Las acciones argentinas en Wall Street ganaron hasta 170% en 2022, lideradas por el sector energético

ECONOMÍA Por Juan GASALLA
GV3EQMUBA3PVY6X5K7AIOAIVLA

El S&P Merval de la Bolsa de Buenos Aires cerró el año con una ganancia de 43% en dólares, lo que convirtió al mercado accionario argentino en el de mayor rendimiento a nivel mundial, solo superado por la Bolsa de Estambul, que en 2022 ganó 109,6% en dólares.

En pesos, el Merval superó los 202.000 puntos, que significan un incremento de 142%, bien por encima de la inflación local estimada en el 95 por ciento. La estrella fue el sector energético con acciones como Vista (+171% en dólares), Transportadora Gas del Sur (+168%), YPF (+139%), Tenaris (+66%) y Central Puerto (+56%).

 
“El 2022 cierra con el Merval a paso firme; supera por primera vez desde las Paso de 2019 los USD 600, acumulando una suba de 13% en dólares en el último mes. Desde la llegada de Massa el índice de acciones argentinas ha acumulado una suba de 60%, lo que le permite cerrar el 2022 con un rendimiento del 47 por ciento. Es una gran noticia para los inversores locales, sobre todo al observar el contexto internacional de crisis política y económica que desencadenó la Guerra entre Ucrania y Rusia a inicios de año: el Índice S&P cayó un 20% en 2022, al igual que el Dow Jones (-8.8%) y el Nasdaq (‑33%)”, remarcaron desde despachos oficiales.

En el listado destacan muchas compañías del sector energético, que en todo el mundo tuvieron fuertes ganancias debido al fuerte aumento del precio del petróleo a partir de la invasión de Rusia a Ucrania.

En la Bolsa local, la preminencia de papeles relacionados al sector de energía tuvo que ver además con el esquema de adecuación de tarifas de servicios públicos que inició la gestión Massa para reducir el déficit fiscal y cumplir con las metas comprometidas con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En pesos, YPF y Transportadora Gas del Sur superaron el umbral de 300%, mientras que Transener, Central Puerto, Transportadora Gas del Norte y Comercial del Plata ganaron por encima del 200% en el año.

La contracara fue el sector bancario que, en general, mostró un pobre desempeño, justificado por el alto grado de exposición a títulos del sector público, tanto de bonos del Tesoro como de Letras de Liquidez (Leliq) emitidas por el Banco Central. En dólares, Banco Macro bajó un 50%, seguido de Grupo Galicia (-35%), Banco Supervielle (-30%) y Banco Francés (-19%).

Un comportamiento sorprendente que tuvieron las acciones es que en el primer semestre se mantuvieron casi estáticas a pesar de la creciente inflación. Tocaron su nivel más bajo a fines de junio, mes en el que se desató la crisis política por la renuncia de Martín Guzmán al Ministerio de Economía.

A partir de la llegada de Massa arrancó una fuerte recuperación, que se sostuvo y hasta se aceleró en las últimas semanas gracias a señales fiscales más ortodoxas y la suba de los precios regulados para reducir el déficit.

“Entre los acontecimiento que movilizaron al mercado en el transcurso del año, se encuentran los cambios en el Ministerio de Economía: en primer lugar, tras lograr un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y acordar con el Club de París, Martín Guzmán presentó su renuncia. Luego de ese suceso, y por un tiempo breve, el mando fue asumido por Silvina Batakis, quien intentó acomodar la situación macroeconómica. Finalmente, Sergio Massa tomó las riendas y utilizó los recursos a su alcance para cumplir las disposiciones del FMI y mantener a flote la economía local”, evaluó Priscila Bruno, analista de Rava Bursátil.

Ni la suba del dólar en diciembre redujo el interés creciente de los inversores en el mercado accionario. La mayor volatilidad cambiaria no generó mayor preocupación, al menos hasta el momento.

“Claramente y de mediar un viso de estabilidad macroeconómica el potencial de suba del sector bancario es impresionante. La pregunta que nos surge entrando en el 2023 es ¿hasta qué punto puede continuar este rally del equity argentino? Cuando observamos la valuación del S&P Merval como índice, frente a los niveles de riesgo país, dicha valuación viene siendo consistente, aún luego de las subas de las últimas ruedas el mercado de acciones argentino se encuentra casi ‘perfectamente’ valuado de acuerdo al nivel de riesgo país observado”, explicaron los expertos del Grupo IEB (Invertir en Bolsa).

¿Esto significa qué no hay más potencial de suba? “No necesariamente, primero hay acciones que aún presentan valuaciones atractivas, como Telecom Argentina y ByMA y, dentro del sector energético, especialmente Pampa Energía, una acción que nos gusta mucho y que consideramos que su valuación se encuentra atrasada con respecto a sus comparables del sector”, agregaron desde el Grupo IEB.

Jorge Fedio, analista técnico de Clave Bursátil, explicó que “la Bolsa es la vía rápida para atesorar los sobrantes, los ahorros que son la base del crecimiento. Esos pesos que no valen nada en la bolsa se potencian y ganan valor, muchísimo más para alcanzar y superar al dólar”.

El economista Gustavo Ber señaló que Wall Street cierra un 2022 “para el olvido, donde tanto inversores en acciones como bonos han sufrido históricas caídas en un clima de cautela y volatilidad a partir de la agresiva suba de tasa de la Fed a fin de frenar la inflación pero potenciando riesgos en la actividad. Aún bajo dicho clima externo, las acciones locales han podido -dentro de un marco de selectividad- cerrar el año con excelentes retornos en dólares, los cuales se convierten todavía en más valiosos ya que resultaron a contramano del mundo”.

Claro, la renta variable argentina redondeó un rendimiento extraordinario para este panel de acciones líderes si se considera que los índices de Wall Street registran pérdidas anuales en un rango del 9% al 33%, encabezadas por los títulos tecnológicos, que supieron ser los preferidos del “rally” post pandemia.

“El 2023 no sólo seguirá caracterizado por la necesidad de administrar múltiples desafíos en los desequilibrios económicos, sino también por un calendario electoral que rápidamente irá captando la atención de los inversores. A través de los comicios se buscarían señales que puedan ir validando el principal argumento de las apuestas de los últimos tiempos, esto es un ‘cambio de ciclo’ que mejoren las expectativas y valuaciones”, agregó Gustavo Ber.

Para los analistas bursátiles, todavía hay atractivo en las acciones argentinas, en especial si se considera que comparado con niveles históricos, están subvaluadas y tiene alto potencial de upside, pues frente a los 1.800 puntos del S&P Merval en dólares del primer bimestre de 2018, hoy el Merval sigue debajo de los 600 puntos.

Un informe de GMA Capital resumió: “Por fuera de la excepción que se dio en la renta variable, ningún otro tipo de activos supo darle batalla a la inflación. En el universo indexado, la mejor alternativa para quienes pudieron tener acceso fueron los plazo fijos UVA, que rindieron 91,7% nominal, 1% real y 13,1% en dólares. A estos le siguieron las Lecer, que cerraron el año con un retorno de 2,2% por debajo de la inflación, aunque con una ganancia de 9,5% en moneda dura. Finalmente, los bonos CER rindieron -9,3% real y +1,6% en dólares”.

Fuente: Infobae

Te puede interesar