El tiempo - Tutiempo.net

Quién es “Perrito” Camarasa, el criminal que irá a juicio por atacar a tiros los tribunales de Rosario

POLICIALES 07/09/2023 Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
RIRJOSGXNFGCBMCNVXBZR6P5RY

En septiembre del 2022, los tribunales federales de Rosario fueron el blanco de un atentado narco. Un hombre de 36 años atacó a tiros la garita de seguridad de la entrada y se fugó a pie. A un año del hecho, el fiscal que lleva adelante la investigación dio por cerrada la etapa de recolección de pruebas y pidió la elevación a juicio contra Guillermo Sebastián Camarasa, alias “Perrito”.


Este criminal, que tiene en su haber un historial delictivo y conexiones con bandas de narcotraficantes, fue acusado de ser el autor de los delitos de intimidación pública, amenazas agravadas y portación ilegal de arma de guerra.

Según la Fiscalía Federal N° 1 de Rosario, a cargo de Javier Arzubi Calvo, Camarasa realizó dos disparos con una 9 mm que dieron contra el vidrio de la garita de custodia de la Prefectura Naval (PNA) que está en el interior del predio donde funcionan juzgados, tribunales orales y fiscalías federales de Rosario.

Tras el atentado, se inició una investigación que contó con el seguimiento de las cámaras de seguridad, las cuales captaron a Camarasa deambulando por esa zona en la madrugada del 28 de septiembre de 2022.

Tal como surge del requerimiento al que accedió TN, el imputado fue caminando desde su domicilio hacia la sede judicial. Después del ataque a tiros, volvió a pie y se refugió en su vivienda, sin contar con que lo estaban vigilando.

De esta forma, la fiscalía pudo determinar que el imputado vivía en una casa de la calle San Lorenzo al 2200, a escasos metros del edificio que resultó blanco del ataque. En ese trayecto se comprobó que “perrito” recorrió “de manera apresurada” los 600 metros de distancia entre un lugar y el otro, en tan solo seis minutos.

También se lo vio días después arrojando a un contenedor de residuos un par de zapatillas, un blíster de tarjeta SIM y papeles con anotaciones, material que fue resguardado por el personal de la Unidad de Investigación Antiterrorista para llevar al juicio.

Para el fiscal, este hecho fue un acto de intimidación de bandas narcos hacia el Poder Judicial. “Constituye una práctica ilícita que ha tenido creciente visibilidad en la ciudad de Rosario, utilizada en los últimos años por las organizaciones narcocriminales para infundir temor a las autoridades públicas de los distintos poderes del Estado”, expresó Arzubi.

“El hecho objeto de la presente causa no me permite descartar que el móvil de Camarasa haya sido el de infundir temor en las autoridades del Poder Judicial de la Nación”, añadió.

Conexiones con “pesos pesados” y bandas narco
“Perrito”, como lo apodaron en el barrio, era estudiante de gerencia en gastronomía en la escuela “Gato Dumas”, y trabajaba en un local de comidas en Rosario.

Con el correr de la investigación, la fiscalía pudo comprobar que Camarasa usaba una gran cantidad de celulares con los que hablaba con presos en Chubut. Se sospecha que esas conversaciones no eran con personas condenadas por robos menores, sino con grandes criminales ligados a bandas narcos.

Uno de ellos es René “Brujo” Ungaro, líder narco de zona sur de Rosario, vinculado con la organización de Esteban Lindor Alvarado, y a la vez enemigo del Clan Cantero, que lidera la banda de Los Monos.

Del rastreo telefónico se corroboró que “Perrito” mantuvo, desde el 28 de agosto hasta el 17 de septiembre del 2022, al menos 38 comunicaciones con el Servicio Penitenciario Federal de Rawson, por lo menos dos meses antes del atentado.

Aunque aún no fue determinada la motivación del ataque, creen que se basó en una decisión de la Justicia Federal de trasladarlo a esa cárcel del sur para mantenerlo alejado de la banda que aún sigue operando en Rosario.

Camarasa y Ungaro se conocieron durante su estadía en la cárcel de Piñero. “El Brujo”, al igual que otros internos de alto perfil, fue trasladado tras la masiva fuga de junio de 2021. Al aliado del clan de Esteban Alvarado le tocó el penal de Ezeiza.

Los antecedentes de “Perrito”
“Perrito” fue detenido por última vez el 12 de octubre de 2022, tras dos allanamientos, en los que además se secuestraron prendas coincidentes con las que vestía el imputado al momento del hecho.

En octubre de 2022, el juez federal Marcelo Bailaque lo procesó con prisión preventiva como autor de los delitos de “intimidación pública, tenencia de armas de fuego de uso civil sin la debida autorización legal y anonimato, agravadas por haberse cometido con el fin de aterrorizar a la población u obligar a las autoridades públicas nacionales a realizar un acto o abstenerse de hacerlo”.

Esa medida fue confirmada en abril de este año por la sala B de la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario, conformada por los camaristas Elisa Isabel Vidal y Silvina María Andalaf Casiello.

Además, Camarasa contaba con una condena unificada de siete años y diez meses de prisión, y declaración de reincidencia dictada en 2019 por robo calificado por el uso de arma de fuego y la participación de un menor de edad en un hecho cometido el 29 de octubre de 2011.

En ese contexto, también se pudo confirmar que el acusado fue entrevistado el 24 de enero de 2021 por personal de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) en el marco de una serie de allanamientos en los que se buscaba a miembros de la banda de René Ungaro por un ataque a tiros contra un vecino de Parque del Mercado.

En una de las requisas se encontró al sospechoso viviendo en un departamento de Sánchez de Thompson al 200 bis. Al ser consultado sobre su presencia allí, dijo que estaba cuidando la casa de Florencia Ungaro, hermana de Rene.

Con informacion de Todo noticias.

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE