¿En qué anda el socialismo?

POLÍTICA Por Agencia de Noticias del Interior
clara_pablo.png_1756841869

Tras la muerte del exgobernador Miguel Lifschitz, único conductor inexpugnable, el socialismo entró en un proceso de revolución interna. Esa situación promete potenciarse a lo largo del electoral 2023. Así como hay un sector, referenciado en la presidenta nacional del PS, Mónica Fein, y la diputada provincial Clara García, hay otros, referenciados en el exmandatario Antonio Bonfatti y el intendente capitalino Emilio Jatón, que no descartan apoyar candidaturas que provengan de otros partidos de la oposición. El campamento de la juventud del partido que terminó este sábado y una cena con potenciales aliados, presencias y faltazos que se realizó entresemana amplificaron las tensiones.

Lifschitz era número puesto, para el socialismo y para toda la oposición. El sector que él lideraba quedó con la conducción del partido, Fein a nivel nacional y el diputado Enrique Estévez en el ámbito provincial. No obstante, dicho cetro no impide que, de cara a las elecciones, los diversos sectores internos especulen con estrategias diferentes.

Fein habla de “unidad y compromiso” y no da vueltas de cara a 2023: ya le levanta la mano abiertamente a García. La quiere como candidata a gobernadora y también pretende que el socialismo presente candidaturas en todas las categorías de la Boleta Única. Esa postura tiene la banca de la tribu, el propio Estévez, el presidente de Diputados, Pablo Farías, el legislador Joaquín Blanco y más. Lifschitzmo, se lo podría denominar.

Sin embargo, una cena que se concretó el miércoles en Rosario complejizó el panorama interno del PS. Convocó el intendente de Rosario, Pablo Javkin, y asistieron socios suyos, como la presidenta del Concejo, María Eugenia Schmuck, y el rector de la Universidad de Rosario, Franco Bartolacci, además de aliados radicales como el senador Dionisio Scarpin, el diputado provincial Julián Galdeano y viejos amigos socialistas como Bonfatti y su mano derecha Rubén Galassi. Pegó el faltazo el intendente Jatón, pero dieron el presentes tres de sus laderos socialistas: el diputado provincial Nicolás Aimar, el intendente de Villa Gobernador Gálvez, Alberto Ricci, y la concejala santafesina Laura Mondino. Mesa larga en la casa de un colaborador de Schmuck.

Bonfatti y Jatón no están de acuerdo con la estrategia de Fein. El exgobernador y el intendente consideran que el socialismo no está en condiciones de presentar candidaturas en todas las categorías y estarían dispuestos a empujar una candidatura no socialista a la gobernación. “Si presentamos a gobernador, no podemos presentar a Diputados, todo no se puede”, verbaliza  una de las presencias. No solo eso: el dúo está dispuesto a bancar el plan "Javkin gobernador".

Surgen preguntas entonces. ¿El socialismo llegará partido a las elecciones? Tras una historia reciente de conducción opositora en el Frente Progresista y unidad hacia dentro, ¿Bonfatti y Jatón podrían apoyar a un extrapartidario para la Casa Gris? En el lifschitzmo, en tanto, aseguran que para ese sector es condición sine qua non que el PS lleve candidaturas en las cinco categorías para ingresar al frente de frentes. "No estamos dispuestos a que el partido no lleve candidato a gobernador. No vamos a resignar ni entregar la identidad de nuestro partido por un par de legisladores", confiaron  en el entorno de Fein.

¿Cómo se resuelve entonces la ecuación? El socialismo debería convocar a un congreso para definir la política de alianzas. En ese caso, Fein y su tropa guarda una carta de peso y dice ostentar la mayoría de congresales. Spoiler: polémica en puerta. A la vez, desde ese mismo eje abren muchos interrogantes respecto de la aventura provincial de Javkin. "Rosario necesita de convicción y señales claras a la ciudadanía, a Javkin no le sobra nada para renovar en Rosario y esta especulación no ayuda", señalan desde el sector. No sorprende, el vínculo con el intendente es sinuoso y desparejo desde hace rato.

La cercanía entre Bonfatti y Javkin tiene un antecedente para personas entendidas: el voto a favor de la concejala rosarina Susana Rueda a la torre de 200 metros, un proyecto inmobiliario polémico que alteró la normativa existente en el top Puerto Norte. La periodista integra Fuerza del Territorio, la tribu socia de Jatón y amiga de Bonfatti. Para dicho proyecto, la concejala Verónica Irizar, cercana a García y Fein, prefirió abstenerse. En concreto: Javkin le debe, en mayor o menor parte, el ok del rascacielo al bonfattismo y amistades.

 

Javkin repartió invitaciones a la cena al sector de Fein y García, pero prefirieron no ir. Al jatonismo no le sorprende la ausencia porque no olvida la tensión histórica entre el intendente y ese sector. Blanco y Estévez, en cambio, esperan antes por una bilateral con el eje que conduce Galdeano, para luego sí agrandar los platos de la mesa.

 

Mueven todos y todas, nadie se queda quieto.

Fuente: Letra P, Nota de Pablo FORNERO

Te puede interesar