Omar Perotti manda mensajes nacionales. "Acá están los dólares"

POLÍTICA Por Agencia de Noticias del Interior
Omar-Perotti

Todo dirigente político tiene un discurso con el que dibuja su futuro y lo usa de trampolín. El gobernador Omar Perotti anda en eso. En la semana volvió a deslizar sus aspiraciones en la política nacional en el recinto de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) y puso sobre la mesa su proclama: acá está la solución para el país. Fue una referencia directa al modelo productivo santafesino, justamente donde se cocina el motor de la economía nacional, pero también un cartel de venta como el dirigente capaz de llevarlo a la práctica. 

"Muchos descubrieron la hidrovia en el último tiempo", lanzó para mostrar el contraste con una administración central que, según explica, no dimensiona la potencialidad santafesina. Es por acá, avisa. El gobernador eligió el lugar donde más comodidad y coincidencias encuentra. Todo un paravalanchas para que lo acompañen con cantitos. Descansa en el sector agroexportador, ese círculo rojo santafesino que tiene el botón de las divisas del país, toda una plataforma desde donde lanzarse a su futuro, sea cual sea. 

Ese ámbito lo arropa si sus intereses pueden ser respaldados, pero también le exigen mojarse los pies, meterlos en el barro si es necesario, como por ejemplo, con tema retenciones o la demanda de mayor peso en las definiciones de la Hidrovía. Toma nota y responde, como la señal enviada sobre la silla que pretende la Bolsa en el Ente de Control. 

El vínculo parece entrar en una etapa de mayor acercamiento por un factor externo que son las medidas del Gobierno contra el campo. Suba de retenciones, cierre de exportaciones, renta inesperada, todos tópicos que Perotti espera con los brazos abiertos. Si en algún momento tuvo dilema en rechazar alguna medida de la Casa Rosada y respaldar al agro, ya no sucede. 

Al contrario, espera los errores no forzados del Gobierno que le sacan canas verdes al campo. Esto no sucedió con el anuncio de expropiación de Vicentin. El presidente Alberto Fernández tenía buena imagen y respaldo interno, y Perotti no podía en términos políticos oponerse en ese entonces. Intentó salir por arriba con un plan B que beneficie a los santafesinos y no quedar prendido. Eso también le sirvió de combustible futuro para el lazo con el campo. A modo de ejemplo, los acopiadores, que fueron uno de los mayores damnificados con el default de la cerealera, estrecharon lazos desde entonces y hoy tienen peso en el consejo directivo de la Bolsa con la silla de la vicepresidencia.

Peronismo núcleo   
Volviendo a su proclama, el diccionario del Oxford Languages de Google, explica que es un 'discurso de carácter político en el que persona con autoridad expone sus propósitos o lo que se debe hacer'. Se ve que Perotti leyó la definición y la empuñó en la Bolsa para dar su modelo de país federal. 

 

“Hay que rescatar los aportes de esta provincia en la hidrovía (...) Está subiendo el río y significa sacar más granos al mundo desde aquí. Eso hablamos acá en el interior, y no en otro lado. Se debe discutir nacionalmente, y, particularmente, cuando hay que hacer compromisos internacionales. Cómo nos nutrimos de divisas”. De ese modo puso el ancho sobre la mesa: de este río salen los dólares para pagarle al FMI.

El planteo de Perotti es también un consejo: no busquen más, la salida está en Santa Fe. Es por acá, insiste. “La producción agropecuaria, agroindustrial y agroalimentaria son sectores fundamentales para crear una nueva oportunidad para Argentina con una nueva matriz de crecimiento”, sostuvo. El Gobierno coincide en que es por ahí; claro, en las retenciones. La salvedad es que el gobernador habla de un sistema productivo preestablecido a imitar,  no de su gestión. 

 

Así como el Presidente se cansó de venderse como el más federal de los porteños para exponer su forma de administrar el país, Perotti se tienta con parafrasearlo y pensarse como el más porteño de los federales. Se tienta con ser un gobernador del interior que pise Buenos Aires y, desde allí, aplique su modelo federal. La proclama no terminó con un ¡Viva la Confederación Argentina! como el célebre pronunciamiento de Justo José de Urquiza, pero ganas no le faltaron de gritar “Viva el peronismo núcleo”.

Fuente: Letra P, sobre una nota de Facundo BORREGO

Te puede interesar