El tiempo - Tutiempo.net

La agenda electoral se intensifica para todos y el calendario económico agrega cifras duras para el oficialismo

POLÍTICA 09/09/2023 Eduardo Aulicino*
NFJ642TRSEIRFTF6KZ5TM2GUCA

El fallo contra el Estado argentino por el modo de expropiar YPF hace once años, esperable aunque impactante -por la cifra-, añadió un ingrediente fuerte a la agenda política de septiembre. Los candidatos reaccionaron de inmediato, con escasa exposición inicial sobre el impacto de fondo para el país, más allá de apelaciones, negociaciones y tiempos de aplicación. El temario combina entonces golpes imprevistos, adecuaciones de campaña y una nueva serie de elecciones provinciales, la primera, mañana, en Santa Fe. Más anunciado y también potente es el calendario de los datos duros de la economía: el miércoles, la confirmación de la escalada de precios y, dos semanas después, la foto dramática de la pobreza.

Las estadísticas oficiales agregan así cifras difíciles de asimilar para el oficialismo. Las explicaciones son conocidas pero perdieron efectividad, si la tuvieron, por repetición: herencia macrista, pandemia, sequía, guerra en Ucrania. Y Sergio Massa busca entonces un despegue hacia atrás, con acidez sobre la gestión de Martín Guzmán y alusiones menos específicas a otros ministerios, es decir, una carga implícita sobre el deterioro de Alberto Fernández. A la vez, busca despegar hacia adelante, con beneficios y costos por la exposición como ministro y candidato.

En esa línea, el tema central no resulta expuesto sólo por los anuncios sino a la vez, por la necesidad de coordinación y alineamiento del oficialismo. Desde sus filas, por medio de voceros directos e informales, apuntaron a colocar el foco sobre el temblor posterior a las PASO en Juntos por el Cambio, algo que no logró disimular el frente propio. Fuera de la lejanía pública de Cristina Fernández de Kirchner, el mayor ejemplo del problema político doméstico quedó resumido en el impacto que produjo el anuncio del bono salarial en las filas de los gobernadores peronistas. Rechazos y apoyos, idas y vueltas, opacaron esa tanda de decisiones para tratar de amortiguar la aceleración de precios luego de la devaluación.

El ministro buscará revertir esa imagen este fin de semana. Es el principal objetivo del encuentro con gobernadores, los principales socios de UxP -con la reaparición anunciada de Máximo Kirchner-, jefes de la CGT y de los movimientos sociales, legisladores y algunos intendentes. La “foto de unidad” debería expresarse después del ejercicio efectivo de cierta estrategia electoral. Desde las PASO, el círculo del candidato aparece casi como único ámbito decisivo de campaña, de hecho a cargo de Malena Galmarini.

El paso siguiente sería el lunes con un anuncio sobre Ganancias. Se verá si se trata de un proyecto de ley para excluir del impuesto a todos los trabajadores formales o si vuelve sobre la fórmula de elevar el piso de ingresos para excluir a buena parte de esa franja de asalariados, que oscila alrededor del 11 por ciento del empleo registrado. En cualquier caso, busca cubrir el costado de los cuestionamientos por la propuesta a futuro -referencia a su condición de ministro de Economía- y presentarse acompañado por las distintas vertientes del sindicalismo oficialista.

El impacto puede ser en el mejor de los casos parcial por el propio sentido de la medida. Y el arrastre mediático es otro interrogante. En el calendario, coincide con una parada propia del extendido proceso electoral. El domingo, Santa Fe elige gobernador. El resultado de las primarias locales proyecta un triunfo de la coalición con eje en JxC, es decir, una derrota de la gestión de Omar Perotti, con el peronismo en largo recorrido de crisis.

Si se cumplen los pronósticos, JxC sumaría otra provincia hasta ahora en manos del oficialismo nacional, con matices locales, como ocurrió antes con San Luis, San Juan y Chubut. Patricia Bullrich y otros dirigentes del espacio viajarán a Santa Fe. Apuestan a generar un clima de competencia nacional. No ocurrió con la anterior tanda de comicios locales. Pero, en rigor, el mensaje más medido sería otro: reforzar la imagen de peso territorial, además de legislativo, frente al escaso ropaje político de Javier Milei, y pegar en economía a partir de la incorporación de Carlos Melconian.

Dato llamativo de las elecciones primarias fue que el candidato libertario logró imponerse en distritos donde había ganado JxC las peleas locales y en provincias donde el peronismo suele ganar con amplitud. Por supuesto, Milei juega a ampliar diferencias con un discurso que genera contradicciones en su círculo, en materia económica -dolarización, Banco Central-, pero que se mantiene firme con planteos regresivos que asoman de ruptura.

Por supuesto, la realidad no se limita a los planes de campaña y a la serie de elecciones previas a octubre, que incluye después de Santa Fe, a Chaco y Mendoza. Distintos trabajos privados y estimaciones de organismo internacionales exponen de diversa manera trazos de la crisis. Y el cronograma del INDEC aporta estadísticas todas las semanas.

Dos últimos informes, sobre la actividad de julio, confirman una tendencia que pasó del enfriamiento a la caída de la actividad. La producción industrial manufacturera cayó 3,9% en la comparación interanual y 1,2% contra el mes anterior. En la construcción, la baja respecto del mismo mes del año pasado fue del 5,8%.

El miércoles que viene será difundido el IPC de agosto. Las consultoras privadas lo ubican por encima de los 11 puntos porcentuales. La medición oficial de la Ciudad de Buenos Aires lo ubicó en el 10,8%. Un dato significativo fue el salto en relación con julio (7,3%). Impactó especialmente el salto en la segunda quincena, efecto de la devaluación, con estribaciones en septiembre. Y otro número fuerte resultó la suba por encima del promedio registrada en alimentos y bebidas, que llegó al 12,4%.

Ese renglón será gravitante en el registro nacional, según lo anticipado por los relevamientos de consultoras. Anticiparía un nuevo salto en las canastas Básica Total y Básica Alimentaria, que marcan la línea de pobreza y la de indigencia.

Después llegará el informe sobre pobreza en el primer semestre de este año. Podría oscilar en el 42%, un salto respecto del 2022: 36,5% en la primera mitad de año y 39,2 en la segunda. Una tendencia, grave, más allá de las campañas.

 

 

* Para www.infobae.com

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE