Lavacoches: La Municipalidad se llevó a los mejores, quedó un variopinto

LOCALES Por José ZIMERMAN
El nicho comercial no admite vacíos y cuando se van aquellos con experiencia, trato cordial y confianza con la gente, queda un variopinto indescifrable, que a tornado imposible estacionar en algunos lugares del centro
LAVA-COCHES-1280x720

La tibieza de la Municipalidad de Rafaela muestra una vez más sus consecuencias. Aquí no puede haber medias tintas. El lavado de autos es una actividad rentable, que otorga interesantes dividendos a quienes desarrollan la tarea y solo existen dos caminos: la regulación o la prohibición total.

Voy a dar mi opinión como frentista de Av. Santa Fe. Creo que la tarea debe ser regulada. Es un trabajo honrado y el Estado debe velar porque su desarrollo reporte un beneficio para la comunidad.

El sistema de identificaciones y capacitaciones había sido un comienzo, pero ahora la Municipalidad ha convertido a aquellos trabajadores que la comunidad rafaelina en general, y los vecinos del microcentro en particular, habían elegido por su destacada labor y los ha convertido en dependientes del Estado con trabajos subsidiados. 

Algunas personas eligen la seguridad de un salario fijo y este ha sido el caso de muchos lavacoches Por el bien de esas personas a las que la comunidad céntrica ha tomado cariño, espero esos trabajos les duren. Dudo mucho que así sea, la idea fue esconderlos bajo la alfombra. 

La Municipalidad no lo tuvo en cuenta, pero el nicho comercial no admite vacíos y cuando se van aquellos con experiencia, trato cordial y confianza con la gente, queda un variopinto indescifrable, que a tornado imposible estacionar en algunos lugares del centro.

Estamos donde empezamos y costará mucho encontrar ese equilibrio nuevamente.

Te puede interesar