Lo que viene: insistir con las privatizaciones, pero sin certezas

POLÍTICA 30/06/2024 Daniela Mozetic*
20240629martinmenemdiputadosbasesnag-1827485

Es cierto que la ley Bases que se aprobó ayer a la madrugada es mucho más flaca que el proyecto original enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso hace ya seis meses, pero también es cierto que, como valoran los oficialistas en el ámbito parlamentario, fue la “mejor ley posible”.

La lección de febrero pasado en la que se cayó el tratamiento de la ley en Diputados por no haber cerrado los acuerdos de la manera correcta contribuyó sin dudas a la aprobación definitiva de la norma, que tiene una gran cantidad de reformas, pero que también dejó afuera otras tantas iniciativas que los libertarios no piensan desechar.

Precisamente, la propuesta de privatizar Aerolíneas Argentinas, Correo Argentino y Radio y Televisión Argentina es la primera que está en la agenda para insistir y ya anticiparon que se enviarán en un proyecto de ley separado, como fue reclamado desde un principio por muchos de los aliados y de los opositores dialoguistas que veían la aprobación de la denominada ley ómnibus como una misión imposible.  

“Todo lo que quedó afuera de la ley Bases va a volver como un nuevo paquete de leyes”, confirmó la diputada de LLA Juliana Santillán, quien aclaró que se insistirá sobre todo con la privatización de Aerolíneas Argentinas.

Con la confirmación de que Diputados iba a aceptar el proyecto con los cambios tal cual llegó del Senado, la estrategia comenzó a develarse el último martes en el plenario de comisiones donde, por ejemplo, el PRO ya planteó su disidencia que estaba fundada en el desacuerdo con la decisión de dejar fuera de la lista de privatizables a las tres empresas del Estado.

El sector del radicalismo más dispuesto a dialogar con LLA también se manifestó en el mismo sentido, aunque hay distintas posturas dentro de la bancada de Rodrigo de Loredo.

En la previa del debate, en cambio, el bloque de Hacemos Coalición Federal buscó quitarse responsabilidad sobre un eventual freno a las privatizaciones y el propio Miguel Pichetto pidió que “nadie se confunda” porque “fue LLA quien entregó las privatizaciones como parte de un acuerdo con el Senado”. En ese sentido, el rionegrino indicó que “el Gobierno tiene intactas sus facultades para insistir con las privatizaciones de ley por cada empresa”.

Justamente, este análisis es el que se abrió en las últimas horas sobre si tiene o no lugar en el Congreso una eventual insistencia del Gobierno sobre los puntos que quedaron afuera de la ley Bases. Tal como lo plantea Pichetto, en lo técnico no habría inconveniente. De acuerdo con el artículo 81 de la Constitución Nacional, “ningún proyecto de ley desechado totalmente por una de las cámaras podrá repetirse en las sesiones de aquel año”, pero este no sería el caso, porque el proyecto que contenía las privatizaciones no fue rechazado, sino solo modificado. Pero en donde hay dudas de varios sectores es acerca de cómo podría el Gobierno sumar las voluntades necesarias con esta composición en ambas cámaras para un proyecto puntual de privatizaciones si no lo pudo lograr como parte de un paquete más ambicioso.

Durante todo 2025 el reparto de bancas se mantendrá igual y recién a partir del 10 de diciembre del año próximo habrá recambio, con mayores expectativas libertarias por incrementar su presencia.

 Debate pendiente sobre universidades y el Fonid

Con la ley Bases ya fuera de la agenda, queda abierto ahora un pedido de sesión especial que realizó el bloque del radicalismo para el miércoles 3 de julio para debatir proyectos relacionados con la actualización del presupuesto universitario y la restitución del Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid), dos asuntos que tomaron fuerza después de la marcha universitaria del 23 de abril pasado.

Se trata de un pedido que realizó el jefe del bloque Rodrigo de Loredo acompañado por otros referentes de su bancada y del espacio de Evolución, aunque el devenir de la ley Bases pone en duda la concreción de la cita del miércoles. Según comentaron a PERFIL desde el radicalismo, durante la negociación con los gobernadores por el regreso del impuesto a las ganancias el Gobierno le pidió que el tema quedara para más adelante, con lo cual hay expectativa sobre si realmente la UCR va a dejar en pie la solicitud.

Es que las dos iniciativas a tratar significan mayores erogaciones para el Gobierno nacional, que les dice entonces a las provincias que con la restitución del impuesto a las ganancias ya van a tener más fondos para afrontar algunos compromisos como la proporción de los salarios docentes que estaban a cargo del gobierno central. El sector opositor más duro de la UCR ya hizo tendió algunos puentes tanto con Unión por la Patria como con Hacemos Coalición Federal para intentar mantener en pie la sesión, aun cuando De Loredo tratará de dar de baja el pedido. Para ello, el cordobés debería presentar otra nota similar con la firma de los otros nueve legisladores con el requerimiento para dar de baja la sesión del 3 de julio.

Más allá de las discusiones  operativas, el principal obstáculo son las diferencias entre los espacios sobre cómo debería conformarse y actualizarse el fondo de incentivo, lo que probablemente complicaría su aprobación. Además, sería una de las iniciativas que quedarían a tiro de un veto presidencial. El tema de las universidades tiene mayor consenso, pero aún resta aglutinar posiciones.

 

 

* Para www.perfil.com

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto

PERIODISMO INDEPENDIENTE