Acuerdos de precios 2023: las opciones que evalúa el Gobierno para sostenerlos en pleno año electoral

ECONOMÍA Por Natalia Donato*
ZG3PF5XKDFAYXEOCTDEJMPF5ZA

Aunque muchos empresarios y funcionarios están en modo “vacaciones”, el equipo económico ya comenzó a trabajar en la idea de extender los acuerdos de precios firmados con varios sectores más allá del verano.

Para el Gobierno, se trata de un sistema que colabora en el trabajo de lograr la desaceleración de la inflación y por eso sostienen que harán lo posible para sostenerlos, especialmente este año de elecciones, en el que el Frente de Todos se juega su continuidad en el poder.

“En aquellos que podamos, vamos a articular la renovación. Empezaremos seguramente con los Precios Justos de la góndola”, anticipan desde la Secretaría de Comercio.

Por lo pronto, semanas atrás ya salió una resolución que extendió el programa marco hasta diciembre, pero las condiciones deberán ser discutidas con cada empresa oportunamente. En el caso del congelamiento de casi 2.000 productos de consumo masivo en las cadenas de supermercados, ese compromiso vence a fin de febrero, por lo que la discusión, en ese caso, será si permanece por otros tres o cuatro meses la misma canasta o se modifica, y cuál será el porcentaje de actualización de precio.

En Economía recién comenzaron a trabajar en las variables de ajuste, pero admiten que una opción, si es que algunos productos están comprometidos, es modificar el listado.

Si bien entraron al programa con un ajuste del 4% sobre los precios vigentes al 31 de octubre -y quedan congelados hasta fines del mes próximo-, muchos de ellos ingresaron con valores de mercado porque no formaban parte de Precios Cuidados, que tenía muchos menos ítems. Claro que igualmente habrán acumulado los costos de cuatro meses de alta inflación, por lo que renegociar la continuidad con las empresas no será tarea sencilla.

Infobae pudo conocer que Comercio buscará alternativas para darles a los empresarios algo a cambio y compensar esa pérdida de rentabilidad, como lo hizo esta vez con la agilización de las importaciones, pero cuánto más atraso se acumule, más serán los problemas de abastecimiento. De hecho, actualmente los niveles de cumplimiento en este tema rondan el 60 a 70%, según aseguran fuentes oficiales.

La lógica vigente para el resto de los productos que están por fuera de Precios Justos prevé subas máximas de 4% mensuales y tiene como propósito ayudar a moderar las expectativas inflacionarias. Pero también en este punto se anticipa una discusión ardua con el sector privado, ya que el IPC está marcando índices superiores a esa cifra. El dato de noviembre, de 4,9%, fue una excepción, pero diciembre volvería a ubicarse por encima de 5%, y enero es otro mes estacionalmente alto.

Brecha con la suba de los insumos

Por otra parte, hay algunos sectores que tienen subas importantes de algunos insumos. Es el caso del rubro vitivinícola, que registró en los últimos dos meses un incremento del insumo vino del 77%. “El vino tetra (Toro, Uvita, Termidor, entre otros) se produce con lo que se denomina ‘vino de traslado’, es decir, lo fabrican terceros para las bodegas que lo comercializan. El insumo vino subió de $90 el litro, en noviembre, a $160 actualmente. Y, además, hoy es difícil conseguirlo”, dijo a Infobae una fuente del sector.

Y agregó: “Hubo una helada y va a faltar producto. Además, algunos pueden estar especulando con una futura devaluación y prefieren guardarse el vino. Por ahora estamos bien, pero va a empezar a faltar”. Estos casos, en los que el insumo principal subió fuerte, serán motivo de charla con el Gobierno.

“Continuar con el 4% de incremento mensual sería lo ideal, pero vamos a trabajar con las empresas en alternativas, tal vez de rotación de productos, para sostener el modelo”, dijeron en Economía. Hoy hay 120 convenios firmados con empresas y la Secretaría de Comercio ya ha realizado varios monitoreos, que revelaron que hay buen cumplimiento de precios, 75% en la señalética y 60% en abastecimiento.

Intentar sostener este acuerdo dependerá, en gran parte, de si Comercio puede hacer lo mismo con las empresas productoras de insumos difundidos. Unas 16 empresas de los sectores de aluminio, petroquímica, vidrio, químico, de envases y corcho ya firmaron los respectivos convenios y comenzaron, días atrás, a informarle a sus clientes que sus listas se ajustarían, como máximo, 4% por mes, y con un sendero descendiente.

También están por entrar las empresas del sector del plástico. En estos casos, los acuerdos se extenderán hasta el 31 de marzo, pero luego también la idea es que continúen.

A su vez, Comercio está en etapa de negociación con empresas que fabrican artículos para el hogar y de construcción, en su gran mayoría proveedoras de Easy, para arrancar en enero con un acuerdo de precios que contemple un sendero del 3,2% mensual. Además, durante el verano también serán convocadas las empresas productoras de artículos escolares, con el fin de llegar a marzo con aumentos moderados.

En el caso del calzado deportivo, la indumentaria y el sector textil, los acuerdos finalizan el 28 de febrero, los dos primeros, y el 31 de marzo, el tercero. En el caso de la ropa, la problemática radica en que justo en marzo cambia la colección -llega la temporada de otoño invierno-, por lo que será difícil fijar un parámetro. La última prórroga fue más sencilla porque la colección de verano ya estaba lanzada, con precios de mercado, aunque argumentan en el sector que hubo un esfuerzo al no realizar más ajustes durante el verano.

En el caso de las zapatillas, podría ser más sencillo porque tienen menos estacionalidad, y con el rubro textil, “habrá que ver en qué condiciones”, dijo una importante fuente de la industria. Y agregó: “Aca el tema son los insumos y las variables de costo. Por ejemplo, ahora en enero tenemos un ajuste de salario adicional que no estaba previsto el año pasado del 12%, a lo que se suma el bono de $24.000, y el acceso fluido a insumos y repuestos”.

Otro de los acuerdos firmados en diciembre fue el de los medicamentos. En este caso, Comercio acordó con las principales cámaras del sector farmacéutico un sendero de precios desde diciembre hasta el 31 de marzo de 2023 para los medicamentos, que sólo podrán subir de precio hasta un 3,8% mensual, teniendo en cuenta el último precio sugerido de venta al público del mes de noviembre de 2022. Este convenio prevé una cláusula gatillo por la cual, en caso de que la inflación supere el 5%, al mes siguiente las empresas podrán aplicar un aumento hasta un punto por debajo de la medición del INDEC.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar