El tiempo - Tutiempo.net

Inflación en baja, pero es pronto para festejar

POLÍTICA 19/05/2024 Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
f848x477-1596599_1654402_5050

El aumento del 8,8% del IPC en abril muestra una clara tendencia a la baja desde el 25% que alcanzó en diciembre. No obstante, todavía falta un largo recorrido para festejar una tasa de inflación consistente con el resto de nuestros vecinos.

A pesar de la baja que muestra el IPC respecto al máximo de diciembre, todavía estamos bastante lejos de alcanzar tasas de inflación similares a nuestros vecinos.

Aunque se lograse estabilizar la tasa de inflación en el 4% mensual, estaríamos hablando de una tasa de inflación anual del 60%.

El 8,8% de inflación de abril es bueno comparado con el 25,5% de diciembre, pero no muestra una mejora sustancial respecto a la era Massa como ministro de Economía.

¿Puede bajarse la tasa de inflación mensual más rápido que lo que está haciendo Milei?

La convertibilidad lo logró. En 5 meses pasó del 27% de inflación mensual al 3,1% mensual en junio. Sin embargo, ese 1,3% mensual parece una meta muy lejana de alcanzar.

Claramente acá hay un mal diseño de un plan de estabilización que cambie las expectativas inflacionarias. Como sostengo siempre, la gente tiene esperanza, pero no cambiaron las expectativas. No hubo un shock de confianza, hay una esperanza de que ahora nos vaya mejor. Solo esperanza, no expectativas positivas.

Si uno mira el plan de estabilización del plan Austral, se va a encontrar con que a los 4 meses habían bajado la inflación del 30,5% y en 4 meses estaba en el 1,9%. Si bien fue un plan heterodoxo, generó, al igual que el plan austral, un cambio de expectativas. Un shock de confianza.

Justamente ese shock de confianza es lo que le sigue faltando al gobierno de Milei.

El plan austral fue lanzado por Sourrouille en junio de 1985. En el gráfico puede verse que a los 4 meses la inflación estaba en el 1,9% mensual.

Es cierto que el plan austral fue un plan heterodoxo, pero lo que muestran tanto la convertibilidad como el plan austral es que la velocidad a la que puede bajarse la tasa de inflación es mucho más rápida que a la que viene el plan actual.

Por el lado del equilibrio fiscal base caja, hice el ejercicio de ver qué hubiese ocurrido si no se hubiese aumentado y ampliado el impuesto PAIS, considerando que actualmente es el tercer impuesto que más recursos le genera al tesoro, recordando que el impuesto PAIS es no coparticipable.

En la segunda columna del cuadro, estimo la recaudación del impuesto PAIS en enero, febrero y marzo si en vez de haber aumentado al 17,5% se hubiese mantenido en el 7,5%. Luego obtengo la diferencia de recaudación y la comparo con el resultado financiero.

Lo que surge del cuadro es que en marzo el resultado fiscal financiero base caja hubiese sido negativo de no haberse aumentado el impuesto PAIS y en enero hubiese sido negativo por los atrasos en los pagos a CAMESSA.

Recordemos que el tesoro acumuló una deuda de US$ 1.200 millones por atrasos en los pagos de subsidios energéticos sumando diciembre y enero.

Asumiendo 50% en cada mes, enero tendría un déficit fiscal importante si se considera el atraso en los pagos como un financiamiento del déficit vía libramientos impagos.

En definitiva, buena parte del equilibrio fiscal se explica por el aumento del impuesto PAIS, por atrasos en los pagos a CAMESSA y por licuación de gastos. Esto es lo que hace dudar de que sea sostenible en el mediano y largo plazo el superávit fiscal y, por lo tanto, la baja en la tasa de inflación que estamos viendo en estos meses.

Por el lado del cepo, el argumento del Gobierno es que para salir del cepo se necesitan dos cosas:

1) Acumular más reservas;

2) Limpiar el balance del BCRA.

Estas dos condiciones tienen una contradicción que paso a explicar.

Para poder acumular reservas antes de levantar el cepo, el BCRA tiene que obligar a los exportadores a liquidar sus divisas al tipo de cambio oficial.

Y para comprarle los dólares a los exportadores, el BCRA tiene que emitir pesos. Esa emisión genera presión inflacionaria porque la gente no quiere tener pesos, por lo tanto, el BCRA emite los pesos para comprar los dólares e inmediatamente coloca pases a 1 día para absorber la emisión monetaria que generó por la compra de los dólares que coloca en las reservas. Dicho en otros términos, compra reservas contra deuda en pesos que paga intereses.

De manera que deteriora el balance del BCRA en vez de limpiarlo como sostiene Milei y, además, la acumulación de reservas es muy lenta. De esta forma luce bastante difícil salir del cepo.

Como lo he señalado en otras oportunidades, si Milei está convencido que el tipo de cambio oficial es un tipo de cambio de equilibrio, quiere decir que a ese tipo de cambio no hay demanda insatisfecha, por lo tanto, si se libera el mercado de cambios unificándolo y eliminando el cepo, no tiene por qué haber un salto cambiario.

Si hay salto cambiario, es porque no hay un tipo de cambio de equilibrio y, por lo tanto, en algún momento habrá una corrección con el correspondiente cimbronazo cambiario e inflacionario.

En síntesis, llama la atención la contradicción conceptual de Milei sobre el tema cambiario siendo que dice ser un defensor a ultranza del mercado libre, pero defiende con uñas y dientes el tipo de cambio oficial fijado a dedo.

con informacion de MDZOL.COM

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE