia de Noticias del Interior Agencia de Noticias del Interior

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, llegó hoy a esta ciudad para presentar a 300 nuevos agentes federales que actuarán allí y reforzarán el Comando Unificado. El gobierno nacional elevará así el número de efectivos hasta 1400 para intentar contener el avance narco. “Hay que hacer un trabajo muy profundo. Nada de lo que hay que hacer es simple. Es imperioso que lleguemos hasta el hueso”, dijo el funcionario nacional, escoltado por el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y el intendente de Rosario, Pablo Javkin.

“Vamos a invertir lo que sea necesario, no nos vamos a quedar quieto. No pueden amenazar al pueblo. No se puede vivir con el corazón en la boca. La estructura narco fue ganando espacio”, dijo Fernández tras presentar y saludar a las fuerzas. Además, rechazó que haya subestimado el avance del narcotráfico en la ciudad.

Aníbal Fernández participó de un acto en la zona del Bosque de los Constituyentes, en un sector de Rosario lindero al barrio Nuevo Alberdi y a la Avenida Circunvalación donde hay una base de las fuerzas. Con el ministro estuvieron el gobernador Perotti, que fue muy crítico del accionar del funcionario nacional en los últimos días; su par provincial, Claudio Brilloni; y el intendente Javkin.

“La presencia de la UIF [Unidad de Investigación Financiera] es fundamental porque hay que seguir el dinero para romper la rosca y cortar lo que sea necesario”, señaló Fernández, y prometió que los nuevos gendarmes trabajarán en el territorio. “Es necesario limpiar los barrios”, dijo el enviado de la Casa Rosada. Y agregó: “Hace cinco años había 500 efectivos federales, hoy hay 4000. No nos vamos a detener porque la situación es grave”.

En los menos de diez minutos que duró en lo formal el acto, Fernández se dirigió a los efectivos que lo escucharon inmóviles. Son jóvenes, en su mayoría de Gendarmería, y no superan la franja de entre 20 y 30 años. Casi no esgrimieron gestos, solo se vieron algunas sonrisas timidas cuando el ministro cruzó con dureza a un periodista en rueda de prensa.

El ministro llegó en un helicóptero de Policía Federal a las 9 en punto y aterrizó en la parte trasera del predio. Estaba acompañado por Mercedes La Gioiosa, secretaria de Seguridad y Políticas Criminales. Entraron y en el interior de un grupo de oficinas se reunieron con el papá y el tío de Máximo Gérez, el niño de 12 años muerto en el barrio Los Pumitas. La familia de Jerez pidió que no haya foto.

El desembarco nacional incluyó un fuerte despliegue de vehículos y efectivos que en total sumarán 1400 en todo el territorio. En rigor, alrededor de 1000 ya estaban y los que se sumaron fueron 400 que en los últimos días se los retiró de a puñados de los lugares que cubrían originalmente.

El plan que prevé el Gobierno es integral e incluye la interacción de otros ministerios. Además del de Seguridad están el de Defensa y el de Desarrollo Social. Todo articulado por el jefe de Gabinete, Agustín Rossi. Santafesino, Rossi buscó dejar atrás desde el comienzo de su gestión, a mediados del mes pasado, sus diferencias con Perotti y Javkin.

El predio de Gendarmeria es sencillo y está a un costado del camino de circunvalación tres construcciones bajas y blancas serán la base de este centro con el que el Gobierno espera empezar a ordenar la ciudad.

Poco después y mientras el ministro todavía hablaba y seguía respondiendo en forma cada vez más vehemente, los uniformados se fueron retirando. Ponían fin así a casi dos horas de estar formados para una puesta en escena breve. Afuera los esperaban dos micros, tres vans y dos camiones de Gendarmería que comenzaran a repartirlos por los diferentes puntos de la ciudad.

Terminada la conferencia de prensa, Fernández, Perotti y Javkin se reunieron en el interior de una de las dependencias, en un encuentro que llegó después de conversaciones y dardos cruzadoa en los últimos días. Para el cónclave se cerraron todas las ventanas. Mientras eso sucedía, decenas de motos de Policía, Prefectura y Gendarmería, salían con las sirenas encendidas. Para completar la postal.

POR: CECILIA DEVANNA

FUENTE: LA NACIÓN

Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE