Nazarena Vélez: “Para hacer mi primer comercial me obligaron a bajar tres kilos de un miércoles para el sábado”

ESPECTÁCULO 04 de octubre de 2021 Por Julia VOSCO
nazarena_velez_academia

El ultimo programa de “Debo decir”, conducido por Luis Novarecio, tuvo como invitados a Jorge Asís, Nazarena Vélez, Antonio Birabent, Sabrina Garciarena y Fernanda Metilli. Como siempre, hubo momentos divertidos, pero otros mucho más serios y duros.

Justamente, un momento bastante delicado y con un clima tenso fue cuando Nazarena Vélez contó como fueron sus inicios en el modelaje. En un momento, estaban hablando de lo mucho que cuesta rechazar trabajo y fue cuando la ex de Daniel Agostini contó su vivencia.

Nazarena contó que en un momento se vio obligada a decir “basta” porque su cuerpo no lo podría resistir, y Novaresio le preguntó si, en algún momento, había sentido que se iba a morir por esa vida que llevaba.

La rubia contestó sin rodeos: “Fue cuando dejé las anfetaminas. Me me quedé tirada en la cama y me quería levantar, pero no me podía mover. La cabeza me funcionaba y el cuerpo no”, contó la actriz.

Y luego, la actriz detalló momentos que vivió en sus inicios: “Yo me drogaba, eso era. Las anfetaminas son droga. Me acuerdo que cuando me agarró como un pre infarto o no me acuerdo como se dice, el médico me dijo: ‘Hacé de cuenta que tenés treinta líneas de cocaína en el cuerpo’”, y agregó que lo hacía solo “para estar flaca”.

Nazarena Vélez contó que de chica era “gordita” y que sufría mucho en el colegio, hasta una cierta edad suya: “me acuerdo que a los 14 años, como que pegué un estirón y dije: ‘Esto es lo que quiero’. Ahí es cuando empiezo a trabajar como modelo”, destacó la actriz.

El comienzo en el modelaje también fue duro: “Para mí era una necesidad trabajar. Y yo siempre tuve mucha cola. Así que en el primer comercial que quedé me dijeron: ‘Sos divina, tenés que bajar tres kilos o cuatro’. Era un miércoles y el sábado grababa. ¡Y yo no quería perder la plata!”.
Y cerró la anecdota: “No tenía la ilusión de ser modelo, pero sí quería la plata. Quería laburar. Así que a esa edad, chiquita, me fui a la farmacia a comprar laxantes y diuréticos. ¡Era la única manera!”, contó Nazarena Vélez.

Ella contó que finalmente pudo hacer el comercial, pero lo hizo muy deshidratada: “Después, con el tiempo y con la gran presión social, porque tenemos una gran presión aún hoy, y con la necesidad de laburar y el hecho de no querer dejar el trabajo, porque en el primer comercial ya me pagaron mil dólares y no había forma de rechazarlo, sacrifiqué mi salud”.

Te puede interesar