Qué hay detrás de la suba de los bonos en dólares de Argentina: ¿es momento de invertir?

ECONOMÍA Por Juan GASALLA
GTIPOF3QKYF25ZYAAHT2DLHEAU

En los últimos tres meses los bonos del canje se plegaron al “momentum” positivo que gozaron las acciones argentinas. De hecho los títulos públicos en dólares ya venían con una tendencia de importante recuperación desde mediados de octubre, con alzas superiores al 40%, después de haber tocado un piso de precios desde su salida a cotización en 2020.

Señales de austeridad fiscal con el arribo de Sergio Massa al Ministerio de Economía, el cumplimiento de las metas del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y la compra de reservas a través del esquema de dólar soja mejoraron las perspectivas sobre la deuda soberana.

 
El 2023 comienza firme para los Globales con ley extranjera que “acompañados por un viento de cola internacional que se mostró mixto, empezaron enero con el pie derecho”, según indicaron desde Portfolio Personal Inversiones, con cotizaciones promedio que alcanzaron los 30 dólares.

“A pesar de los desafíos del primer trimestre del año, los Globales argentinos exhiben resiliencia en las ruedas iniciales de 2023. Más allá de las pobres compras de dólares del BCRA y un canje de deuda en pesos con una aceptación dentro de lo esperado, el escenario internacional emergente ayudó a plantear esta situación”, detallaron desde Portfolio Personal.

En este sentido, destaca el fondo de inversión que los Globales argentinos reflejan ascensos de 7% en lo que va de enero y achicaron la distancia respecto a las acciones, que resultaron ser de las mejores colocaciones de 2022, con un alza del 43% promedio en dólares.

En la evolución del precio promedio ponderado de la deuda en dólares con ley Nueva York y el Merval en dólares “contado con liqui” desde fines de noviembre, los bonos en dólares vienen reduciendo el spread.

En cuanto a los bonos en dólares con ley Argentina, estas emisiones también anotan un alza promedio de 7% en enero, aunque algunos de ellos, como el Bonar 2035 (AL35) y el Bonar 2029 (AL29), plasman un rebote de 13% en enero.

En las últimas semanas contribuyó a apuntalar tanto la demanda como los precios de los bonos en dólares un factor impositivo. El hecho de declarar los dólares en efectivo al 31 de diciembre implicaba pagar el Impuesto a los Bienes Personales, mientras que la compra de bonos públicos está exenta de ese tributo. Es ya una tradición que la demanda de bonos, al igual que los depósitos en dólares, crezca en diciembre por ese motivo.

La suba las últimas sesiones respondieron además a una mayor demanda ante el pago de de intereses de estos bonos del canje efectuado durante la gestión de Martín Guzmán en Economía, en agosto de 2020. Acreedores privados recibirán el próximo 9 de enero un total de USD 1.018 millones por los cupones.

El Global 2029 paga un cupón del 1% anual, mientras que el Global 2030 tiene un cupón de 0,5% anual. En el tramo medio, el Global 2035 tiene un cupón de 1,5% anual. En el tramo más largo, los Globales a 2038 y 2041 muestran cupones más interesantes, del 3,87% y 3,5%, respectivamente.

Cambio de humor
Nery Persichini, Head of Strategy en GMA Capital, explicó a Infobae que “en los últimos meses se vio un cambio en el sentimiento inversor para con Argentina. Las acciones lo capturaron rápidamente. Y en los bonos, más ‘pesados’ en términos de posición técnica, también se está viendo. Desde fines de julio a la fecha, los Globales treparon en promedio un 48%, superando la performance de sus comparables. Después de este rally, hoy la paridad media es de 28 centavos y el riesgo país sobrevuela los 2.100 puntos. Por lo tanto, el margen de mejora está a la vista, aunque es más reducido que antes”.

“La baja paridad y la tasa de cupón, que en bonos 2038 y 2041 es 12% anual, dejan bien parados a los inversores en el caso de una reestructuración dura post 2023. Pero lo cierto es que la carga de pagos no es excesiva en el corto plazo como para romper contratos una vez más y pagar el costo reputacional. En 2023 vencen 0,5% del PIB, y en 2024 el 1%. Y ente 2025 y 2027, los compromisos rondan el 2,2% del Producto”, agregó Persichini.

“Puesto en perspectiva, el formidable rally que comenzó en el último trimestre de 2022 es apenas un tímido rebote, en relación con la baja desde las PASO de 2019. Desde el mínimo histórico, el precio promedio ponderado de los bonos argentinos trepó 47% en poco menos de tres meses. Todavía queda mucho por recorrer en caso de un potencial cambio de administración, aunque el camino hasta allí no sea lineal”, añadieron desde Portfolio Personal.

Desde Research for Traders apuntaron que “los soberanos en dólares habían cerrado en baja durante 2022, a pesar de la recuperación que tuvieron desde finales de julio pasado. Este año el mercado estará atento al financiamiento del Gobierno para afrontar los compromisos de deuda tanto en dólares como en pesos, en un año electoral donde se supone que aumenta el gasto público. También los inversores mirarán de cerca la evolución de la economía doméstica, en medio de una inflación que en los últimos meses se desaceleró pero que aún sigue siendo elevada”.

La agencia calificadora Standard & Poor’s adelantó la última semana que podría subir las calificaciones de los títulos públicos argentinos en moneda extranjera en los próximos seis a doce meses si existiera un “historial de ejecución exitosa bajo el Servicio Ampliado (SAF)” del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y si hay señales “sobre cómo la política aliviará los desafíos de financiamiento en el mercado local y brindará un plan para atender los principales problemas de desequilibrios macroeconómicos estructurales de Argentina”.

“La base de los problemas actuales de Argentina es la pérdida de financiamiento, y al tratar de solucionar los problemas con pocas herramientas, se van creando otros problemas, uno de los cuales es la emisión”, reflexionó Javier Timerman, socio de Adcap Grupo Financiero.

El Gobierno despejó vencimientos
Tanto los títulos en dólares como en pesos operaron en alza como respuesta a un alentador canje de bonos que logró el Gobierno el martes, con lo que despejó el panorama de vencimientos a corto plazo en el contexto de un año de alto voltaje político por elecciones presidenciales.

El Ministerio de Economía consiguió reprogramar pagos por unos 3 billones de pesos (equivalentes a USD 16.820 millones) durante el primer trimestre del año, tras una operatoria con alta participación de entidades bancarias. Resultó un “canje exitoso”, comunicó la cartera de Hacienda, mediante una conversión por un valor nominal de 1,6 billones de pesos.

Se “logró despejar el 67,2% de los vencimientos de los títulos elegibles en la operación de canje (...) Destacamos que posiblemente casi la totalidad de esos vencimientos remanentes se hallan en manos de tenedores privados”, sector con más participación que en el canje previo, reportó el Grupo SBS.

El Tesoro nacional debía afrontar vencimientos por $1,1 billones en enero, más $1,2 billones en febrero y $2 billones en marzo, por lo que ahora registra amortizaciones proyectadas a $390.000 millones, $420.000 millones y $600.000 millones, respectivamente. Así, extendió plazos de cancelación entre abril venidero y febrero de 2024.

“El objetivo de reducir a niveles manejables los vencimientos del primer trimestre puede considerarse cumplido por el Tesoro”, con el tercer canje de deuda desde que en agosto asumió Massa en Economía.

“Los primeros días del año comenzaron con un exitoso canje de deuda en pesos del Tesoro de instrumentos cuyos vencimientos se daban en enero, febrero y marzo”, sostuvo un informe de Research del Grupo IEB (Invertir en Bolsa). “Si bien es innegable que se logra cierto aire para los próximos meses, nos preocupa que la operación no logra alargar duration más allá de septiembre, con lo cual este juego de Tetris termina logrando concentrar entre abril y septiembre cerca de 11 billones de pesos, equivalente a poco más de dos bases monetarias”, agregó.

Fuente: Infobae

Te puede interesar