El arranque de año soñado para Massa, ¿se frustra por disparada del dólar?

ECONOMÍA Por Claudio Zlotnik*
547757

Uno de los economistas más consultados da cuenta de la paradoja: "Cuando visito a mis clientes -varios de ellos, gerentes de grandes empresas-, me advierten que soy muy negativo. Que tengo una visión demasiado pesimista de la realidad económica. ¿Quién se equivoca? ¿Ellos o yo?", cuenta a iProfesional.

Algunos consultores no lo van a admitir en público, pero varios de los que se quedaron trabajando en Buenos Aires viven esa misma situación: empresarios que les dicen que las cosas van mejor de lo que ellos mismos esperaban. Nada para descorchar champán, pero sí que la dinámica económica se sostiene, al contrario de lo que se esperaba hasta no hace tantas semanas.

Lo más trascendente, opinan en el gabinete económico, tiene que ver con el mercado cambiario: el Banco Central, a diferencia de lo ocurrido en octubre y en noviembre, por ahora puede sostener la ecuación y no aparece vendiendo divisas. De hecho, el último viernes adquirió u$s200 millones.  

El consenso de los economistas, antes del inicio del año, era que el BCRA -ya sin "dólar soja"- volvería a vender divisas en magnitudes peligrosas: las reservas netas alcanzan apenas los u$s7.000 millones.

Cerca de Massa admiten que es "probable" que "haya que soltar dólares en las próximas semanas" para evitar problemas adicionales con la actividad económica. El ministro vino cerrando acuerdos de precios con la condición de que esas empresas consigan dólares a precio oficial, y ahora no puede incumplirles.

Inquietud por el dólar y reservas

En Economía siguen con lupa, en el día a día, la evolución del mercado cambiario. Temen lo sucedido tras el "dólar soja 1": el Banco Central se vio obligado a vender casi u$s2.000 millones. Los funcionarios sostienen que ahora no hay margen para volver a un escenario tan negativo.

Básicamente, porque todavía no puede tomarse la real dimensión que tendría un "dólar soja 3" por el efecto sequía. Las pérdidas podrían ser récord y, en ese contexto, el escenario sería muy complicado para el sector externo y para la actividad económica.

El salto de los dólares paralelos, la última semana, encendió alarmas. El blue cerró en $369 y el contado con liquidación en $349. ¿Podrá sostenerse esta estabilidad económica si, otra vez, se agranda la brecha cambiaria?

Cómo está la economía en el inicio de 2023

Sobre la actividad, algunos de los registros divulgados por el INDEC dan cuenta de un escenario que se sostiene: la industria y el comercio muestran signos de desaceleración pero de ninguna manera de caída alarmante. La utilización de la capacidad instalada de la industria opera cerca del 70%.

La actividad económica se encuentra en el nivel que tenía en 2018, antes de la explosión cambiaria que derivó en una crisis. "Estamos en un pico de los últimos diez años", apunta el economista Pablo Goldín, jefe de la consultora MacroView. 

Los signos de estancamiento que se evidenciaron en el último par de meses no rompieron esa realidad.

Los últimos datos de empleo también dan cuenta de una estabilidad del mercado laboral, aunque con salarios históricamente bajos, que no logran recuperar el poder de compra perdido desde 2018.

El dólar, el gran desafío para lo que viene

Massa le pone todas las fichas a poder seguir controlando el frágil esquema cambiario. Consumido el "dólar soja 1 y 2", ahora no queda otra que seguir construyendo el puente hacia marzo, cuando comience la cosecha, que de por sí vendrá más debilitada por la sequía. Por eso mismo, el ministro le pone el foco a dos cuestiones:

* En primer lugar, un acuerdo de urgencia con Brasil, que le permita liberar divisas del comercio exterior.

* Y un planteo, también de última instancia, ante el Fondo Monetario para que el organismo considere el sobrecosto que la Argentina registró por culpa de la guerra, en cuanto a los elevados precios pagados por la energía.

"El Fondo no cumplió todo porque Argentina ha perdido 5.200 millones de dólares, cumplió igual las metas a pesar de eso, y me parece que ahí hay una discusión pendiente", enfatizó el ministro de Economía, el fin de semana, en una entrevista periodística.

Massa le pone expectativas a ese reclamo. "No quiero que sea parte de la discusión del programa, pero sí que de alguna manera se tome en cuenta a la hora de definir cómo se distribuyen los fondos de resiliencia, cómo se hacen los giros y cómo, además, Argentina se quita de encima el peso de algunos intereses".

Está claro que el ministro sigue preocupado por la escasez de divisas, más ahora que van pasando las semanas y la sequía no muestra una señal de alivio.

De acuerdo a las últimas estimaciones de la Bolsa de Cereales, el impacto de la sequía podría superar los u$s10.000 millones. Un golpe difícil de amortiguar en una economía que no tiene alternativas para compensar esa pérdida de dólares.

La única manera a la vista pasa por un refuerzo de los controles a las importaciones, una medida que impacta negativamente sobre la actividad económica y sobre la inflación.

Acuerdo de precios, entre el dólar y las paritarias

Para cumplir con su estrategia de llegar a una inflación inferior al 4% hacia abril, Massa ya avisó que buscará una renovación de los acuerdos de precios.

Los empresarios dudan. Más bien, quieren nuevas condiciones. Más laxas que las que están vigentes. 

Los dueños de empresas quieren que los productos que mantienen sus precios sin cambios desde noviembre salgan de ese congelamiento. 

La pelea más importante, sin embargo, se va a dar en torno de los artículos que no tienen precios "congelados" pero que tienen un tope de incremento del 4% mensual. Para los empresarios, ese máximo es inviable.

El escenario, lejos de ser previsible, está más abierto que nunca.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar