La oposición salió al cruce de Cristina Kirchner y su propuesta de “replantear” la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires

POLÍTICA Por Agencia de Noticias del Interior
P6Z2ALQVKJDAZI52G2XA4B3QJU

“La Constitución no habla de autonomía, habla de que se dicte un estatuto, y además creo que esta Ciudad es de todos los argentinos”. Con esa introducción, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner propuso “replantear el funcionamiento jurisdiccional” de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, durante un encuentro con senadores y diputados del Frente de Todos que tuvo lugar en el Salón Azul del Senado de la Nación, tras los incidentes que marcaron el fin de semana protagonizados por militantes del oficialismo que chocaron con la policía metropolitana frente a su residencia del barrio de Recoleta. Como era de esperar, los dirigentes porteños de la oposición no tardaron en salir al cruce del debate sugerido por CFK.

La nueva polémica se da en el marco de las concentraciones que tienen lugar en la esquina de Uruguay y Juncal, frente al edificio donde la vicepresidenta reside. Allí, el pasado sábado militantes del Frente de Todos derribaron las vallas que el Gobierno de la Ciudad había instalado alrededor de su casa y se produjo un fuerte enfrentamiento que derivó en la detención de cuatro personas y siete policías heridos.

En ese contexto, Cristina Kirchner planteó que “una policía política se ha apoderado de la seguridad de las calles”. Por tal motivo, consideró que se debería “repensar un poco el tema de esta bendita Ciudad de Buenos Aires”.

En esa línea, justificó sus dichos al considerar que “debe ser replanteado porque la Constitución no habla de autonomía, habla de que se dicte un estatuto, y porque creo que esta ciudad es de todos los argentinos”.

La primera en reaccionar frente a la propuesta sugerida por Cristina Kirchner fue la ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, María Soledad Acuña, quien consideró que “es mucho más fácil discutir causas judiciales que explicar una inflación del 100 por ciento”, como así también “escandalizar con el debate sobre la autonomía de la Ciudad que admitir un 50 por ciento de pobreza y un ajuste brutal”.

Para Acuña “las cortinas de humo que fabrica el gobierno kirchnerista no pueden tapar más la realidad: esta forma de hacer política, de enfrentar a los argentinos, de mentir, no va más ni alcanza para ocultar la desastrosa gestión que encabezan desde que volvieron “mejores”.

Por su parte, el Senador nacional por la UCR y coalición de Juntos por el Cambio, Martín Lousteau consideró que Cristina Kirchner “quiere avasallar la Constitución” y comparó el pedido de “repensar” la autonomía de Buenos Aires con otros hechos. “Empezaron con los helechos y La Matanza, siguieron robándonos los fondos a los porteños de un manotazo en plena pandemia y ahora quiere que la Ciudad desaparezca”, cuestionó.

A su vez, Lousteau criticó a la vicepresidenta por ir “contra muchas leyes” e instituciones como así también porque ahora “busca pasarle por encima a la Constitución”. Dado que apuntó contra el operativo policial, el senador le indicó que si desea ver un accionar represivo, “puede ir a su Santa Cruz, a la Formosa de Insfrán o al Santiago del Estero de Zamora”.

El Presidente de la Coalición Cívica ARI y diputado nacional, Maximiliano Ferraro apeló a datos históricos al recordar que en 1880 Leandro Alem “alertaba que Buenos Aires debía ser defendida de los gobiernos centrales” y consideró que a Cristina le molesta la Ciudad porque “es una alternativa democrática, cosmopolita, solidaria, plural, abierta y participativa contra quienes fomentan la intolerancia y las divisiones”.

Por eso, remarcó que el repensar la autonomía de la Ciudad es “inaceptable” y sostuvo que no se trata de una “policía política sino de un cuerpo que asume la función de cuidado y prevención”, función que “el gobierno nacional hacía a medias”.

Emmanuel Ferrario, vicepresidente de la Legislatura porteña, indicó que las declaraciones de Cristina Kirchner “demuestran un profundo odio y resentimiento”. Además, sostuvo que dichas reacciones se deben a que “el kirchnerismo va contra todo lo que no puede controlar”.

Por eso, le pidió a la vicepresidenta que “termine con el show y el escándalo, enfrente sus problemas con la Justicia y deje de mentirles a los argentinos. Toda esta puesta en escena no va a alcanzar para tapar el desastre económico, político y social que está haciendo su gobierno”. Por eso, Ferrario aseguró que seguirán defendiendo la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires como así también de el accionar policial.

El legislador y presidente del bloque Vamos Juntos, Diego García Vilas tildó a las declaraciones como una “peligrosísima amenaza de la Vicepresidenta” y apuntó contra determinadas políticas del Gobierno Nacional al indicar que “ya no alcanza con recortes arbitrarios de coparticipación o fallos absurdos de jueces militantes. No. Ahora, y sin ningún disimulo, dejan en claro cuál es la verdadera motivación”. De hecho, remarcó que se trata de un “avance institucional sin precedentes desde la reforma constitucional de 1994″.

Por su parte, el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Marcelo D’Alessandro advirtió que luego de años de hostigamiento, finalmente Cristina Kirchner admitió que “quiere avanzar sobre su autonomía” y por eso, cuestionó que “su proyecto político es más importante que la Constitución”. En ese sentido, cuestionó el discurso de odio, los recortes de recursos y “la asfixia permanente a la que el kirchnerismo pretende someter a la Ciudad”.

Finalmente, para la exdiputada Silvana Giudici la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires no se discute y criticó que la vicepresidenta “va por todo, en busca de impunidad”. De manera que tildó su accionar como una “lamentable bajeza”; mientras que el secretario general y de Relaciones Internacionales, Fernando Straface, criticó que se priorice un orden político en lugar de atenuar el “caos social” o la igualdad frente a la ley.

 

 

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar