De Mozart a Shakira: 25 canciones sobre el despecho a lo largo de la historia

ESPECTÁCULO 25/05/2023 Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias

Sentimientos como el rencor y despecho, cruzados por la rabia y la tristeza, motorizaron decenas y decenas de canciones en varios idiomas. El último latigazo musical que azotó las redes fue el de la colombiana Shakira, en conjunción con el talentoso Bizarrap, quienes aunaron fuerzas para parir la BZRP Music Sessions #53 y revolucionar las plataformas de streaming.

Con una polémica letra que apunta directo a la humanidad de su ex marido Gerard Piqué y su novia Clara Chía Martí, la cantante colombiana dividió las aguas entre quienes apoyan su forma de intentar mitigar el dolor de la infidelidad y sus detractores.

Estos últimos apuntan a que el golpe bajo (metáforas básicas que buscan dañar), la cosificación (comparación con marcas de autos y relojes), produjeron -según ellos- un “round artístico” entre adultos con una innecesaria exposición de sus hijos. ¿El objetivo? Revanchismo puro y sumar unos cuantos euros y dólares a las billeteras de ambas partes. ¿O lo que importa es facturar a través del “desamor” y así el sentimiento dejarlo de lado?

Ya se habla del “efecto Shakira”, sin embargo este fenómeno no es nuevo, al punto que se pueden encontrar ejemplos hasta en los compositores clásicos de siglos pasados. En esta nota se hace un breve repaso, desde fines del s.XVIII hasta 2022, entre las principales obras musicales que apuntan recordarle a la ex pareja -con sutilezas mayores o menores- el efecto de lo que es sentirse engañado y/o abandonado.

Wolfgang Amadeus Mozart (música) “Mi tradi que´ll alma ingrata” (1787)

El libertino castigado o Don Juan (drama operístico conocido como Don Giovanni), con música del célebre compositor austríaco y libreto de Lorenzo Da Ponte, incluye una de las piezas prehistóricas del despecho. El acto II de la emblemática aria, traducida al español como Esa alma ingrata me traicionó, está encarnada en el personaje de Doña Elvira (en el video bajo la interpretación de la soprano Carmela Remigio) quien expresa el dolor por la traición amorosa cometida por Don Giovanni.

Fragmento: Provo ancor per lui pietà / Quando sento il mio tormento / Di vendetta il cor favella / Ma se guardo il suo cimento / Palpitando il cor mi va (Todavía siento pena por él / Cuando siento mi tormento / Mi corazón habla de venganza / Pero si miro su prueba / Mi corazón palpita)

Enrique Sántos Discépolo “Esta noche me emborracho” (1928)

Discepolín pintó de un trazo las heridas del abandono con el tinte urbano y lunfardo que lo caracterizó. Detrás de este tango, existe un por qué, una historia real. Durante una noche, el mítico compositor, músico, dramaturgo y cineasta argentino se cruzó, en un un cabaret, a una vieja amante, atravesada por las adicciones, a quien decidió “retratarla” en su peor momento, con espíritu revanchista. Un dato: la cantante Azucena Maizani, vestida de traje masculino, realizó una peculiar versión de la canción.

Fragmento: Que llegué hasta la traición por su hermosura / Que esto que hoy es un cascajo / Fue la dulce metedura donde yo perdí el honor / Que chifla’o por su belleza le quité el pan a la vieja / Me hice ruin y pechador

Elvis Presley “My baby left me” (1959)

El Rey del Rock le pone su particular voz a un tema del blusero estadounidense Arthur Crudup, quien creó esta gema del desamor allá por 1950. Seis años después, Elvis lo incluyó en el lado B del single I want you, I need you, I love you you.

Una de las versiones más famosas de este tema (que también interpretó Creedence Clearwater Revival en su icónico disco Cosmo´s Factory de 1970) fue la que realizó el grupo británico Slade.

Fragmento: I believe it to my soul you’re the devil in nylon hose / I believe it to my soul you’re the devil in nylon hose / For the harder I work / The faster my money goes (Te lo creo en el alma tú' eres el diablo con medias de nailon / Lo creo hasta el fondo de mi alma eres el diablo con medias de nailon / Porque cuanto más trabajo / Más rápido se va mi dinero)

Julio Sosa “Rencor” (1961)

Luis César Amadori compuso este tango en 1932 -con letra de Charlo (Juan Carlos Pérez de la Riestra)- y fue popularizado en la voz de Carlos Gardel. En esta versión interpretada por el “Varón del tango”, poco antes de morir, Sosa entona, de una forma descarnada, el amor-odio de un hombre abandonado por una mujer.

Fragmento: El mal que me han hecho / Es herida abierta / Que inunda mi pecho de rabia y de hiel / La odian mis ojos porque la miraron / Mis labios la odian porque la besaron / La odio con toda la fuerza de mi alma / Y es tan fuerte mi odio como fue mi amor / Rencor, mi viejo rencor / No quiero sufrir esta pena sin fin

Carly Simon “You´re so vain” (1972)

“Eres tan vanidoso / Que probablemente creas que esta canción es acerca de ti”, reza uno de los pasajes de You´re so vain, esa inoxidable canción incluida en el disco No secrets.

Casi seis años atrás, la cantautora neoyorquina dio pistas acerca de uno de los secretos de la música pop mejor guardados de las últimas décadas. ¿A quién estaba dedicado? Y la lista de nombres va desde Mick Jagger, David Bowie, Warren Beatty hasta Kris Kristofferson, Cat Stevens, John Travolta y Jack Nicholson, por citar algunos hombres que pasaron por sus brazos.

Como apostilla de color, en 2003 un empresario pagó 50 mil dólares por el secreto, durante una subasta benéfica. Pero la peculiar cláusula era no develar el nombre. Ya en 2015, al promocionar su primer libro de memorias (Boys in the trees: a memoir) dijo que la segunda estrofa de la canción -citada al comienzo de este apartado- estaba dedicada a Beatty pero que no daría prenda sobre la identidad de... los otros dos hombres restantes.

Fragmento: You had me several years ago when I was still quite naive / Well you said that we made such a pretty pair and that you would never leave / But you gave away the things you loved / And one of them was me / I had some dreams they were clouds in my coffee clouds in my coffee and / You’re so vain (Me tuviste hace algunos años cuando todavía era bastante ingenua / Bien, dijiste que hacíamos una bonita pareja y que nunca lo dejarías / Pero regalaste las cosas que amabas / Y una de ellas era yo / Tuve algunos sueños, fueron nubes en mi café y / Eres tan vanidoso)

The Rolling Stones “Melody” (1976)

Sus Majestades Satánicas impregnaron el disco Black and blue con un toque de jazz y polémica gracias a este tema en el cual colaboró el eximio pianista Billy Preston a quien Mick Jagger y Keith Richards omitieron en la autoría del tema, algo que no le causó ninguna gracia al compositor y cantante de soul norteamericano.

El disco, que incluye el tema, tuvo una polémica promoción. En un cartel, ubicado en pleno Sunset Boulevard, aparecía una foto de la modelo Anita Russell ¡atada y golpeada! junto a la frase: “Estoy negra y azul (Black and Blue, título del disco, en referencia a los moretones) por culpa de los Rolling Stones, ¡pero me encanta!”. La cartelera se retiró luego de las protestas del grupo feminista Women Against Violence Against Women.

Fragmento: Then one day she left me / She took everything that moved / My car, she took my trailer home / She took my Sunday boots / My nose is on her trail / I’m going to catch her by surprise / Then I’m going to have the pleasure /To roast that child alive / Melody, it was her second name [se repite cuatro veces esta última frase] (Entonces un día ella me dejó / Se llevó todo lo que se movió / Mi coche, se llevó mi remolque a casa / Se llevó mis botas de domingo / Mi nariz está en su camino / Voy a cogerla por sorpresa / Entonces voy a tener el placer / Para asar a ese niño vivo / Melody, era su segundo nombre)

Fleetwood Mac “Go your own way” (1976)

El álbum Rumours, editado en 1977, es monopolizado por un single en donde el guitarrista y cantante Lindsey Buckingham narra la difícil separación de quien era por entonces su novia y compañera de banda, la vocalista Stevie Nicks.

Este difícil trance se debió, supuestamente, a situaciones de tintes esotéricos y premonitorios. El baterista, compositor y líder del grupo, Mick Fleetwood, declaraba por entonces, en su libro Play on, que en la casa en donde se grabó el disco, había una mala vibra. “Como si estuviera embrujada, lo que no ayudaba en nada”, afirmó.

Y completó: “Cuando Buckingham cantó la primera línea, “Amándote no es lo correcto”, el vínculo sentimental entre el guitarrista y Nicks llegaba a su fin. Según las crónicas de época, si bien ellos todavía se hablaban -por cuestiones meramente profesionales- sus conversaciones se transformaban en gritos y más gritos.

Fragmento: Loving you / Isn’t the right thing to do / How can I ever change things / That I feel? / If I could / Baby, I’d give you my world / How can I / When you won’t take it from me? / You can go your own way / Go your own way / You can call it / Another lonely day / You can go your own way / Go your own way (Amándote no es lo correcto / ¿Cómo puedo cambiar las cosas? / ¿Qué siento? / Si pudiera / Cariño, te daría mi mundo / Cómo puedo / ¿Cuándo no me lo quitarás? / Puedes ir por tu propio camino / Ve por tu propio camino / Puedes llamarlo otro día solitario / Puedes ir por tu propio camino / Ve por tu propio camino)

Rocío Dúrcal ”Fue tan poco tu cariño” (1977)

Compuesta por el cantautor y actor mexicano Juan Gabriel, la cantante española Rocío Dúrcal le puso voz a esta pegadiza ranchera que formó parte de un single, cuyo lado B, incluyó el tema Tarde. En 1978, la canción llegó al puesto número 1 en ventas de México.

Fragmento: Tú querías que te dejara de querer / Y lo has conseguido / Después de pasarme las noches enteras / Llorando por ti / Qué ingrato, que después de haberte dado / Lo más bello de mi vida / Hoy ya no quieras saber más de mí

Los amaya “Vete” (1977)

La rumba catalana, de la mano de los hermanos José y Delfín Amaya, tuvo su momento de gloria gracias a estos músicos que comenzaron su carrera en 1969 y hoy son recordados sin pena ni gloria.

“Nuestro aporte fue poner letras bonitas a la rumba (...) De alguna forma, nosotros hemos hecho algo adelantado, ahora escuchas el ´Vete´ y suena actual”, le decía José Amaya al diario ABC, en 2013. Luego de aquel tema, single en cuyo lado B incluía la canción Llorarás, ficharon junto al productor neerlandés Tony Ronald lo que los catapultó al éxito y así crearon un nuevo subgénero musical en España: la rumba melódica.

Fragmento: El amor / Es algo bello que estropeas sin darte cuenta / Mujer, sabes que / Te di mi vida, te di mis besos y ahora te alejas otra vez / ¿Qué es lo que quieres de mí? / ¿Qué es lo que quieres que yo haga más por ti? / Todo el amor que yo tenía te lo di / ¿Qué quieres de mí? ¿Qué quieres de mí? / ¡Vete! / Me has hecho daño, ¡vete! / Estás vacía, ¡vete! / Lejos de aquí

Rocío Jurado “Ese hombre” (1979)

Uno de los claros precedentes de la artista de Veracruz, sí, Shakira, es María del Rocío Mohedano Jurado (o Rocío Jurado, a secas). La cantante y actriz española nacida en Cádiz en 1944 -y fallecida en 2006- pisó fuerte con Ese hombre en donde, sin pelos en la lengua, le cantaba a una supuesta infiel ex pareja.

Según los rumores de la época, esa canción estaba dedicada a Pedro Carrasco, primer marido de la artista. Los responsables en componer ese exitoso tema son Ana Magdalena y Manuel Alejandro, para el álbum Señora. Y un dato de color: la hija de la cantante, Rocío Carrasco, se lo dedicó en TV a su ex, Antonio David.

Fragmento: Es un gran necio, un estúpido engreído / Egoísta y caprichoso, un payaso vanidoso / Inconsciente y presumido / Falso, enano, rencoroso, que no tiene corazón

Julio Iglesias “Hey!” (1980)

Del disco homónimo, Hey!, este hit del exitoso cantautor ibérico de 79 años fue un tiro por elevación hacia Isabel Preysler, su primera esposa con quien se casó en 1971 y divorció en 1978. La madre del cantante Enrique Iglesias -además de Julio, Jr, y Chábeli- supo tener una tormentosa relación con el playboy español y un protagonismo que molestaba al cantante. Por ello, Julio le dedicó casi un disco entero con mensajes inquietantes.

Fragmento: Hey! / Ya sé que a ti te gusta presumir, decir a los amigos que sin ti / Ya no puedo vivir / Hey! / No creas que te haces un favor, cuando hablas a la gente de mi amor / Y te burlas de mí / Hey! / Que hay veces que es mejor querer así, que ser querido y no poder sentir / Lo que siento por ti, ya ves / Tú nunca me has querido, ya lo ves / Que nunca he sido tuyo, ya lo sé / Fue solo por orgullo ese querer, ya ves / De que te vale ahora presumir, ahora que no estoy ya junto a ti, qué les dirás de mi

José Luis Perales “¿Y cómo es él?” (1982)

A diferencia de Iglesias, José Luis Perales siempre dio una imagen de hombre recatado, sensible y compañero. Por eso, cuando escribía de desamor, sus letras calaban profundo entre la audiencia, generando una empatía e identificación instantánea.

Una crónica perfecta de ello es ¿Y cómo es él?, canción del exitoso álbum Entre el agua y el fuego, en donde Perales admitió que, en un comienzo, escribió ese tema para cedérselo a Julio Iglesias. ¿El fin? Que su amigo pudiera superar el divorcio con Isabel Preysler, quien se casaría en 1980 con el empresario español Carlos Falcó.

Iglesias no quiso cantarlo y los managers le recomendaron a José Luis que lo incluya en su repertorio. A esta canción de Perales también se le atribuye una explicación paralela del significado de la canción: que se refería a un padre que no ve con buenos ojos a su futuro yerno cuando su hija pide la emancipación. Aunque no fue así.

Fragmento: ¿Y cómo es él? / ¿En qué lugar se enamoró de ti? / ¿De dónde es? / ¿A qué dedica el tiempo libre? / Pregúntale, ¿por qué ha robado un trozo de mi vida? / Es un ladrón / Que me ha robado todo

Valeria Lynch “Mentira” (1982)

La canción compuesta por el cantante y compositor chileno Buddy Richard en 1981, y popularizada por el artista nicaragüense Hernaldo Zúñiga, fue uno de los grandes hits interpretado por Valeria Lynch, incluido en su álbum Quiéreme, editado hace poco más de cuatro décadas.

Fragmento: Y fui creyendo en ti, sin sospechar / Que solo estaba frente a un profesional de la mentira / Tu vida siempre ha sido una mentira / Una vulgar y estúpida mentira / Y yo, que me creía tu destino / No fui, sino una más en tu camino

Pimpinela “Olvídame y pega la vuelta” (1982)

Uno de los temas más emblemáticos en materia de reproches, disputas y conflictos sentimentales es aquel hit grabado en 1981 y editado, un año después, en el disco Pimpinela, segundo larga duración del dúo compuesto por los hermanos Lucía y Joaquín Galán.

El playero videoclip transformó a esta canción en uno de los temas despechados más memeables. Es más, la actriz y cantante Jennifer Lopez, durante la entrega de los premios Grammy Latino de 2016 (en Las Vegas) homenajeó al dúo cantando este tema junto a su pareja de entonces, Marc Anthony. Un dato: el hit tuvo su versión en portugués, inglés, italiano y... ¡serbio! Y una versión punk, en 2004, con la banda española Pignoise.

Fragmento: ¿Quién es? / Soy yo / ¿Qué vienes a buscar? / A ti / Ya es tarde / ¿Por qué? / Porque ahora soy yo la que quiere estar sin ti / Por eso vete, olvida mi nombre, mi cara, mi casa / Y pega la vuelta / Jamás te pude comprender / Vete, olvida mis ojos, mis manos, mis labios / Que no te desean / Estás mintiendo ya lo sé / Vete, olvida que existo, que me conociste / Y no te sorprendas / Olvida de todo que tú para eso tienes experiencia

Alaska y Dinarama “Cómo pudiste hacerme esto a mí” (1984)

El grupo español Alaska y Dinarama ensambló una típica canción de baile con ritmos pop, ciertas reminiscencias tangueras y una marcada percusión. El ritmo, entre pegadizo y marcial de los teclados, deja visible una letra basada en la traición, los celos y la venganza.

Fragmento: Ella lo vio salir de allí / Ahora sabía la verdad / Y se decidió / Loca de celos le siguió / Tras apuntar la dirección / Resistiéndose a llorar / ¿Cómo pudiste hacerme esto a mí? / Yo que te hubiese querido hasta el fin / Sé que te arrepentirás

Alanis Morissette ”You oughta now” (1995)

El grupo español Alaska y Dinarama ensambló una típica canción de baile con ritmos pop, ciertas reminiscencias tangueras y una marcada percusión. El ritmo, entre pegadizo y marcial de los teclados, deja visible una letra basada en la traición, los celos y la venganza.

Fragmento: Ella lo vio salir de allí / Ahora sabía la verdad / Y se decidió / Loca de celos le siguió / Tras apuntar la dirección / Resistiéndose a llorar / ¿Cómo pudiste hacerme esto a mí? / Yo que te hubiese querido hasta el fin / Sé que te arrepentirás

Alanis Morissette ”You oughta now” (1995)

Si un disco de los ´90 marcó a fuego el despecho y el dolor ese fue Jagged Little Pill, el tercer álbum de estudio de la canadiense Alanis Morissette. Un álbum explosivo por donde se lo mire.

La canción You oughta now tiene un destinatario fijo. El actor y comediante Dave Coulier (Full House) quien, admitió -aunque también negó- ser el inspirador del tema, aunque la cantante -en un documental emitido en 2021- lo negó.

También se rumoreó que otras celebridades eran los apuntados: el jugador de hockey Mike Peluso, también Matt LeBlanc, (quien apareció en el video del simple Walk Away, de Morissette, en 1991) y, por último, el músico y productor Leslie Howe, quien trabajó en los dos primeros álbumes de Alanis a comienzo de la década del ´90. Siguiendo con la línea de Carly Simon, Morissette juega al misterio.

Fragmento: And I’m here, to remind you / Of the mess you left when you went away / It’s not fair, to deny me / Of the cross I bear that you gave to me / You, you, you oughta know / You seem very well, things look peaceful / I’m not quite as well, I thought you should know / Did you forget about me, Mr. Duplicity? / I hate to bug you in the middle of dinner / It was a slap in the face / How quickly I was replaced / And are you thinking of me when you fuck her? (Y estoy aquí, para recordarte / Del lío que dejaste cuando te fuiste / No es justo que me niegues / De la cruz que llevo que me diste / Tú, tú, deberías saber Te ves muy bien, las cosas se ven tranquilas / No estoy tan bien, pensé que deberías saber / ¿Se olvidó de mí, Sr. Duplicidad? /Odio molestarte en medio de la cena / Fue una bofetada en la cara / Qué rápido fui reemplazada / ¿Y estás pensando en mí cuando te la coges?)

Paquita la del Barrio “Rata de dos patas” (2002)

Sin ningún ánimo de recurrir a metáforas o rodeos, Francisca Viveros Barradas, ícono de la ranchera mexicana, es cara y voz de uno de los temas más crudos dirigidos hacia un hombre. Pero, aunque parezca una oda al despecho amoroso, la canción es un himno de protesta escrito -a pedido de ella- por Manuel Eduardo Toscano. ¿La inspiración? El por entonces presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, aunque Viveros Barradas la entona pensando en su primer ex marido, de quien se divorció en 1976.

La cantante y actriz mexicana, que hoy tiene 75 años, tuiteó sobre el hit de Shakira y Bizarrap: “Justo expresarlo en una canción con sentimiento”, que se hizo tan viral como la canción, ya que miles de personas emparentaron a la “Loba” colombiana con la célebre voz centroamericana.

Fragmento: Rata inmunda / Animal rastrero / Escoria de la vida / Adefesio mal hecho / Infrahumano / Espectro del infierno / Maldita sabandija / Cuánto daño me has hecho / Alimaña / Culebra ponzoñosa / Deshecho de la vida / Te odio y te desprecio

Beyoncé “Why don´t you love me” (2010)

La canción interpretada por la estadounidense Beyoncé, perteneciente a su tercer álbum I am... Sasha Fierce, es uno de los retratos más fieles de despecho. En plan ama de casa, desarrolla las distintas etapas de sufrimiento (tristeza, enojo, aceptación) como un profundo desahogo interno.

Esta canción acompaña a otras en donde ella se sume en los problemas de pareja como If I were a boy, Irrepleceable, Broken-hearted girl, Don´t hurt yourself o Sorry. En algunas de ellas su objetivo fue señalar a su marido, el rapero Jay-Z, cuando este “resbaló” en la relación.

Fragmento: I’d hate to see you come home / Me, the kids, and the dog is gone / Check my credentials / I give you everything you want, everything you need / Even your friends say I’m a good woman / All I need to know is why? / Why don’t you love me? (love me?) / Tell me, baby, why don’t you love me (Odiaría verte volver a casa / Yo, los niños y el perro se han ido / Revisa mis credenciales / Te doy todo lo que quieres, todo lo que necesitas / Incluso tus amigos dicen que soy una buena mujer / Todo lo que necesito saber es por qué? / ¿Por qué no me amas? (¿me amas?) / Dime, baby, ¿por qué no me amas?)

Taylor Swift “We are never ever getting back together” (2012)

Taylor Swift es otra de las artistas que dispara a mansalva a la hora de componer sus letras con el corazón en la mano. La cantante country y actriz de Pensilvania es una de las referentes a la hora de facturar una ruptura.

El nexo “romper, volver a estar juntos, romper, volver a estar juntos” es el hilo tóxico del tema que en castellano significa Nunca vamos a volver a estar juntos y pertenece a su cuarto álbum de estudio, Red.

La identidad del hombre en cuestión, como truco de marketing, siempre es un misterio. Pero según Us Weekly tiene nombre y apellido: el actor Jake Gyllenahaal, con quien tuvo una relación de alto voltaje.

Fragmento: I remember when we broke up, the first time / Saying: This is it, I’ve had enough! / ‘Cause, like / We hadn’t seen each other in a month / When you said you needed space (what?) / Then you come around again and say: Baby / I miss you and I swear I’m gonna change, trust me / Remember how that lasted for a day? / I say: I hate you, we break up, you call me, I love you (Recuerdo cuando rompimos, la primera vez / Diciendo: ¡Esto es todo, ya he tenido suficiente! / Porque, como / No nos habíamos visto en un mes / Cuando dijiste que necesitabas espacio (¿qué?) / Luego vienes de nuevo y dices: Bebé / Te extraño y te juro que voy a cambiar, créeme / ¿Recuerdas cómo eso duró un día? / Yo digo: te odio, nos separamos, me llamas, te amo)

Miley Cyrus ”Wrecking ball” (2013)

Una lágrima que corre por un rostro en primer plano, el balanceo desnudo sobre una bola de demolición y una estética erótica de Miley Cyrus, de las más jugadas de su carrera, quien confesó -y se arrepintió- de haber grabado el videoclip bajo el efecto de las drogas.

La letra de Wrecking ball (de su disco Bangerz) aborda el amor y un corazón roto de una manera apasionada, en una canción de estética potente pero con tintes sombríos. El agresivo video tiene su correlato en la letra en la que dice querer derribar los muros que levanta un amante, aunque termina derrumbada en el proceso.

Fragmento: I came in like a wrecking ball / Yeah, I just closed my eyes and swung / Left me crashing in a blazing fall / All you ever did was wreck me / Yeah, you, you wreck me / I never meant to start a war / I just wanted you to let me in / And instead of using forceI guess / I should’ve let you win / I never meant to start a war / I just wanted you to let me in / I guess I should’ve let you win (Entré como una bola de demolición / Sí, solo cerré los ojos y me balanceé / Me dejé estrellarme en una caída en llamas / Todo lo que hiciste fue destrozarme / Sí, tú, me destrozaste / Nunca quise comenzar una guerra / Solo Quería que me dejaras entrar / Y en lugar de usar la fuerza, supongo / Debería haberte dejado ganar / Nunca quise comenzar una guerra / Solo quería que me dejaras entrar / Supongo que debería haberte dejado ganar)

Phoebe Bridgers “Motion sickness” (2017)

Los vínculos tóxicos también dejan secuelas musicales. Un ejemplo de ello es Phoebe Bridgers, la cantante, compositora, guitarrista y productora estadounidense quien apuntó a su ex novio, el cantante Ryan Adams, (con quien grabó Killer, su EP debut en 2015) al que luego acusó de abuso emocional.

En Motion sickness habla de cómo un hombre mayor le causó angustia (”mareo emocional por movimiento”, según sus palabras) y además explica cómo la fortaleció, le rompió el corazón y, finalmente, la dejó atrás.

Fragmento: I have emotional motion sickness / Somebody roll the windows down / There are no words in the English language / I could scream to drown you out / Hey, why do you sing with an English accent? / I guess it’s too late to change it now / You know I’m never gonna let you have it / But I will try to drown you out (Tengo mareo emocional / Alguien baje las ventanas / No hay palabras en el idioma ingles / Podría gritar para ahogarte / Oye, ¿por qué cantas con acento inglés? / Supongo que es demasiado tarde para cambiarlo ahora / Sabes que nunca dejaré que lo tengas / Pero intentaré ahogarte)

Maluma “Hawái” (2020)

Un supuesto triángulo amoroso, una burla vía Instagram y el cierre de una cuenta. A puro dolor en clave reggaetón. Así le sucedió a Juan Luis Londoño Arias, el célebre Maluma, cuando tuvo que soportar las burlas de sus detractores.

En agosto de 2020, el jugador argentino Ángel Di María publicó una historia en Instagram cantando Hawái junto a otros compañeros del equipo francés de fútbol Paris Saint-Germain. Entre ellos estaba Neymar a quien, por ese entonces, se lo vinculaba sentimentalmente con Natalia Barulich, la ex novia del cantante compositor y actor colombiano a quien conoció durante el rodaje del videoclip Felices los 4.

Por eso, el disco Papi Juancho, deja una llaga de resentimiento hecha canción. El de un Hawái utópico en donde proyecta todo su dolor por la ruptura con su ex pareja a quien, a puro despecho, le echa en cara toda un vida de lujo que lleva junto a su nuevo pretendiente.

Fragmento: Hawái de vacaciones, mis felicitaciones / Muy lindo en Instagram lo que posteas / Pa’ que yo vea como te va de bien, pero te haces mal / Porque el amor no se compra na’ / Miéntele a todos tus seguidore’ / Dile que los tiempo’ de ahora son mejore’ / No creo que cuando te llame me ignores / Si después de mí ya no habrán más amores

Olivia Rodrigo “Good 4 U” (2021)

El triángulo amoroso también desembarcó en el universo Disney. Y se hizo canción. La cantautora y actriz estadounidense no se anduvo con chiquitas y dedicó casi todo un disco debut, y no amorosamente. Léase, Sour (”agrio”, en español) con la mira puesta en Joshua Bassett, su ex novio y compañero de la serie High School Musical: El musical.

¿El motivo de tamaño despecho? El también actor y cantante la dejó por su colega Sabrina Carpenter, otra chica del mundo del ratón Mickey. Esto se avizora en el tema Drivers License, que deja marcada la columna vertebral del álbum, la de un romance perdido en 11 canciones.

Uno de ellos es Good 4 U, en donde Rodrigo apela a toda su ironía pop-punk-rock para embestir a su ex en la que se la ve caracterizada como una porrista que busca venganza, en alusión a filmes de culto como The Princess Diaries y Jennifer´s Body.

Fragmento: I’ve lost my mind / I’ve spent the night / Cryin’ on the floor of my bathroom / But you’re so unaffected / I really don’t get it / But I guess good for you / Maybe I’m too emotional / But your apathy’s like a wound in salt / Maybe I’m too emotional / Or maybe you never cared at all (Perdí la cabeza / Pasé la noche llorando en el piso de mi baño / Pero eres tan poco afectado / Realmente no lo entiendo / Pero supongo que es bueno para ti / Tal vez yo también emocional / Pero tu apatía es como una herida en sal / Tal vez soy demasiado emocional / O tal vez nunca te importó en absoluto)

Billie Eilish “Happier than ever” (2021)

Como correlato de su disco When we all fall asleep, where do we go?, de 2019, Happier than ever parece ir dirigida hacia la humanidad de su ex novio, el actor y rapero estadounidense Brandon Quentin Adams. “Simplemente no estaba feliz. No quería las mismas cosas que él quería y no creo que eso sea justo para él. No creo que debas estar en una relación muy emocionado por cosas que a la otra persona no le importan en lo mínimo. Solo hubo una falta de esfuerzo”, dijo en el documental Apple TV + Billie Eilish: The World’s a Little Blurry.

La relación, con características tóxicas y violencia de por medio, llevó a la ruptura de los jóvenes, que tuvo su reflejo en Happier Than Ever, el segundo larga duración de la voz oriunda de Los Ángeles.

Fragmento: When I’m away from you / I’m happier than ever / Wish I could explain it better / I wish it wasn’t true / You call me again, drunk in your Benz / Driving home under the influence / You scared me to death, but I’m wasting my breath / Cause you only listen to your fucking friends (Cuando estoy lejos de ti / Estoy más feliz que nunca / Ojalá pudiera explicarlo mejor / Ojalá no fuera así cierto / Me llamas de nuevo, borracho en tu Benz / Conduciendo a casa bajo la influencia / Me asustaste hasta la muerte, pero estoy perdiendo el aliento / Porque solo escuchas a tus malditos amigos)

Rosalía “Despechá” (2022)

Mambo cubano, merengue, electropop, aires latino y una letra en clave de desamor, pero con poder femenino a flor de piel. Así es la nueva canción de Rosalía, la cantante española furor, que incluyó esta canción en la edición de lujo de su tercer álbum de estudio, Motomami +.

A través de su cuenta de Instagram, explicó que “hay muchas formas de estar Despechá, en este tema es desde la locura y la libertad, sin reservas ni arrepentimiento. Este es el lugar desde el que hago música, desde donde lo hacía cuando empecé y en el que seguiré hasta que Dios diga”.

Fragmento: Voy con la falda (ah), aro’ y cadena’ (eh) / Piña colada (sí), no tengo pena (ah, no) / Toy con la Fefa (wuh), ella es la jefa (sí) / Ella lo baila (eh), ella me enseña (eh) / Hoy no trabaja (uh) esta morena / Fuck la fama (eh), fuck la faena (jaja) / La noche está larga (eh), la noche está buena (eh) / Un mambo violento y fin del problema / Mira qué fácil te lo vo’a decir / A, B, C, one, two, three

Con informacion de Infobae.

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE