Juntos por el Cambio asistirá a la comisión de Juicio Político e intentará desactivar la denuncia contra la Corte Suprema

POLÍTICA Por David Cayón*
ENSFEMLQNNCXLAZ7YEUOR7PURA

Mientras esperan el decreto por el cual Presidencia llamará a sesiones extraordinarias e ingresará en la Cámara de Diputados el pedido de juicio político contra los ministros de la Corte Suprema de Justicia, Horacio Rosatti; Carlos Fernando Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti, los legisladores de Juntos por el Cambio terminan de afinar la estrategia parlamentaria con la que buscarán desactivar esa solicitud.

Aunque había algunos rumores de que iban a vaciar la Comisión de Juicio Político con la intención de que la ausencia mostrara el desacuerdo de la oposición, ayer se reunieron los presidentes de los bloques que conforman JxC en la Cámara Baja y decidieron asistir una vez que sea citada.

“Vamos a ir, vamos a estar presentes en la comisión. Se definió anoche en una reunión que tuvimos, así como también lo que serán los primeros pasos de la estrategia parlamentaria en la comisión”, explicó una fuente de Juntos por el Cambio.

Lo primero que harán los legisladores de la oposición es tratar de hacer caer el pedido de juicio político. Una vez que ingrese el proyecto de ley y sea girado a la comisión, los integrantes de la misma tienen que votar la admisibilidad del tratamiento. La votación es de mayoría simple, es decir, la mitad más uno. El oficialismo tiene 16 miembros, Juntos por el Cambio 14 y el restante es Alejandro “topo” Rodríguez del Interbloque Federal.

Hasta ahora, los 14 miembros de JxC y el Topo Rodríguez votan en contra, por lo que no les alcanzaría para declarar la inadmisibilidad del juicio político. Es por eso que esta parte de la estrategia parlamentaria apuesta a los diputados massistas.

Los legisladores de la oposición entienden que entre Ramiro Gutiérrez, Vanesa Massetani y Micaela Morán (todos diputados del Frente de Todos, pero que son del Frente Renovador), podrían conseguir un voto negativo. Desde el Frente de Todos aseguran que los tres acompañarán el juicio político.

“La primera parte será discutir la admisión o no. Si eso pasa, vamos a avanzar en el debate y si ellos -por el Frente de Todos- se quieren meter al barro vamos a ir al barro. Si citan testigos, vamos a citar a los nuestros”, agregó la fuente de Juntos por el Cambio consultada por Infobae y que es uno de los 14 miembros que participará de la Comisión.

En esa línea, desde Juntos por el Cambio no descartan, aprovechando que se conforma y se cita la comisión de juicio político, avanzar con los pedidos que hay para juzgar al presidente Alberto Fernández y a la vicepresidenta Cristina Kirchner. “Lo vamos a ir estudiando a medida que transcurra la comisión”, adelantaron.

Si el Frente de Todos obtiene la admisibilidad, lo más probable es que en el transcurso de los 60 días que durará el trabajo en la comisión de Juicio Político mantenga la mayoría y se imponga en el dictamen, habilitando el tema para que sea tratado en el recinto.

Esta es la segunda parte de la estrategia y es tomar una decisión respecto del rol del interbloque de Juntos por el Cambio una vez que se cite al recinto.

El reglamento establece que para que pueda avanzar el juicio político se necesita el apoyo de los dos tercios de los presentes. Sobre un total de 257 diputados, se necesitarían 177 para poder aprobarlo. El FdT tiene 118, por lo que necesita sumar 59. De ese número, 35 forman parte del interbloque opositor por lo que, si están todos presentes, las chances de avanzar son muy bajas.

En este punto será necesario saber, primero, si el Frente de Todos consigue el quórum. Eso cambia la ecuación porque si llega a los 129 diputados necesitaría solo 86 votos para avanzar. De suceder eso, lo más probable es que Juntos por el Cambio baje al recinto para cambiar la cantidad de votos que se necesitan.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar