Cecilia Todesca Bocco: "Argentina tiene que ser más eficiente y exportar más, eso no es de derecha ni de izquierda"

ECONOMÍA Por Andrés Lerner*
cecilia-todesca-bocco-2022jpg

La pandemia y la guerra dieron vuelta el escenario internacional. Esa combinación de shocks generó problemas en todas las economías del mundo y la Argentina no fue excepción. No obstante, el cambio de las condiciones en el comercio global también abre al país una ventana de oportunidad para diversificar su matriz exportadora. En un extenso diálogo con Ámbito, la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca Bocco, ponderó la idea de alcanzar acuerdos políticos con la oposición para potenciar sectores estratégicos como la energía, la minería y la economía del conocimiento.

La economista, que se desempeñó anteriormente como vicejefa de Gabinete de Ministros, también se refirió al grado de apertura de la economía y sostuvo que “Argentina tiene que ser más eficiente y exportar más”. En ese sentido, consideró que “hablar de eficiencia y promover buena producción nacional no es de izquierda o de derecha”.

P.: ¿En qué posición está Argentina hoy frente al mundo?

Cecilia Todesca Bocco: Argentina y la región que nosotros componemos está sujeta a un conjunto de shocks importantes: pandemia, guerra y política monetaria contractiva para contrarrestar la inflación generada por estos dos eventos. A su vez, es un territorio en dónde existen los recursos y las capacidades que hoy el mundo pide. Entonces, una vez más si nosotros desplegamos las políticas públicas necesarias, si hacemos política industrial en el sentido amplio: científico tecnológico y de generación de empleo, la región y Argentina tienen por delante algunas oportunidades en sectores estratégicos como la energía, la minería y los servicios basados en el conocimiento. Pero no van a suceder por milagro. Son consecuencia de las políticas públicas que seamos capaces de despegar.

P.: Justamente este fin de semana Massa habló de la necesidad de generar consensos para aprovechar el potencial de esos sectores…

C.T.B.: Cuando se pretende potenciar el desarrollo de sectores tan importantes, que van a tener un resultado favorable para la balanza de pagos, se necesitan marcos jurídicos y una continuidad durante distintos gobiernos en torno a esos ejes industrializantes. Probablemente en la oposición no quieran llamarlo ejes industrializantes, pero lo podemos poner como lo dice la Unión Europea: autonomía estratégica. Si tenemos capacidades en energía, si tenemos capacidades en minería, si tenemos Ciencia y Tecnología para aplicarles a estos sectores, si tenemos los hubs más importantes en generación de servicios basados en conocimiento, lo que se necesita es una continuidad para que el que invierte hoy sepa que va a tener las mismas condiciones a lo largo del tiempo.

P.: ¿Está el riesgo de que si no hay consenso se desperdicie esta oportunidad?

C.T.B.: Siempre cabe ese riesgo, pero yo lo que creo es que las personas que tienen pretensiones de liderar el país deberían poder ver esta agenda. Es una agenda muy visible, está clara y otros países la ven en Argentina y en la región. No me parece tan dificultoso que esos liderazgos tomen nota. Ahora, no es por arte del espíritu santo que esto va a suceder. Es política industrial y científico tecnológica. Le podemos poner otro nombre si quieren. Pero todos los lugares del mundo discuten qué se produce, dónde y quién genera las innovaciones. Hay que trabajar por esos consensos.

P.: Hay muchos debates en torno al grado de protección que tiene la economía de Argentina: ¿Le parece que es un punto a debatir?

C.T.B: Siempre hay cosas para discutir en torno a que la protección sea efectiva. ¿Para qué se protege? Para desarrollar, una vez que desarrollás, tendrías que tener buenos productos para consumo interno y producción para exportar. Si la protección lo único que hace es que vos tengas precios internos más elevados porque no hay competencia internacional, hay una consulta respecto a que estamos haciendo. Esta es la dificultad de la política industrial. Vos tenés que ir viendo, a quién estás protegiendo, para que lo estás haciendo y qué resultados estás obteniendo. Para mi no es apertura o no apertura. Pero creo que Argentina tiene que ser más eficiente y exportar más. Hablar de eficiencia y promover buena producción nacional no es de izquierda o de derecha. Debe haber una contrapartida de cada protección.

P.: ¿Hay sectores dónde no hubo contrapartida?

C.T.B.: A lo largo de la historia se ve el desarrollo y la generación de capacidades en casi todos los sectores que se fueron apoyando y me parece que el balance es positivo. Pero también hay problemas en sectores donde encontrás precios que no tienen competencia.

P.:¿Qué importancia reviste la relación con Brasil y la llegada de Lula?

C.T.B.: Brasil es el principal socio comercial. Nuestro ciclo económico está bastante atado al de Brasil, si a Brasil le va bien a Argentina le va bien. Las empresas argentinas que empiezan a exportar lo hacen en el Mercosur, es nuestra plataforma. Con la llegada de Lula al Gobierno se abre una nueva agenda. Es el gran interlocutor de Argentina, es una plataforma que le va a dar un impulso adicional a la economía argentina. Si logramos negociar en conjunto vamos a ser mucho más fuertes.

P.: Por su rol está constantemente en misiones comerciales: ¿Cuál es la mayor dificultad que encuentran las empresas para invertir en Argentina?

C.T.B.: El entorno macroeconómico que se produjo por la crisis de balanza de pagos incluyendo la aceleración inflacionaria. A lo que después se sumaron la pandemia y la guerra, más nuestra debilidad en el sector externo que hace que cuando crecemos rápidamente nos empiezan a faltar dólares y necesitamos empezar a ponerle más regulación al mercado de cambios. Estas son cuestiones complejas para un inversor. No es algo que enfrente en otros países. Es posible que aquí tenga mayores ganancias, mano de obra muy calificada y que haya recursos que en otros lugares no hay, pero es también cierto que tienen que lidiar con otras dificultades. Que lo macroeconómico se ordene, es importante. Ahora, uno no sale de una crisis de balanza de pagos de un día para el otro.

P.: Luego de los datos alentadores de 20202, ¿cómo cree que va a ser este año en materia de inversiones?

C.T.B.: El año pasado el crecimiento estuvo liderado por el consumo y la inversión pero la inversión fue lo que más creció. Hoy, con las cifras corregidas, la tasa de inversión nos da 21,5% que es el tercer valor más alto desde 1993. La política en favor del empleo y la producción fue dando sus resultados. Invierten porque hay demanda, por eso es importante la recuperación de los salarios. La discusión del ingreso no es solo por un problema de justicia social sino que es un problema de demanda. Vos necesitás que la demanda interna se sostenga porque ese es el plafón sobre el que trabajan las empresas argentinas que luego además, en algunos casos, son exportadoras. Tenemos varios proyectos en estos sectores estratégicos que ya se están desembolsando y otros que van a llegar y hay muchos otros sectores donde vamos a tener inversiones que ya conocemos y el desafío es aprovechar cada uno de esos vectores para agregar valor.

P.: ¿Cómo se va a sostener el crecimiento este año? ¿De dónde saldrán los dólares?

C.T.B.: El 2023 vamos a crecer menos que el año pasado porque todavía no tenemos la suficiente cantidad de dólares como para crecer al 7% u 8%. Un punto a favor es que vamos a ir teniendo los resultados del gasoducto. El año pasado hubo dólares, las exportaciones crecieron en precios y en cantidades, nuestra proyección para 2023 es la que está en el presupuesto, en torno a los u$s 104.000 millones. Hay que ver qué pasa con la sequía, cuánto se va a perder en cantidades , cuánto se va a compensar por precios que va a suceder con todo esto, pero después hay un trabajo que tiene que ver con ubicar la producción industrial y agroindustrial. Nosotros tenemos que apostar mucho a las manufacturas de origen industrial, que crecieron 17,8% en valor y 4,7% en cantidades, eso es muy importante y es lo que tenemos que fortalecer este año e incrementar la cantidad de empresas que exportan. Hay programas enfocados en eso y vamos a poner presupuesto ahí, en los programas que ya tenemos como Desafío Exportador. Por esta vía a las empresas que no exportan o que exportan pero tienen un nuevo producto, se les asigna un especialista en comercio exterior y esos honorarios corren por cuenta del Sector Público. Esa persona se pone al lado de la empresa y se pone a ver como y donde podés vender el producto.

 

 

* Para www.ambito.com

Te puede interesar