Golpe al bolsillo: en lo que va del año hay productos de la canasta básica que subieron 550%

ECONOMÍA 17 de noviembre de 2022 Por Rubén Ramallo*
545109

Con la publicación del dato de inflación de octubre, el INDEC volvió a dar una mala noticia, pues anunció que la variación de precios minoristas fue del 6,3%, un 0,1% por encima del registrado en septiembre pero está muy por encima del 3,5% alcanzado en igual mes de 2021.

Cabe agregar que si ese porcentaje se anualiza, la inflación acumulada se elevaría al 108 ciento.

Si se toma en cuenta el lapso comprendido entre enero y octubre, el acumulado es del 76,6%, pero si se desagrega el dato de inflación de acuerdo a los denominados "rubros", el que más sube es Prendas de vestir y calzado, que trepó un 103.1%, seguido por Restaurantes y hoteles, con el 84,6%. Un escalón más se ubicó Alimentos y bebidas no alcohólicas, con el 80% y Bienes y servicios varios, con el 76.8 por ciento. Finalmente, Equipamiento del Hogar muestra un incremento del 76.6 por ciento.

En sentido inverso, los rubros que menos subieron fueron Comunicaciones, con el 52,6%, Vivienda, combustible, gas y electricidad, con el 59.3% y Transporte, con el 65,.9 por ciento.

Si se desagrega este incremento del 76.6% por regiones, las más castigadas son el Noroeste, con el 78,3%, seguido por el Noreste, con el 78.3% y la Patagonia, con el 77,1%, mientras que la menor suba se registró en la región pampeana y Cuyo, que promedian el 76,3%. Por su parte, en el Gran Buenos Aires la variación llegó al 76,5 por ciento.

En lo que hace a los productos que conforman la canasta básica, un primer análisis arroja como resultado una notable dispersión entre los diferentes rubros que conforman el indicador. En tal sentido, dentro de dicha muestra se observan algunas variaciones por demás llamativas, como por ejemplo lo sucedido con productos básicos como la cebolla que trepó un insólito 553%, la papa, que subió más del 300% o la batata, con otro 260 por ciento. 

Freezer y alacena: cuál es la mejor "inversión"

En un contexto como el actual, en el que los precios aumentan a un ritmo que en muchos casos es semanal, suele surgir la duda de cual es la mejor inversión para tratar de resguardar el patrimonio de la familia. En tal sentido, es evidente que la batalla que libra a diario el consumidor para resguardar su patrimonio frente al avance inexorable de las remarcaciones es cada vez más compleja, por lo que muchas veces se plantea la duda de la conveniencia o no de acumular un stock de aquellos productos de consumo masivo.

A partir de esta referencia, es interesante destacar cuales de ellos, que pudiendo ser almacenados, tanto respetando la cadena de frío (léase en el freezer) o en la alacena, le ganaron por mucho a ciertos "drivers" como el dólar o el plazo fijo tradicional en los primeros seis meses del año.

En tal sentido, por el lado de los productos pasibles de ser freezados, los "grandes ganadores" fueron las hamburguesas congeladas, con el 118%, seguidas por la manteca con el 103 por ciento, mientras que el pollo entero trepa un 90 por ciento. 

En cuanto a los que se pueden "stockear" en la alacena, los mayores rendimientos se observan en el paquete de azucar que gana casi el 204%, por lo que se ubica muy por encima del aceite de girasol, con el 141% y los fideos sectos tipo guisero, con el 126 por ciento.

En tanto que quienes apostaron a la carne, en sus diferentes cortes, perdieron en su apuesta, ya que quedaron muy rezagados frente a la inflación. No obstante, la mejor "inversión" fue la carne picada común, que subió un 44%. Le siguen en orden descendente la paleta, con el 45% y el cuadril, con otro 44%. En tanto que el asado apenas subió un 31%, aunque este porcentaje podría estar distorsionado por la fijación de precios en supermercados. Finalmente, en lo que hace a los productos de limpieza y tocador, los que más subieron fueron Jabón de tocador y el pan para la ropa, con el 119%, mientras que la lavandina subió un 101 po ciento.

Las proyecciones para 2022

Según el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que elabora habitualmente el Banco Central, el conjunto de consultoras y bancos que conforman la encuesta cerrada a fines de octubre estima que la inflación minorista para el presente año rondaría el 100%. De confirmarse esta proyección, que dicho sea de paso viene subiendo mes a mes, el IPC mensual para el último bimestre del año rondaría el 6,3%

Pero lo más preocupante es que las estimaciones para el año próximo ya fijan un nivel apenas por debajo de lo pronosticado para 2022, pues hablan del 96 por ciento. 

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar