Bossio cuestionó el canje de bonos y Cecilia Moreau lo tildó de "opinador precoz"

ECONOMÍA 24/03/2023 Agencia de Noticias del Interior Agencia de Noticias del Interior

La presidenta de la Cámara de Diputados, Cecilia Moreau, respondió al fleje las críticas de Diego Bossio al canje de bonos que lanzó Sergio Massa. La diputada acusó de "opinador precoz" al ex titular de la Anses y dijo que iba a tener que meterse "la lengua en el bolsillo".

 Bossio había cuestionado frontalmente la medida: "Dicen que es para estabilizar la economía, pero están jugando a la ruleta con los ahorros de los trabajadores y futuros jubilados argentinos", publicó en un tuit, que fue celebrado por opositores como Federico Pinedo.

La pelea tuvo la virulencia especial que se da entre los que fueron colegas. Bossio fue una pieza clave del armado político de Sergio Massa, llegó a ser su jefe de campaña y luego del acuerdo con Cristina Kirchner y la creación del Frente de Todos, fue vetado por la vicepresidenta y quedó afuera de todos los cargos. Hoy está tratando de integrarse al peronismo de centro que intenta crear el cordobés Juan Schiaretti, aunque enfrenta las resistencias de Florencio Randazzo.

Para Bossio, la acumulación de deuda pública en dólares fue clave para que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) atravesara las recurrentes devaluaciones sin dañar su patrimonio. "Entre 2009 y 2015 los bonos en dólares pasaron de representar el 10,3% a casi el 45% de la cartera del FGS. Con esta decisión, en cambio, fuerzan a que el patrimonio de los futuros jubilados apueste al peso en un contexto grave de pérdida de valor de la moneda", agregó.

Quien salió a cuestionar a Bossio por la medida que tomó Sergio Massa fue Cecilia Moreau, presidenta de Diputados y una de las personas más cercanas al líder del Frente Renovador. "Avísenle a los opinadores precoces sobre el Fondo de Garantía de Sustentabilidad y los jubilados, que recomiendo leer cuál es el mecanismo sobre el canje con ANSES. Se van a tener que meter la lengua en el bolsillo, por decirlo de una manera correcta", escribió en las redes.

 Pero Bossio le respondió a los pocos minutos: "Cecilia, no sos panelista de un programa. Sos presidenta de la Cámara de Diputados. En lugar de discutir conmigo tenés una responsabilidad que cumplir: explicar a todos los argentinos qué pretenden hacer con el FGS".

El senador peronista de Tierra del Fuego, Matías Rodríguez, fue otro de los que salieron al cruce de Bossio. "Los que especularon fueron los que, como vos, se fueron con el macrismo en 2016 y sí perjudicaron a los jubilados y a todos los argentinos. Rompiste el bloque, operaste en contra de la gente, pediste perdón, y ahora volvés a hacerlo", dijo.

Para Bossio, "la medida del gobierno es sumamente cortoplacista. Utiliza, y pone en riesgo, los recursos destinados a nuestros futuros jubilados con el único objetivo de contener el dólar financiero y financiar el déficit fiscal". Además, aseguró que la estrategia no funciona y que ya intentó hacer algo parecido el ex ministro de Economía, Martín Guzmán.

Según explicó, al vender estos títulos lo que está haciendo el gobierno es endeudarse a una tasa superior al 25% en dólares. "Van a decir que no queda otra, que la situación es urgente, que es necesario contener los dólares paralelos. Las excusas de siempre", dijo.

Luego de demorarlo un dia, el Gobierno finalmente sacó el decreto que instrumenta la medida con la firma de todos los ministros. Un gesto inusual que habla de la necesidad de cerrar filas en torno a una medida que saben polémica. Hubo que retrasar su ejecución para hacer ajustes que permitieran entrar al canje los bonos que tiene el FGS. El Fondo tiene 11.150 millones de dólares, a valor nominal, de los bonos AL con legislación local y 2500 millones de dólares de los bonos GD con legislación extranjera.

Según explicaron a LPO desde el Gobierno, el FGS le entregará los bonos GD al Tesoro nacional para que los destruya y por ende se desendeude. En tanto que para los bonos AL, que implican una torta mucho mayor, la operatoria será diferente.

 El 30% de esos bonos quedará para el FGS y el 70% restante irá para el Tesoro. Junto al ministerio de Economía, el FGS empezará a delinear las condiciones de una licitación programada de los títulos que no puede salir a vender en una sola ronda porque corre el riesgo de que se desplomen. 

FUENTE: LAPOLITICAONLINE.COM

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE