COVID-19: Resaltan la importancia de aplicarse la quinta dosis

SALUD - CORONAVIRUS Por Agencia de Noticias del Interior
itJsk7icR_1200x630__1

La quinta o sexta dosis, dependiendo del esquema primario recibido. Se priorizará a las personas mayores de 50 años y a las de 18 o más con factores de riesgo.

La decisión se produce en el contexto de un aumento de nuevos casos de coronavirus en las últimas 3 semanas. El Ministerio de Salud de la Nación reportó 3.323 casos de COVID-19 del 21 al 27 de noviembre último, un 56% más que del 30 de octubre al 5 de noviembre último, cuando se notificaron casos 1.460 casos.

Al mismo tiempo, existe un contexto internacional de alerta ante la circulación de nuevas subvariantes de Ómicron (BQ.1 y BQ.1.1). La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que “hasta el momento no hay evidencia epidemiológica de que estos sublinajes tengan un riesgo sustancialmente mayor en comparación con otros sublinajes de Ómicron”. Sin embargo, recomendó que se sigan monitoreando.

Por qué hace falta un nuevo refuerzo
“En la Argentina ya transcurrieron 7 meses desde la implementación del último refuerzo de vacunas COVID-19 que se anunció en el mes de abril”, explicó a Chequeado Teresa Strella, directora de Control de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud.

Y agregó: “Atento al descenso posible de anticuerpos generados tras la vacunación, a que en otras regiones del mundo se han ido adoptando estrategias de refuerzos de esquemas de vacunación y a que el SARS-CoV-2 no ha demostrado estacionalidad -esto quiere decir que puede presentarse en cualquier momento del año-, es que en el mes de noviembre se incorpora el tercer refuerzo para quienes hayan recibido el segundo hace 120 días o más”.

Como contamos en esta nota, las vacunas disponibles en la Argentina han demostrado ser muy efectivas para prevenir cuadros graves de COVID-19. La evidencia disponible sobre el uso de dosis de refuerzo (ver acá y acá) muestra una mayor duración de la respuesta inmune y una disminución de la hospitalzación y la mortalidad por COVID-19.

Desde la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE) explicaron que es necesario aplicarse los refuerzos para sostener la protección: ayuda a estimular la memoria del sistema inmune como un recordatorio y a prevenir el desarrollo de formas graves de la enfermedad. Además, la vacunación también es un acto solidario con aquellos que no han podido vacunarse o que se vacunaron, pero no tuvieron una buena respuesta a la vacuna por problemas en sus defensas y están más expuestos a la enfermedad.

En Estados Unidos, Reino Unido y Australia se anunció una tercera dosis de refuerzo pero con la aplicación de la vacuna bivalente de Pfizer y/o Moderna que incluye un componente de la cepa del virus original y un componente de la variante Ómicron. En la Argentina, por el momento, estas vacunas no se encuentran aprobadas por la autoridad regulatoria y la vacunación se realizará con las dosis que se vienen aplicando como refuerzo en la campaña (Pfizer y Moderna). Los especialistas llaman a aplicarse la dosis de refuerzo y no esperar a la aprobación de estas nuevas vacunas, dado el contexto nacional e internacional de aumento de casos.

Quiénes se deben vacunar y dónde
En una primera etapa, el personal de salud independientemente de la edad, las personas de 50 años o mayores y las personas mayores de 12 años con inmunocompromiso y las personas de 18 a 49 años con factores de riesgo. Es importante destacar que tienen que haber pasado al menos 120 días (4 meses) de la aplicación del último refuerzo. Otro dato clave es que la vacuna COVID-19 puede darse en forma conjunta con la vacuna de la gripe.

Cada provincia implementa la estrategia de vacunación de la forma que considere más conveniente. De esta forma, la Provincia de Buenos Aires anunció que quienes se encuentren en los grupos priorizados podrán darse de manera libre (sin turno) y federal (no hace falta vivir en el territorio bonaerense) la quinta dosis en cualquier vacunatorio de la campaña COVID-19. Acá, se puede encontrar el listado completo de los vacunatorios habilitados. En esta nota, más información sobre dónde vacunarse en la Provincia.

En cambio, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires todas las personas a las que les corresponda aplicar alguna dosis de la vacuna contra el COVID-19 pueden optar por sacar un turno o concurrir al centro de vacunación más cercano, según la campaña a la que pertenezcan (población general, pediátricos, alérgicos). En la web del Ministerio de Salud porteño se pueden conocer los vacunatorios habilitados y las vacunas que están aplicando. Más información en esta nota.

“Tenemos que trabajar en completar los esquemas de vacunación, y en aplicar los primeros, segundos y terceros refuerzos. Deben vacunarse todos aquellos que se hayan dado su última dosis hace más de 120 días, fundamentalmente las personas mayores de 50 años, quienes tienen condiciones de riesgo, personal de salud, de seguridad y docentes”, aseguró la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti.

“Estamos detectando en las últimas 3 semanas un aumento de la circulación del virus SARS-CoV-2, que igualmente todavía es baja y aún no es predominante respecto a otros virus respiratorios”, afirmó la ministra, quien agregó que este fenómeno no solo se vive en nuestro país sino también a nivel regional.

En relación con las coberturas alcanzadas para el primer refuerzo, el 47,4% de la población argentina recibió la tercera dosis de la vacuna. En cuanto a los grupos de edad se observa que el 58,9% de la población de 18 y más años recibió el primer refuerzo mientras que en el grupo de 50 y más años la cobertura es del 71,8%. Con respecto a los niños, niñas y adolescentes, en el grupo entre 12 y 17 años la cobertura alcanzó el 37,2%, en el grupo de 5 a 11 años la cobertura es del 12,6% y en el grupo de 3 a 4 años la cobertura es del 2,4%.

“Como sociedad, en líneas generales hemos aprendido y prestamos atención a la ventilación de los ambientes en reuniones sociales, tomamos cuidados para con otras personas frente a síntomas respiratorios e incorporamos el lavado de manos como práctica preventiva. Sin embargo, pareciera que, con el tiempo y con la disminución de los casos graves, fue perdiéndose la percepción del riesgo y no consideráramos necesario recibir los refuerzos de vacunas; todo lo contrario: son la mejor herramienta para estar adecuadamente protegidos y seguir reduciendo las tasas de internaciones y muertes”, subrayó Analía Urueña, miembro de la comisión directiva de la SAVE durante el lanzamiento de la campaña “Sacale la roja al COVID-19”.

Te puede interesar