Las diferencias entre “Gran Hermano Argentina” y “Big Brother Brasil” hicieron estallar a los televidentes

ESPECTÁCULO Por Julia VOSCO
NTXBHBFQ6JFVZLILBWZFJVD7UM

Además del exitoso formato argentino de la franquicia Gran Hermano (Telefe), la edición brasilera de Big Brother que se estrenó el lunes 16 de junio superó las expectativas no solo en el país vecino, sino entre los internautas argentinos. En Twitter miles de personas mencionaron las grandes diferencias entre la versión local y la que acaba de hacer su debut en Brasil.

TV Globo propone para este 2023 posicionar su versión de este show ante el resto del mundo como aquella que sencillamente lo “entendió todo”: cada año es más grande, más colorido, más bizarro, ruidoso y diverso. Siendo justos, es lo que se espera de un concepto televisivo que está pensado para dinamitar mental y físicamente a sus concursantes desde el día uno. ¿Pero de qué van las sonadas diferencias entre ambas ediciones?

La casa temática brasileña contra el minimalismo argentino: el primer choque a través de las redes
Si queremos medir la ambición de la televisora estatal fluminense hay que hablar de infraestructura. Horas antes del estreno, TV Globo posteó las primeras fotos de los espacios donde los jugadores desarrollarán la convivencia, y acá es cuando la sencillez de la casa de Gran Hermano (Telefe) palidece

El diseño caricaturesco, muy al estilo Bob Esponja, evoca paisajes marinos para ambientar las habitaciones, el área de la cocina parece un camarote, mientras que el living y la pileta recuerdan los bonitos circuitos de las playas de Copacabana.

Pero además, un desafío muy difundido a través de las redes fue el de la “casa de vidrio”. En esta estructura ubicada dentro de un shopping en Barra de Tijuca, cuatro postulantes pernoctaron durante dos días por el derecho de ocupar el último lugar para ingresar a la casa. El ganador fue Gabriel, un participante muy particular y viral.

La diferencia entre los retos
Para la dinámica brasilera, el desafío inició ni bien los nuevos “hermanitos” ingresaron a la casa. Por votación popular tuvieron que ir atados a algún compañero y así pasaron su primera noche. En la edición argentina, hay posibilidad de cambiar de habitación si alguno ronca o una pareja decide tener relaciones, pero en la casa acuática, mientras más difícil sea convivir, mucho mejor.

De hecho, si las pruebas semanales en la casa argentina nos mantienen en vilo, los retos para la elección de líder en Brasil están diseñadas para extenuar física y mentalmente a sus jugadores. Una mala compra del mercado semanal o quedarse sin pegamento para uñas es el menor de los problemas a considerar para los de Big Brother.

Uno de los desafíos más esperados para la edición carioca es la del auto. En el show argentino, Maxi fue el ganador después de pasar junto a sus compañeros 12 horas sin moverse del lado del vehículo y en una segunda ronda eligió la llave que encendía el 0 Km. Para los hermanitos vecinos, la dinámica es similar, pero en pasadas ediciones les arrojaban agua, barro y ráfagas de aire para imposibilitar la misión.

Si bien el auto del cordobés es catalogado como uno de los más económicos del mercado nacional, en Big Brother el estándar del auto, marca local Fiat es un gama media. Las pasadas ediciones sortearon el modelo Fiat Toro, una pick up del segmento intermedio entre las chicas (tipo VW Saveiro) y las medianas (tipo Toyota Hilux).

Las fiestas temáticas: ley seca para “Gran Hermano” y todo incluido para “Big Brother”
En la versión local, la fiesta temática de los viernes permite a nuestros hermanitos tomar apenas un vaso de cerveza para amenizar. En Big Brother hay dos celebraciones semanales (la primera contó con la presentación de la cantante Anitta) y hay consumo ilimitado de alcohol. La letra pequeña de esta aparente consideración, es que excederse durante la noche podría restar condiciones físicas para las pruebas del día siguiente.

La esperanza de las audiencias argentinas y brasileras: el intercambio de jugadores
Aunque ya se desveló que la misteriosa valija que estuvo varios días en la casa de Gran Hermano (Telefe) solo llevaba consigo la nominación fulminante y no un boleto de avión para intercambiar jugadores, es una esperanza que prevalece. Sin embargo, ambas producciones han mantenido mucho hermetismo al respecto, lo que supone que por esta ocasión no se repetirá la situación del 2007, cuando Pablo Espósito representó al país frente al coloso carioca.

Fuente: TN

Te puede interesar