Trucos para unos labios con más volumen sin pasar por el quirófano

SALUD - BELLEZA Por Heretz Nivel
Da forma a tu boca y volumen sin cirugía, sin rellenos dérmicos y sin arrepentimientos.
1zjx_900

Ya se sabe, todo lo que sube baja, pero no todo lo que engorda, adelgaza. Eso ha debido de pensar Kylie Jenner, que a medida que iba creciendo, iba clonándose –bisturí mediante– con sus famosas hermanas mayores. Hasta ahora, porque hace unas semanas decidió salirse del patrón familiar y deshacerse de uno de los rasgos más significativos de su rostro, su prominente boca, que había engrosado a base de años de rellenos.

Si siempre has querido tener unos labios gruesos, pero te dan miedo las infiltraciones o terminar con bultitos, con unos labios neumáticos o con una boca de pato, tienes una opción nada invasiva para conseguirlo. Vale, nunca serán los labios de Angelina Jolie, pero eso es imposible, se nace con ellos o no. Si no pretendes alcanzar ese grado de perfección, pero sí aspiras a cierto volumen, pero con naturalidad, el maquillaje bien utilizado es la mejor solución. Sigue estas indicaciones de María Soláns, directora de la agencia y escuela de maquilladores profesional Mery Makeup, para crear un efecto óptico de engrosamiento:

1. Perfila el labio
Es fundamental, eso sí, para dar la impresión de aumento de la boca que este sea un tono más claro que el labial. “Delinearlos ayudará, además, a perfilar su forma y corregirla si tiene algún tipo de asimetría, algo muy común. Hazlo con un lápiz permanente que actúe como prebase, fijará el producto en su sitio y evitará que se mueva el carmín. Y asegúrate de que la punta de la mina está afilada pero redondeada, para que tengas mejor equilibrio y no te salgas del contorno, porque nunca hay que sobrepasar más de un par de milímetros si se quiere obtener un resultado natural”.

2. Con buena base
No por repetido pierde su eficacia este mensaje: los prolegómenos son fundamentales, y así lo ejemplifica la experta. “El perfilador puede resecar los labios, por lo que su hidratación de antemano es obligada. De hecho, cuando quiero que el color dure por más tiempo, perfilo y relleno aplicando un top coat o un bálsamo”. Dependiendo del estado en el que se encuentre esta piel tan sensible, otra buena opción es realizar previamente una exfoliación con un producto específico para esta zona.

3. Tono y textura
Quizá te guste el pintalabios color vino o ese marrón chocolate que este año ha resucitado el revival noventero, pero si quieres una boca carnosa tendrás que dejar a un lado tus preferencias en el Pantone. “Según la teoría del color en maquillaje el volumen viene determinado por los colores claros, ya que al reflejar la luz crean un efecto de aumento. Por el contrario, los más oscuros le restarán tamaño a tus labios”. Vamos que lo tuyo son los rosas, corales, melocotón… Y, importante, que no sean de acabado mate, sino brillo.

4. Mix & match
La especialista recomienda mezclar dos colores como recurso para resaltar los labios solo si se tiene mucha pericia con los pinceles. Si es el caso, estas son sus instrucciones: “Es como realizar la técnica del contouring a pequeña escala. El tono oscuro lo usaremos para definir los bordes, bordeando los labios, y el claro para rellenar el espacio restante y añadir volúmenes. Después lo importante es fundir muy bien los dos colores, y esto solo ocurre cuando en la transición se aprecia un tercer color, producto de esta mezcla”.

5. Con mesura
Una de las tentaciones más frecuentes cuando se trata de sobredimensionar esta zona del rostro es extender el pintalabios hasta las comisuras, pero hay que tener cuidado con los bordes. “Es la zona más difícil de maquillar: si te sales corres el riesgo de engrosar demasiado el labio y que se vea deforme. Para evitarlo, lo más recomendable es aplicar el carmín de extremos a centro y no al contrario, ya que así no pierdes la perspectiva, porque visualizas en todo momento el trazo”.

6. El toque maestro
¿Buscas jugosidad? Pues difícilmente podrás conseguirlo si no dispones de un gloss. “Este brillo de labios crea un efecto de luz que realza la boca. Es perfecto aplicado solo o sobre los labios rellenos de perfilador para que la boca se vea más grande de lo habitual”. Aplica una capa después del pintalabios en el centro del labio inferior y verás la diferencia al instante.

Los pros, además, utilizan un truco que da muy buenos resultados, si se sabe hacer bien; consiste en bordear los labios con un corrector un tono más bajo que el fondo de maquillaje. En todo caso, para un resultado 10, como recuerda María Soláns, además de destreza y algo de práctica, se requiere paciencia, “porque un labio bien hecho precisa de 10 a 15 minutos y un pincel sintético de un tamaño acorde a la zona que se va a maquillar”.

Con información de www.mujerhoy.com

Te puede interesar