La guerra de la media res: crece la interna entre exportadores de carne y frigoríficos tras una decisión del Gobierno

ECONOMÍA 03 de noviembre de 2022 Por Juan Martín Melo*
HQHNHBCFZRCEPKF4RIDWTT3V2A

La prórroga por 75 días dispuesta por el Gobierno para el comienzo del troceo de carne 24 horas antes de que se ponga en marcha el nuevo sistema de comercialización, dejó entrever que las condiciones no estaban dadas. Más allá de que la Secretaría de Agricultura se escudó en un pedido de las provincias para que se extiendan los plazos, la presión ejercida por los matarifes y los frigoríficos ligados al consumo interno parece haber surtido efecto.

“La sensación que nos quedó es que el Gobierno entendió que la industria consumera y las provincias no están preparadas para poder lograr el objetivo del troceo de 32 kilos. Es algo que no se puede lograr. Entendieron algo de eso y es por eso la prórroga”, indicó Sergio Pedace, Vicepresidente de la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (Camya), entidad que encabezó el rechazo al nuevo sistema que, de implementarse, hubiese significado el final de la media res.

Desde la entidad empresaria insisten que ir hacia un sistema de troceo es “imposible” más allá de la prórroga e insisten en la necesidad de que se empleen medios mecánicos para la descarga de la media res a las carnicerías. ”Los socios de Camya nos están diciendo que no podemos esperar hasta enero (mes en que se tendría que poner en marcha el nuevo sistema de troceo), sino que tenemos que reunirnos para hablar y debatir que la media res entera tiene que salir por medios mecanismos o, en su defecto, los cortes superiores a 32 kilos”.

“La resolución del Ministerio de Trabajo decía en su momento que los trozos de más de 25 kilos debían descargarse por medios mecanismos. Nosotros no tenemos ningún problema con eso y lo que queremos hacer es cuidar al trabajador. Por eso necesitamos ir por los medios mecánicos, porque sino las carnicerías y los matarifes van a desaparecer y los frigoríficos de consumo van a quebrar”, dijo Pedace a Infobae.

Imposible

Según el dirigente empresario, los mayores escollos para ir hacia un sistema de troceo son, en primer lugar, la “inversión monstruosas de 100 a 300 millones de pesos” que se requiere para adaptar los frigoríficos, la falta de financiación acorde para hacerlo y la falta de los insumos que se requieren para tal caso, ya que “uno llama para pedir una máquina o un panel y te dan turnos de acá a seis meses”.

Es por eso, que frente a esta situación proponen los medios mecánicos para la descarga de la media res que “puede ser con ganchera con aparejo o con zorras de acero inoxidable para poder llegar al comercio minorista. Eso es viable. El que tenga los medios ya lo pueden ir utilizando, pero tenemos que trabajar sobre una homologación para el mercado interno”, finalizó.

Para Eduardo Mallis, asesor técnico de Camya, supone que de no cambiar su postura el Gobierno respecto al sistema de troceo. “Dentro de 75 o 90 días la situación será la misma, básicamente porque es imposible adaptar la estructura industrial y comercial a los requerimientos del cuarteo. Pero hay soluciones”, agregó.

En línea con Pedace, sostuvo que “75 días son suficientes para clarificar reglamentariamente la utilización de medios de descarga que eviten que el trabajador cargue sobre sus espaldas con medias reses, cumpliendo así con la legislación laboral, dando tiempo de adecuación a los transportistas y abastecedores para incorporarlos a la distribución de carnes. Medios mecánicos aptos tanto para acarrar cuartos como medias reses en condiciones higiénicas y prácticas sin impacto en los costos del producto”.

Lamento

El Consorcio de Exportadores de Carnes (ABC) fue uno de los grande impulsores del troceo, motivo por el cual “lamentó” la decisión del Gobierno nacional de prórroga la misma, aunque consideró que “inevitable” que la cadena cárnica vaya hacia una “modernización” en su sistema de comercialización.

“A partir de la decisión que indica la prórroga del troceo para el mercado interno, desde el ABC lamentamos profundamente esta determinación y que se continúe con el sistema arcaico de la media res en el país”, fustigó la cámara empresaria en un comunicado y agregó que esperan que “estos 75 días que la norma se pospone sean suficientes para lograr el objetivo que favorece a todos los integrantes de la cadena de ganados y carnes”.

“Sabemos que la actualización será aplicada porque la modernización es inevitable, y que la prórroga servirá para sumar a esta transformación a quienes aún no lo han hecho. Por eso promovemos y peticionamos a las autoridades del Gobierno nacional que la prórroga establecida se convierta en la última instancia de implementación en el avance de un sistema moderno y sanitariamente apto en el consumo de carnes que integre a todos los operadores de la industria”, agregó el comunicado.

El Consorcio ABC, que ponderó los beneficios para los trabajadores del nuevo sistema, propuso “un análisis técnico y científico responsable” de los medios mecánicos impulsados por los matarifes y frigoríficos consumeros “en el convencimiento que las alternativas propuestas no otorgan una solución responsable y definitiva al problema, por el contrario mantienen las deficiencias del sistema con maquillajes para tratar de superar la situación”.

“Mientras Argentina no cuente con un sistema de comercialización de carnes adecuado a las actuales necesidades sanitarias y de mejoramiento de precios al consumidor, continuaremos con el sistema actual que promueve fundamentalmente la informalidad y una gran evasión impositiva, previsional y tributaria en el mercado de la carne por un monto aproximado de USD 1.000 millones anuales”, finalizó el comunicado.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar