El tiempo - Tutiempo.net
Últimas publicaciones

Nicaragua hace del sufrimiento de los migrantes haitianos, en camino a Estados Unidos, un negocio

INTERNACIONALES 09/11/2023 Wilfredo MIRANDA
R2XYXUKDLNDYHIJRHFHPMF5FUE

La pista del aeropuerto internacional de Managua, el Augusto C. Sandino, tuvo un mes de octubre intenso: en ella aterrizaron un promedio de 18 vuelos chárter al día provenientes, en su mayoría, de Haití. Vuelos cargados con miles de haitianos que usan Nicaragua como trampolín para llegar a Estados Unidos y evitar el brutal paso por la selva del Darién en Colombia y Panamá. Se trata de una oleada masiva en la que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha encontrado una manera eficaz de hacer negocios: ingresos por los aterrizajes de las aeronaves fletadas y una serie de cobros oficiales y extraoficiales a cada migrante; ganancias que se traducen en varios millones de dólares mensuales, de acuerdo con fuentes aeroportuarias y migratorias consultadas por EL PAÍS.

Así como sucedió con los cubanos, Nicaragua no le exige visado de ingreso a los haitianos. Manuel Orozco, el experto migratorio del Diálogo Interamericano, señala en su más reciente informe que los datos de vuelos de agosto a octubre de 2023 apuntan a más de 260 aviones fletados que llegaron a Managua, es decir, alrededor de 30.000 haitianos. “Esto supone casi el 60% de todas las llegadas de haitianos a la frontera entre Estados Unidos y México. Algo similar ocurre con los vuelos de La Habana a Managua, que suman unos 50 vuelos mensuales durante 2023, es decir, 5.700 pasajeros de media al mes, el 40% del número de llegadas a la frontera entre Estados Unidos y México”.

El flanco más lucrativo del negocio migratorio de los Ortega-Murillo es el cobro de un impuesto de ingreso al país que imponen a los haitianos, pero que empezaron a aplicar también a los cubanos. Por norma general, todo extranjero al ingresar a Nicaragua “deberá cancelar un arancel turístico de 10 dólares americanos”. “Están exentos de dicho arancel los ciudadanos de los países del Convenio CA-4 (Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua)”, establece la Empresa Administradora de Aeropuertos Internacionales (EAAI). No obstante, a los migrantes les cobran entre 150 y 200 dólares de ingreso. Se trata de un cobro discrecional, coinciden dos fuentes allegadas al aeropuerto Augusto C. Sandino.

“El funcionario migratorio decide cuánto cobrarles a los haitianos, pero suele ser entre 150 y 200 dólares. Esa gente viene desesperada por pasar a Estados Unidos y termina pagando ese dinero. Traen dinero porque muchos venden sus casas, pertenencias u otros familiares en Estados Unidos financian el viaje, entonces pagan para que no los detengan. Cuando pagan, a unos les dan un papel hecho a mano por el oficial migratorio en el que le dan cinco días para abandonar Nicaragua. En otros casos no les dan nada y a otros ni les sellan el ingreso en el pasaporte. Es todo discrecional y hasta se presta para corrupción entre los agentes porque todo es en efectivo”, insiste otra fuente cercana a Migración y Extranjería de Nicaragua.

Si se hace el cálculo de 31.000 haitianos que han ingresado en las últimas semanas por un cobro promedio de 150 dólares por cada uno, el régimen de Ortega y Murillo agrega a sus arcas 4,65 millones de dólares.

Impuesto de ‘salida sin salida’
Entre el viernes 20 y el domingo 22 de octubre aterrizaron en Managua 36 vuelos chárter procedentes de Haití, un país que lleva sumido en una grave crisis sociopolítica desde julio de 2021, cuando el presidente Jovenel Moïse fue asesinado en su vivienda por un comando de mercenarios colombianos. Otra parte del negocio es el landing fee (tasa de aterrizaje) que se le cobra a las aerolíneas que aterrizan en el Augusto C. Sandino.

Aterrizar un chárter cuesta entre 2.000 a 3.000 dólares, en función del tamaño de la aeronave y los servicios que se requieran del aeropuerto. Es decir, uso de manga para desembarcar, uso de escaleras, estibadores para descargar equipaje, recargo de combustible, uso de hangar, entre otros servicios. “A estos chárteres que están viniendo de Haití les cobran un promedio de 2.000 dólares, básico, porque no hay manejo de equipaje. La gente viene sólo con una mochila y se baja del avión. Además, el landing fee tiene que ver con el tamaño del avión. Los que vienen de Puerto Príncipe han sido, en su mayoría, pequeños: tipo Embraer 175. Caben en ellos entre 50 y 75 asientos”, explica la fuente asociada al negocio de los vuelos fletados.

Si se toma en cuenta el promedio diario de 18 chárteres aterrizando en el Augusto C. Sandino desde Haití, República Dominicana e islas Providenciales, con un costo base de 2.000 dólares por landing fee, se trata de 36.000 dólares diarios. Es decir, aproximadamente unos 1,08 millones de dólares mensuales. Sin embargo, la estimación puede variar porque se siguen registrando vuelos chárter desde Cuba, así como otros tres provenientes de Kirguistán que pasaron por Bulgaria e hicieron escala en Managua en septiembre. Eran aviones más grandes: Airbus 330.

Otro aspecto del negocio migratorio de los Ortega-Murillo es el impuesto de salida que imponen a los vuelos chárter, una decisión ejecutada con la llegada de los vuelos de Puerto Príncipe. El tributo se llama “Derecho de terminal para pasajeros salientes” y las fuentes ligadas a la industria aeronáutica catalogan como “improcedente”. Usualmente, ese impuesto se incluye en el precio de los tickets redondos, y es de 44,23 dólares. Cuando se trata de un pasaje de una sola vía, es decir de ingreso como el que compran los miles de migrantes, no solía cobrarse.

“Han encontrado una nueva forma de sacar más dinero al cobrar el impuesto de salida a pesar que los chárteres regresan prácticamente vacíos. Es absurdo, porque la mayoría de esos pasajeros salen por tierra hacia Estados Unidos”, explica la fuente. Datos del Banco Central de Nicaragua (BCN) muestran esa diferencia entre embarques y desembarques durante 2022 en el Augusto C. Sandino: 634 800 pasajeros entraron por vía aérea a Nicaragua, pero sólo 312 400 salieron de la misma manera. Si se multiplica esos 44,23 dólares por 31.000 haitianos que ingresaron en las últimas semanas por el Augusto C. Sandino, se recaudó la suma de 1,37 millones de dólares en impuesto de salida.

Preocupación de Estados Unidos
Un informe de mantenimiento de calificación de riesgo publicado por la Empresa Administradora de Aeropuertos Internacionales (EAAI) revela que la crisis de liquidez que sufría el Augusto C. Sandino se acabó en 2022, cuando sus ingresos crecieron en un 95%. Ese año, gracias a la llegada masiva de cubanos en chárteres y vuelos comerciales, así como el retorno a Managua de algunas aerolíneas estadounidenses tras la pandemia, la empresa generó utilidades por 4,16 millones de dólares.

El aeropuerto estaba en crisis ya que, como consecuencia de la crisis sociopolítica iniciada en 2018, el turismo se desplomó. Mientras que los excesivos requisitos que las autoridades aeronáuticas nicaragüense impusieron a las líneas aéreas después de la covid-19 retrasaron el reinicio sus operaciones y otras no volvieron a dar servicio.

Estados Unidos expresó este lunes su preocupación por el considerable aumento de vuelos chárter desde Haití a Nicaragua en medio de la delicada crisis que atraviesa la nación más pobre de América. El encargado de Negocios de la embajada estadounidense en Haití, Eric Stromayer, advirtió a los haitianos de que están considerando emprender este viaje que “lo piensen dos veces” porque “el camino es incierto, caro y peligroso”.

Los haitianos “tienen opciones mejores, más seguras y menos costosas para viajar a Estados Unidos” y citó en este punto el programa parole humanitario, que permite a ciudadanos de Haití, Nicaragua, Cuba y Venezuela emigrar legalmente hacia la nación norteamericana. Al mes de agosto, aseguró, unos 70.000 haitianos pudieron entrar a Estados Unidos gracias a este programa, “que es seguro, ordenado y gratuito”.

Por su lado, el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Brian Nichols, dijo estar “preocupado por informes de un aumento dramático en vuelos chárter con destino a Nicaragua que facilitan la migración irregular desde Cuba y otros lugares hacia Estados Unidos”.

“Nadie debería beneficiarse de la desesperación de los migrantes vulnerables. Ni los contrabandistas, ni empresas privadas, ni funcionarios públicos, ni Gobiernos”, apuntó. Advirtió de que están “explorando toda la gama de posibles consecuencias para quienes facilitan esta forma de migración irregular. Seguimos instando al uso de vías seguras y legales”.

Manuel Orozco, del Diálogo Interamericano, dijo a EL PAÍS que “Nicaragua está instrumentalizando (weaponizing) la migración como arma de ataque contra Estados Unidos”. “Para Ortega y Murillo es oficial y públicamente expresado que Estados Unidos es un país ‘enemigo, conspirador y propiciador de golpes de Estado’, de modo que el régimen de manera premeditada ha facilitado este proceso de forma directa”.

Fuente: El País

Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE