El tiempo - Tutiempo.net
Últimas publicaciones

Mónica Frade, una diputada con los ovarios bien grandes

OPINIÓN 10/03/2023 Heretz Nivel
451830-monicafrade-prensacongreso

El actual ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, estuvo durante 5 horas en la Cámara de Diputados, a pedido de los legisladores, respondiendo preguntas o no, según su particular criterio para discernir cuál valía la pena contestar y ante cuál guardar absoluto silencio, principalmente por los gravísimos sucesos ocurridos en la Ciudad de Rosario.

Fue en ese contexto, que la Diputada Nacional Mónica Frade, perteneciente al bloque de Juntos por el Cambio, tomó la palabra y, mediante una breve introducción, mirándolo al funcionario a la cara, le dijo que el solo hecho de que la inteligencia criminal del país y el mando de las fuerzas federales estuviese en manos de un personaje nombrado siempre en casos de crímenes que sacudieron a la opinión pública, siempre ligados al narcotráfico, al menos a ella la alarmaba de manera preocupante. Luego, la citada legisladora le formuló unas pocas preguntas, a las que Fernández no respondió, haciendo solo muecas con su cara o, directamente, mirando al suelo.

Por supuesto que la actitud del, siempre pedante y altanero Aníbal Fernández, a quien la ciudadanía conoce por su ligereza para propinar fuertes epítetos y definiciones de alto calibre en contra de sus ocasionales adversarios,   no sorprende en lo más mínimo. Pero lo que sí sorprende, no por estar mal, sino porque no es regla común entre nuestros representantes, es la valentía de esta legisladora, a la que no le tembló la voz para conceptualizar a un individuo que siempre despierta sospechas, cuando no temores, y al que parece que los hombres de la política argentina le tienen algo de miedo.

Por eso, está bueno destacar cuando, como en este caso, una legisladora, una representante del pueblo argentino, se para en frente a los todo poderosos funcionarios públicos, que por estar enquistados en el poder se creen intocables, y les dice en la cara lo que todos pensamos de ellos. Quizá, este sea el mejor ejemplo que se puede rescatar de una dirigencia política degradada y con sesgos de connivencia en turbios asuntos, para que la semilla pueda germinar en las nuevas generaciones que van a ejercer en un futuro no muy lejano cargos legislativos, ejecutivos y judiciales, en los distintos ámbitos y estratos públicos, porque éstos que hoy en día ejercen esos cargos dejan mucho que desear, salvo excepciones como las que hoy ocupan este espacio y, que dicho sea de paso, son contadas con los dedos de una mano.

Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE