La oposición santafesina dilata definiciones, pero el reloj comienza a apurarlas

POLÍTICA Por Coni Cherep*
frente-de-frentes-RN

En Casa Gris todavía guardan esperanzas de que no haya unidad. En los partidos que planifican el acuerdo definitivo todavía quedan algunas dudas respecto a la voluntad final. El «factor nacional», las expectativas individuales y la ausencia de un liderazgo pleno, confluyen para complicar las cosas. Pullaro retoma la campaña, el socialismo no termina de dar el salto, el PRO busca candidato, Losada mantiene en vilo a Scarpin, Bonfatti se propone encabezar una lista y en las dos principales ciudades, Javkin y Jatón, barajan las cartas.

 

Al peronismo le queda una esperanza en Santa Fe: que la oposición se mantenga dividida de cara a las elecciones a gobernador de septiembre. No es una especulación, sino una confesión de un dirigente muy cercano a Omar Perotti. «Nosotros esperamos que el socialismo termine no yendo al Frente opositor, y todavía guardamos esperanzas fundadas». Cuando se consulta por las razones, no duda en fundarlas: «A nivel nacional nosotros estamos trabajando por una alternativa con Schiaretti y otros sectores del peronismo no K. Juan y especialmente Urtubey, creen que ese es el lugar al que deberian incorporarse los socialistas para las presidenciales. Si es así, no hay forma de que terminen cerrando con la UCR y el PRO en la provincia»

Sin embargo, desde el Socialismo no opinaron al respecto, y todo indica lo contrario. O al menos parece. En la provincia ya se dieron conversaciones formales entre todos los partidos que aspiran a formar un frente, y hay quienes se animan a asegurar que en los primeros días de febrero habrá definiciones. El problema es precisamente ese: ¿Cuales son las definiciones que esperan?

La falta de avance en asuntos programáticos, y las indefiniciones en torno a la identidad del Frente, empiezan a generar incertidumbres concretas. Eso dice uno de los principales dirigentes del socialismo que participó de las reuniones entre partidos: «El problema es que no conseguimos avanzar en asuntos que después pueden generar controversias, y estos son los meses en los que se debe avanzar. Nosotros ya hemos planteado la necesidad de definir una mesa que redacte un documento programático y que empiece a definir los aspectos finos, por ejemplo el nombre, las siglas, la identidad. Hoy parece menor, claro, pero es lo que nos va a permitir avanzar frente a la gente»

En el radicalismo esperan que el socialismo anuncie indubitablemente su pertenencia al nuevo Frente, y que eso termine en una foto de unidad. Un asunto que no está concinado del todo dentro del partido de la rosa.

«Lo que uno espera es que anuncien su decisión, nosotros ya mantuvimos varias reuniones, sabemos que hay voluntad, pero una cosa es dentro de cuatro paredes y otra cosa parece ser en la pública. Cada vez que pueden, especialmente los sectores más cercanos a la conducción del partido, manifiestan diferencias. A veces da la impresión de que prefieren marcar más eso que las coincidencias» remarca un dirigente radical, que también forma parte de las negociaciones.

En el seno radical sólo queda una duda: Si Carolina Losada será o no precandidata. Si es No, en su lugar irá el senador Dionisio Scarpin. Si es Si, resta saber si lo hará aspirando a la gobernación, o si buscará encabezar la lista de diputados provinciales, para despejar cualquier duda. El encargado de eso es el diputado Julian Galdeano, que mantiene su lugar de conductor del sector, y espera mantener la incidencia que les otorgaron las elecciones de 2021. «Julián sabe que la carta es Carolina, y no está apurado en tomar decisiones. La definición será pasado marzo. Eso les permitirá negociar mejores condiciones, si finalmente Losada no baja». Más allá de esas definiciones, el ex intendente de Santa Fe, Mario Barletta se muestra muy cercano al sector y si bien no manifiesta aspiraciones personales – le quedan casi tres años de banca como diputado nacional- no descarta competir en el territorio. Algunos creen que buscará ser de nuevo intendente, un asunto sobre lo que el exrector, no suelta «prenda».

Lo demás, está definido: Maximiliano Pullaro sigue en campaña, con una medición constante de niveles de conocimiento, de imagen y de intención de votos. Desde ese sector siguen con expectativas las planillas, pero al mismo tiempo no paran de hacer «territorio». «Maxi lo aprendió de Miguel (Lifschitz) y no para de caminar. Va pueblo por pueblo, y eso no solo ayuda con su nivel de conocimiento, sino que acerca posiciones con muchos dirigentes que mantienen dudas sobre su posicionamiento». A su lado, de manera irreversible, hay un importante sector del PRO, que encabeza Chumpitaz y que va competir por la intendencia de Rosario.

Al NEO, se le ha sumado el otro sector del viejo radicalismo universitario. Allí talla el nombre del ex intendente José Corral, con expectativas legislativas y de la concejala santafesina Adriana «Chuchy» Molinas, que aspira a competir por la intendencia de la capital provincial.

En las dos principales ciudades, los intendentes están «incómodos» con el avance del Frente. Jatón ha manifestado en reiteradas ocasiones sus reparos a formar parte de la misma coalición que Corral, y Javkin no define si buscará la reelección o si se lanzará a la gobernación. Las dos cosas complican el panorama. Por el lado del santafesino, creen en la concreción del frente a nivel provincial, pero rehúyen a que ese acuerdo los alcance para las municipales, un escenario como menos confuso.

Por el lado de Javkin, las dudas terminan impactando sobre la indecisión socialista: Si el intendente salta a la arena provincial, disputará el mismo electorado que el socialismo y despierta dudas en quienes están fogoneando la candidatura de Clara García, para la gobernación. Mientras Javkin duda, los socialistas dudan por las dudas de Javkin.

Al mismo tiempo, el exgobernador Antonio Bonfatti quiere formar parte de la contienda para encabezar la lista de diputados provinciales. «Tenemos que aspirar no solo a ganar la gobernación, sino a asegurarnos el triunfo en diputados. Para eso hay que tener una lista final con nombres importantes, y no hay ninguna duda del peso que tiene su nombre. Ninguna encuesta dice lo contrato» afirman desde su círculo más cercano.

En el PRO, esperan la llegada del «Mesias»- que Del Sel finalmente acepte o que aparezca un «tapado»- al menos es lo que se deduce de las definiciones que surgen de la conducción del partido. A falta de un candidato de peso, la concejala Anita Martínez ya se muestra trabajando cerca de Losada, en algunos videos de redes sociales. Federico Angelini, sigue con expectativas las definiciones nacionales del PRO y espera una definición de Mauricio Macri: «Si Mauricio es candidato, Federico irá por la gobernación, pero mientras tanto no definirá nada» dicen y agregan: «Queda claro que el candidato de Larreta en la provincia es Pullaro. Y si le preguntan a la «Pato», va a terminar dando el mismo nombre, a pesar de las diferencias. Fede va a jugar si finalmente juega Mauricio».

Precisamente el nombre de Macri o el de la propia Bullrich, son los primeros en sonar a la hora de las dudas socialistas: «Cuesta aceptar que debamos jugar con ellos en las elecciones. No es un asunto fácil de resolver puertas adentro, pero queda claro que lo contrario implicará hacerle un favor a las expectativas del peor peronismo que encarna Omar Perotti», concluye un socialista aún indefinido.

Los partidos más chicos, esperan que los grandes definan, y aunque algunos hagan sonar las quejas, todos saben la importancia de poner las piedras grandes dentro del tarro.

«Se supone que en la primera semana de febrero tiene que empezar a definirse todo. Si me preguntas a mi, creo que no queda mucho margen para que no se sume el socialismo. Las razones son obvias: tienen la chance de competir por adentro con una o un candidato propio. Por afuera saben que las expectativas son menores, y que todo se terminará reduciendo a defender algunas bancas legislativas» concluye el importante dirigente radical consultado.

«Yo creo que no hay margen para no ir por adentro. Nosotros tenemos que poner por delante las necesidades de la provincia, y aceptar las condiciones que se dan hoy por hoy. Es obvio que la ausencia de Miguel, terminó debilitando nuestras expectativas, pero como partido tenemos que tomar decisiones y aprender de lo ocurrido en estos tres años. No podemos darle la chance a Perotti de seguir gobernando a Santa Fe, es un desastre» concluye el dirigente socialista.

Las vacaciones en las deliberaciones parecen ir terminando. En las próximas horas se comenzarán a mover lentamente algunas fichas, y el reloj irá apurando los movimientos.

*Para Conicherep.com

Te puede interesar