Inflación: los 7 datos preocupantes de cara a las elecciones 2023

ECONOMÍA Por Carlos Arbia*
537302

En el lanzamiento del "Programa de Fortalecimiento Productivo Argentino" el ministro de Economía, Sergio Massa, analizó el último informe del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec publicado el jueves.

Massa reconoció que "el resultado estuvo lejos de ser el ideal pero se continúa con el camino descendente y ojalá todos tengamos los huevos bien puestos en Argentina para enfrentar la inflación".

El número conocido del 5,1% mensual en diciembre marca un aspecto positivo a favor del ministro y por otra parte un aspecto negativo.

El domingo pasado el ministro en un reportaje en el diario Perfil manifestó que "de acuerdo a las proyecciones de la secretaría de Programación  Económica el número de inflación mensual de diciembre empezaría con 4". 

Inflación: aspectos positivos y negativos

El aspecto positivo que ven muchos analistas consultados por iProfesional es que Massa no lo dijo como un adelanto de los números del Indec que le podrían haber llegado en forma anticipada lo que marca la independencia del poder político del organismo a cargo de Marco Lavagna.

El aspecto negativo es que se detuvo la baja de cuatro meses consecutivos desde el pico de julio hasta noviembre del año pasado en el que la inflación mensual pasó del 7,4 al 4,9 %.

Por otra parte hay que mencionar varios aspectos que generan mucha incertidumbre con respecto al futuro y de cara a las próximas PASO presidenciales de agosto de y de las presidenciales de octubre próximo:

1. El dato de inflación del IPC de diciembre del año pasado marca el valor anual más alto desde el 84,5 % de 1991 un año después del 1300 % registrado en la hiperinflación de  1990.

2. La suba anualizada supera la que hasta ayer era la más alta desde ese año. Fue la registrada en 2019 en el gobierno de Mauricio Macri con el 53 % y había sido la mayor hasta ese año pero el gobierno de Alberto Fernández  logró superar ese récord.

3. En términos de resultados acumulados anualizados con el número de diciembre el gobierno de Alberto Fernández alcanzó un 300% de inflación desde que asumió en diciembre del 2019. Esta es la cifra más alta acumulada en tres años de mandato desde la primera presidencia de Carlos Menem entre 1989 y 1994.

4. En estos tres años de mandato este gobierno la variación de precios acumulada llegó al 300 %  y supera a la acumulada en los cuatro años del gobierno de Mauricio Macri entre 2015 y 2019 que fue del 296 % y a la del segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner donde la suba acumulada de la inflación entre 2011 y 2015 llegó al 178 %.

5. Lo preocupante es que si la inflación llega al 100% este año como proyectan la mayoría de las consultoras privadas y bancos es factible que en cuatro años este gobierno acumule una inflación superior a la suma de la inflación del segundo mandato de  Cristina Fernández de Kirchner y del de Mauricio Macri.

6. El dato que generó más preocupación desde ayer se fundamenta en el número mensual de aumento del rubro Alimentos y Bebidas que a pesar de tener varios de sus productos dentro de los programas de Precios Cuidados y de Precios Justos aumentó un 4.7 % mensual en diciembre pasado. Lo mismo ocurrió con ese rubro en el IPC medido por CABA donde aumentó un 4,7 % mensual. Al respecto el Director de Estadísticas de CABA José Donati manifestó a Iprofesional se nota una diferencia muy importante entre los precios de los alimentos en los supermercados donde funcionan Precios Cuidados y Precios Justos y el resto de los comercios minoristas como mercados de cercanía y autoservicios o almacenes a donde esos programas no llegan. 

7. Otra de las preocupaciones de los analistas fue que en dos rubros los aumentos anuales superaron los tres dígitos. El rubro que más subió fue Prendas de Vestir y Calzados con un aumento del 120,8 % y en segundo lugar Restaurantes y Hoteles que aumentó el 108,8%.

Inflación impulsada por la alta emisión monetaria

"Lo que resulta evidente es que la alta inflación en la economía está impulsada por alta emisión monetaria, acompañada de la caída en la demanda de moneda. Los agentes económicos no desean quedarse en pesos y salen a cambiarlos por otros activos dolarizados o directamente por dólares y lo que sorprende por ahora es que el dólar paralelo  registra un aumento por debajo de la inflación esperada" explicó a iProfesional l el economista Marcelo Elizondo titular de la consultora DNI. 

Elizondo agregó que "con tasas de interés positivas frente a la inflación, con una baja confianza en el gobierno y un tipo de cambio oficial  muy atrasado pese a la dólar soja y el dólar soja 2.0 y sin fluidez en las exportaciones si está situación se traslada al 2.023 no será nada fácil llegar a las elecciones presidenciales si pasar por algún problema financiero complicado".

 Es este escenario de estancamiento para 2023 lo que suma una dificultad adicional que no estuvo presente en el 2022 a la hora de implementar el programa del FMI es el freno en el  nivel de actividad económica que se observa en los últimos meses en varios sectores industriales y la fuerte sequía que afecta al campo y el rumor del comienzo del "trade electoral" y un excedente de pesos que presiona en el mercado. 

Precio récord del dólar blue, una sorpresa para Massa y su equipo

La nueva suba en la cotización del dólar blue, que el jueves tocó un récord de 362 pesos, es una sorpresa que el equipo económico no esperaba y que juega en contra de una futura baja de la tasa de inflación en este año a valores del 60 % anual como figura en el Presupuesto 2023.

Frente a una inflación que fue superior a la de noviembre se desvanecen las posibilidades sobre una potencial baja de tasa de interés. Antes de conocerse el número de diciembre algunos analistas del mercado financiero local  asumían que una inflación por debajo de la esperada en diciembre podría impulsar un nuevo recorte en las expectativas de inflación y así permitir que el BCRA baje la tasa de interés del nivel del 75 % nominal anual.

Un fuerte argumento a favor de esta visión era que la tasa de interés ya estaba  bajando en los títulos del Tesoro, lo que daría espacio para un reacomodamiento de la del BCRA.  

El principal argumento que operaba en contra de una relajación de la política monetaria era que, si bien las expectativas inflacionarias habían cedido, lejos estaba  de confirmar un rumbo bajista y el número de diciembre confirmó esa presunción.

Además el último REM del BCRA de este mes no dejó definida una trayectoria descendente: mientras el período diciembre-febrero bajó de 6,1% a 5,6%, marzo-mayo se mantuvo prácticamente sin cambios en 6%. Por lo tanto, si el BCRA asocia su decisión de política monetaria a un anclaje de las expectativas futuras con el dato de ayer no hay chances que el BCRA baje las tasas de interés.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar