“Trabajo con insumos para una semana”: la falta de dólares y la inflación, en el foco de la reunión de la UIA

ECONOMÍA 12 de noviembre de 2022 Por Mariano Boettner*
34CMCZNJ65DF3PHGN32XWYQ4RM

Dos elementos sobrevolaron de manera persistente en la cumbre industrial que la UIA organizó este jueves en Parque Norte, en el cónclave anual que reúne a ejecutivos fabriles de todo el país: la acuciante falta de divisas que cierra la canilla de importaciones de bienes e insumos y, en términos generales para la economía, la aceleración inflacionaria.

Quedó más atrás en la línea de largada de los reclamos ejecutivos industriales el plan de control de precios que el Gobierno pondrá en marcha en los próximos cuatro meses. Un sondeo entre compañías del sector de consumo masivo realizado por Infobae a lo largo de la 28° Conferencia Industrial reflejó que ese nuevo esquema, que había arrancado con objeciones por lo bajo desde los ejecutivos, terminó por contar con un buen volumen de acompañamiento.

Apareció, en ese plano, una promesa que terminó de inclinar la balanza a favor de Precios Justos: la moneda de cambio que planteó la Secretaría de Comercio para las empresas que ingresen en ese programa es, casualmente, el factor más determinante para la continuidad de su producción, es decir, la fluidez con la que el Poder Ejecutivo habilita divisas para la importación de bienes e insumos.

En muchos casos la situación es tan urgente que la planificación de las líneas de producción no se pueden extender más allá de los días y las semanas. Desde una compañía del sector de fabricación de electrónicos aseguraron que “tenemos insumos para una semana, pero hemos llegado a trabajar con provisión para dos días”, alertaron. Sin esos insumos, aseguran, no tienen margen: “Tengo que parar la planta o al menos una línea de producción”.

Desde el sector de pinturería, que también requiere insumos importados, mencionaron que un problema adicional: que los plazos de autorización y giro de divisas que salen del nuevo Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA) es de unos 180 días, salvo para las pymes, lo cual convierte en casi inviable para muchas empresas financiar sus importaciones.

“No puedo decirle a un proveedor del exterior que me espere 180 días para que le gire el pago, se da vuelta y se lo vende a otro país. Y la Argentina no tiene tanto peso en volumen como para que eso pese”, mencionó un ejecutivo fabril, café en mano, en uno de los breaks de la conferencia industrial.

A propósito, ese mecanismo planteado como “zanahoria” para las compañías que ingresen a Precios Justos, que incluiría un acceso menos difícil a los dólares para importar, despierta algún escepticismo entre los empresarios. “Si eso significa que los que no entren al programa no van a tener dólares, va a ser un problemón”, resumió.

La alternativa para conseguir divisas, explicaba otro ejecutivo, es ir al dólar contado con liquidación o conseguir financiamiento comercial, pero implicaría entonces tener insumos a un valor de reposición mucho más alto. “Ningún mercado te puede soportar un aumento del 100%, así que no se puede pasar a precios. Tenés el peor escenario: mercado recesivo con aumento de costos”, mencionó.

Uno de los últimos paneles de la Conferencia Industrial, luego del discurso de Sergio Massa en el que el dirigente de la UIA Miguel Rodríguez le reclamó de manera directa que los plazos de giro de dólares del SIRA convierten inviables a los procesos de importación, tuvo como protagonista al director ejecutivo de la entidad y economista Diego Coatz, que hizo un crudo análisis de la situación de la actividad fabril.

“Atrás de la macro tiene que haber cierta previsibilidad. No hay magias. La macro es confianza y eso es una suma de políticas económicas. La actividad se recupera, se estiró más de lo que esperábamos, hay signos de amesetamiento. Atrás de la brecha cambiaria durante años estamos con problemas de acceso a los dólares. Eso genera no solo problemas de producción sino aumentos muy fuertes de los costos en un contexto de alta inflación. Porque a cuánto voy a reponer yo si consigo crédito comercial que tiene un costo en un contexto de alza de tasas de interés. Es un doble problema”, planteó el ejecutivo.

Respecto a la demanda, Coatz mencionó que el consumo comenzó a mostrar los primeros síntomas de erosión por la alta inflación. “Oferta y demanda empiezan a presionar sobre el nivel de actividad”. “Es una doble agenda, en el corto plazo evitar parates en la producción, y en un mediano plazo tener una macroeconomía ordenada”, cerró el director ejecutivo de la UIA. Coatz participará, como directivo industrial, de una mesa junto al Gobierno nacional para elaborar un “semáforo” de urgencias para tener un monitoreo de los casos que tienen menos margen de acción por falta de insumos, según anunció Massa este jueves.

Las estimaciones de los economistas de la principal entidad industrial hablan de una situación de faltantes de insumos importados en cada vez más compañías. “El 74% de empresas encontraron dificultades para abastecerse de insumos y un 70% para pagar importaciones. Asimismo, el 32% frenó parte de sus operaciones, mientras que otro 46% considera probable tener que hacerlo en el futuro cercano”, estiman en la UIA.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar